Ni la delegación Jalisco de la Sedesol, a cargo de Gloria Rojas, ni su par estatal, la Secretaría de Desarrollo e Integración Social (Sedis), se han pronunciado sobre esta disminución en los alcances del programa

https://www.youtube.com/watch?v=G3FA7QR0B5E

Los precios del petróleo en el mundo se desplomaron, los ingresos del país junto con ellos y en Jalisco quienes lo resienten son sus adultos mayores y habitantes en pobreza, con la aplicación de un recorte presupuestal a los programas sociales dirigidos a los grupos más vulnerables. 

Apenas iniciaba el 2015 cuando el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray, anunció un achicamiento del gasto público por 124 mil 300 millones de pesos (MDP), el .7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB); era 30 de enero.   

Esta reducción en el gasto golpeó de manera directa al Programa de Pensión para Adultos Mayores de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), que en Jalisco debía atender a 383 mil 540 personas en 2015, pero fue reducido en su Padrón Activo de Beneficiarios con 105 mil 949 lugares menos. 

Es decir, el programa sólo podrá apoyar a 277 mil 591 adultos mayores de Jalisco, tras una disminución de su padrón del 28 por ciento – más de una cuarta parte-, y debido al impacto del desplome de los ingresos petroleros, según confirma la Sedesol. 

Esto hace de Jalisco la segunda entidad federativa con el mayor número de adultos mayores que quedarán fuera del Programa de Pensión por este motivo, sólo superado por el Estado de México, con 231 mil 451 lugares menos -pasó de 646 mil 993 a 415 mil 542-. 

En tercer sitio está el DF, ahí los atendidos bajarán de 455 mil 832 a 361 mil 334. De acuerdo a una respuesta de la Secretaría, todo se origina en que “dicho programa sufrió una reducción líquida por 3 mil 500 millones de pesos durante el primer bimestre del ejercicio fiscal 2015”. 

A nivel nacional, el programa debía alcanzar este año un Padrón Activo de Beneficiarios de 5 millones 838 mil 513 adultos mayores, sin embargo, con el desplome petrolero solo podrá con 4 millones 768 mil 556, esto es, 1 millón 69 mil 957 menos. 

La Secretaría asegura que los adultos mayores que renovaron su inscripción no se verán afectados con el recorte, pero los lugares de aquellos que no lo hicieron no serán sustituidos por otros candidatos, además de que las nuevas incorporaciones se reducirán al máximo. 

Hasta el momento ni la delegación Jalisco de la Sedesol, a cargo de Gloria Rojas, ni su par estatal, la Secretaría de Desarrollo e Integración Social (Sedis), se han pronunciado sobre esta disminución en los alcances del programa. 

Los afectados

Los cambios implementados al Programa de Pensión para Adultos Mayores impactan en un grupo que se halla en condiciones muy precarias en Jalisco, según lo ha diagnosticado el Gobierno estatal. 

En la entidad viven 751 mil 684 adultos de 60 años y más, de estos, el 67.3 por ciento ya no realiza ninguna actividad económica: 505 mil 993. Esto se agrava al saber que casi uno de cada cuatro hogares jaliscienses pende en su sostenimiento de un adulto mayor. 

Es decir, que el 23.4 por ciento de los hogares tienen su jefatura en un adulto mayor, una proporción mayor aun a la nacional (22.2 por ciento). Según el Plan Estatal de Desarrollo:

“Se calcula que en México sólo dos de cada 10 adultos mayores pueden solventar sus gastos, los ocho restantes viven en situación de pobreza y tres de cada 10 no cuentan con una pensión”. 

Por si fuera poco, el 29 por ciento de este grupo no era derechohabiente de servicios de salud “por instituciones públicas o privadas”. 

Para poder soportar el recorte al programa, la Sedesol redujo en un nivel muy importante la meta de crecimiento o nuevas incorporaciones en 2015.

En Jalisco se pretendían 87 mil 603 de éstas, pero cayó hasta las 8 mil 860, esto es, que no serán generados 78 mil 743 lugares. 

Mientras las capacidades del programa disminuyen, Jalisco sigue en una tendencia de crecimiento de su población adulta mayor que podría duplicarse en el 2030, pasando del 9.13 por ciento en 2010 a 17.03 por ciento. 

A nivel nacional también hubo una reducción en las metas de expansión del programa, de las 717 mil 563 nuevas incorporaciones previstas, bajaron hasta las 101 mil 970, por tanto, se canceló la posibilidad de 615 mil 593 nuevas afiliaciones. 

Más recortes de impacto

Los recortes presupuestales por la caída petrolera golpearon otra de las estrategias para la atención de las personas en pobreza, también con repercusiones directas en Jalisco: el Programa para el Desarrollo de Zonas Prioritarias. 

En este se “atiende a la población que habita los territorios en condiciones de marginación o rezago, mediante acciones de mejoramiento a la calidad, espacios y servicios en la vivienda, así como la realización de obras de infraestructura social básica y comunitaria”. 

Estaba previsto para Jalisco una inversión de 100 millones 902 mil 783 pesos, pero cayó más de la mitad con un recorte de 54 millones 322 mil 310 pesos, lo que lo volvió el onceavo estado con el mayor impacto. 

Los primeros tres estados con los recortes más fuertes son Guerrero, por 288.9 MDP menos; Chiapas, 256.4 MDP y Oaxaca, 170.3 MDP. 

“El Programa para el Desarrollo de Zonas Prioritarias fue afectado con un ajuste presupuestal por un monto total a las entidades federativas de mil 913 millones 583 mil 588 pesos, afectando el presupuesto destinado a inversión”, dice la Sedesol. 

Este contaba con 4 mil 395 millones 753 mil 915 pesos pero tras la medida de la SHCP tuvo un achicamiento del 43.5 por ciento, casi la mitad de su bolsa, para quedar en 2 mil 482 millones 170 mil 327 pesos. 

En este caso la dependencia afirmó que no era posible estimar el número de jaliscienses y mexicanos afectados por los cambios. 

Otros efectos en Jalisco

Existen otros dos programas para el combate a la pobreza que también sufrieron disminuciones de presupuestales por la caída de ingreso, aunque en una medida mucho menor.

El Progreso de Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras tuvo un recorte de 16 millones 503 mil 275 pesos, pero no a las delegaciones, sino a su Dirección General de Políticas Sociales y “corresponde al 10 por ciento de los recursos asignados para la contratación de personal de honorarios”.

El Programa de Seguro de vida para Mujeres Jefas de Familia también tuvo una ligera baja de 4 millones 027 mil 413 pesos, sobre la partida de honorarios que “no reduce metas ni afecta su cumplimiento en el programa”.