53,4

Millones de mexicanos viven en pobreza. Coneval, 2016.

El número de personas en situación de pobreza en el último bienio en México bajó de 55 millones 341 mil 556 a 53 millones 418 mil 151, lo que significó un avance del 3.47 por ciento en el combate a la pobreza en el país.

Así lo reveló el secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), Gonzalo Hernández Licona, al presentar hoy el Indice de Pobreza de 2014 a 2016 en México.

Leer más: Estrés provocado por pobreza y malos padres afecta el cerebro de los niños

En conferencia de prensa, detalló que el porcentaje de la población que se encuentra en situación de pobreza disminuyó de 46.2 por ciento hace dos años, a 43.6 por ciento.

Sin embargo, en las dos entidades más pobres del país, que son Chiapas y Oaxaca, este índice, en vez de reducirse, creció.

En 2014, en Chiapas de haber 3 millones 961 mil personas en pobreza, para 2016 Coneval registró 4 millones 114 mil; es decir, un crecimiento del 3.9%.

En el caso de Oaxaca, este porcentaje fue de 6.9% al alza, de tener una población de 2 millones 663 mil personas en la pobreza en 2014; dos años después este número se elevó a 2 millones 847 mil.

Hernández Licona, reveló además que el número de personas en situación de pobreza extrema decreció de 11 millones 442 mil 303 personas en 2014, a nueve millones 375 mil 581 personas el año pasado, aunque prevalece la brecha existente entre la pobreza de la gente que vive en zonas urbanas respecto a la población rural.

Te puede interesar: Pobreza: “mito genial”

Ello se debe a que del total de la población en condición de pobreza, el 58.2 por ciento es rural, y de la cual 17.4 por ciento vive situación de pobreza extrema, mientras que el 39.2 por ciento es urbana, de la que 4.7 por ciento está en pobreza extrema.

Lo mismo ocurre en cuanto a la población indígena y no indígena, ya que del primer grupo, el 77.6 por ciento vive en situación de pobreza y el 41 por ciento es población no indígena, lo que revela que todavía falta mucho por hacer en esta materia, indicó.

En cuanto a la evolución que ha tenido la pobreza de 2010 a 2016, expuso que el número de personas en esta situación en 2016, fue menor al de 2014, aunque la cifra continúa siendo mayor a la de 2012, cuando se registraron 53.3 millones de personas y que en 2010 cuando fueron 52.3 millones.

Explicó que parte de esta situación se debe a diversos factores entre los que destaca precisamente la inflación y el mismo crecimiento poblacional que ha tenido el país.

Aún así, el número de personas en situación de pobreza extrema ha mantenido una constante disminución, ya que en 2012 la cifra ascendía a 11.5 millones y en 2010 eran 13 millones de habitantes, resaltó Hernández Licona.

Lo mismo ocurre con las carencias sociales, ya que de de 2010 a 2016 pasaron de 2.6 a 2.2, mientras que el rezago educativo se ha reducido de 20.7 por ciento en 2010 a 17.4 por ciento en 2016.

A su vez, la carencia por acceso a los servicios de salud bajó de 29.2 a 15.5 por ciento; en tanto que la carencia por acceso a la seguridad social disminuyó de 60.7 por ciento a 55.8 por ciento de 2010 a 2016.

Resaltó que las entidades que redujeron su porcentaje de pobreza de 2014 a 2016 fueron Baja California Sur, de 30.3 a 22.1 por ciento; Durango, de 43.5 a 36 por ciento; Quintana Roo, de 35.9 a 28.8 por ciento y Aguascalientes, de 34.8 a 28.2 por ciento

Te recomendamos: Pobreza, principal obstáculo de México, afirma Luis Miranda ante senadores

En tanto, las cinco entidades que aumentaron su porcentaje de población en situación de pobreza en dichos años fueron Veracruz, de 58 a 62.2 por ciento; Oaxaca, de 66.8 a 70.4 por ciento y Tabasco, de 49.6 a 50.9 por ciento.

Ante todo ello, subrayó que en el combate a la pobreza prevalecen retos importantes, entre ellos el lograr un ritmo de crecimiento económico elevado y sostenido, y propiciar el ejercicio pleno de los derechos sociales.

Además, se debe trabajar para para continuar abatiendo las desigualdades regionales entre grupos de población y reducir la inflación a niveles previos a los de 2017.

 

Inflación por las nubes

Durante el 2017, el aumento en la inflación no se ha detenido. En julio, alcanzó su punto más alto desde diciembre del 2008, en medio de una crisis económica generalizada en el mundo.

En julio, la inflación alcanzó una tasa de 6.44 por ciento anual, su mayor registro anterior fue en el último mes de 2008, cuando la cifra se instaló en 6.53 por ciento, de acuerdo con el INEGI.

Debido al aumento, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio Meadel, calificó como un aumento atípico, el registro de la inflación; y dijo, que se originó principalmente por el aumento en el precio del jitomate y la papa, alimentos básicos del consumo de los mexicanos.

De acuerdo a los datos del INEGI, los productos que más aumentaron de precio fueron el jitomate que subió 21.80 por ciento, el tomate verde 18.68 por ciento y la papa con 15.98 por ciento, así como otros productos de origen agrícola.

“Lo que hace que el dato de hoy sea extraordinario es que seremos influenciado por una situación profundamente atípica, de carácter temporal, vinculada con temas climáticos y si quitamos ese efecto, podremos seguir viendo en la inflación una tendencia decreciente respecto a la que hubiésemos tenido el mes anterior”, apuntó Meade hace unas semanas.