Luis Carlos Contreras, padre de María Fernanda Contreras Ruíz, indicó que el hombre detenido en Coahuila por su presunta participación en el feminicidio de su hija, era un excompañero de trabajo de la joven.

“Se me hace conocido de alguna referencia (…) Era más que nada un excompañero de trabajo, el cual yo personalmente nunca lo conocí, como al resto de sus amigos”, dijo Luis Carlos Contreras.

“Sólo porque tiene tapados los ojos, sino lo reconocería un 100 por ciento”, aseguró el hombre en una entrevista con Azucena Uresti.

Explicó que nunca lo vio en persona, pero su hija había publicado fotografías en redes sociales con sus compañeros de la oficina.

Al parecer Raúl Alfredo “N” le debía dinero a María Fernanda y el día de su desaparición y posterior asesinato habían quedado de verse.

“Esta persona le debía un dinero a mi hija y ese día se iba a hacer el ajuste, sé qué con esa persona se había quedado ir a ver… esa persona iba a ver un coche y ella lo iba a acompañar”, aseguró Carlos Contreras, quien no especificó el monto de la deuda.

Lee: Cae presunto feminicida de María Fernanda Contreras Ruiz; fue atrapado en Coahuila

¿Qué se sabe del caso de María Fernanda?

María Fernanda, de 27 años, fue reportada como desaparecida el pasado 3 de abril en la colonia La Alhambra en Monterrey, posteriormente fue hallada sin vida en una casa de la colonia Ex Hacienda Santa Rosa, en Apodaca.

La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que la joven fue asesinada el mismo día de su desaparición, tras realizar los trabajos de investigación y peritaje.

La joven habría ingresado de manera voluntaria al domicilio de la colonia Exhacienda de Santa Rosa, en Apodaca, lugar en el cual fue asesinada.

Asimismo, la fiscalía indicó que se encontraron rastros en el lugar del acompañante de María Fernanda.

Previo a su desaparición, la joven informó a sus amigos que iría a ver un automóvil, lo cual les resultó sospechoso, pues ella ya contaba con su propio vehículo.

Una de las líneas de investigación señala que el automóvil sería una forma de pago ante los adeudos que sostenía Raúl Alfredo “N” con la víctima.