Decenas de personas se manifestaron este viernes en las inmediaciones de la Embajada de Estados Unidos en la Ciudad de México por el asesinato de George Floyd.

Los manifestantes arrojaron piedras y proyectiles hacia el inmueble diplomático estadounidense, el cual se encuentra protegido con una gran valla metálica.

Las personas se situaron a más de veinte metros del edificio sobre Paseo de la Reforma.

Posteriormente, elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) tuvieron que resguardar la sede del gobierno de Jalisco en Polanco en la CDMX.

De acuerdo con reporteros que se encontraban en la zona, los manifestantes agredieron a los policías con cadenas, quienes solo contuvieron la agresión.

También se informó que un reportero de Grupo Fórmula fue herido durante las manifestaciones de este viernes.

Hasta el momento no se reportan detenidos.

En un video se puede observar a un grupo de jóvenes aventar piedras contra la valla, cuando del lado contrario arrojan lo que parece ser gas lacrimógeno.

Lee: Otro George Floyd: captan en Florida arresto violento a afroamericano (VIDEO)

En su paso, algunos jóvenes destrozaron algunas ventanas de una tienda de autoservicio, así como diferentes locales situados cerca de la embajada.

Protestas en Estados Unidos

Autoridades anunciaron que los alrededores de la Casa Blanca permanecerán cerrados al menos hasta el próximo 10 de junio por las protestas que han invadido a todo el país tras la muerte de George Floyd.

Ayer, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, compartió una carta, firmada por John Dowd, uno de sus antiguos abogados, en la que califica de “terroristas” a los manifestantes que el lunes fueron dispersados de la Casa Blanca.

Según la autopsia oficial publicada este lunes por el forense de Minneapolis, Estados Unidos, la muerte de George Floyd fue un “homicidio”.

El afroestadounidense de 46 años sufrió un paro cardíaco mientras los agentes de policía de Minneapolis lo tenían inmovilizado.

Te recomendamos: AMLO pide manifestarse pacíficamente: “Luché por muchos años y no rompí ni un vidrio”