¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
GDL
imagen principal

DEMOGRAFíA

Envejecimiento, la encrucijada demográfica

Jonathan Ávila

La población de 65 años y más está incrementando en los últimos años en Jalisco según el INEGI y la CONAPO, lo que para expertos significará una población envejecida en 2050. Instituciones de gobierno local ya trabajan, aunque mínimamente, en prevenir la demanda de servicios y cambios en el estilo de vida, que serán factores cruciales en esta entidad


Dic 22, 2017
Lectura 6 min
portada post

El preponderante crecimiento de la población joven en años anteriores ha provocado los analistas hablen de un envejecimiento poblacional, un nuevo fenómeno demográfico para la entidad, que requiere de la atención de las instituciones de gobierno, donde la población mayor a los 65 años va creciendo en términos porcentuales y que choca con una realidad institucional que no está preparada.

Como lo señala el Instituto de Información, Estadística y Geografía de Jalisco (IIEG), este cambio demográfico latente en Jalisco es ya una realidad, que requerirá de la atención en los servicios de salud y trabajo, por el surgimiento de enfermedades transmisibles, crónicas y múltiples afectaciones que inciden en las probabilidades de sufrir limitaciones en la capacidad funcional para la realización de actividades vitales.

“En Jalisco se esperan cambios importantes en la estructura poblacional, se proyecta que a mediados de 2030 habrá 9.1 millones de habitantes, de los cuales el 24 por ciento serán niños de 0 a 14 años, el 66 por ciento personas entre 15 y 64 años y el 10 por ciento adultos mayores de 65 años y más”, señaló el IIEG a inicios de este año.

La encuesta Intercensal de 2015, que arroja los datos poblacionales más reciente, previo a la realización de un nuevo censo, demostró que en el panorama demográfico nacional los adultos mayores han ganado terreno, según lo destacado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Estimaciones del Consejo Nacional de Población, dependencia de la Secretaría de Gobernación, señalan que para 2050 nuestro país tendrá un numero de personas mayores considerable, por su superación de la población menor a los 15 años. Actualmente, en 2017, la población de 60 años y más es de alrededor de 12 millones 973 mil 411 personas.

Para el caso de Jalisco, en los últimos diez años esta población, de 65 años y más, considerados demográficamente como el periodo del envejecimiento, han incrementado un 38 por ciento, según datos de la misma CONAPO. Pues se pasó de tener 402 mil 703 personas en esta edad en 2005, a 555 mil 673 para 2015.

“El reto principal del envejecimiento demográfico radica en la necesidad de implementar políticas públicas referentes a salud, dado que habrá una demanda creciente de atención por enfermedades crónico-degenerativas, sin dejar de lado la atención a los otros grupos de edad”, como señala el documento dedicado a Jalisco de la Dinámica demográfica 1990-2012 y proyecciones de población 2010-2030, de la CONAPO.

De esta forma, en los últimos años Jalisco ha puesto el énfasis en políticas públicas necesarias para prevenir un panorama que, de no ser atendido a tiempo, podría generar graves problemas institucionales y demográficos, por la incapacidad para dar respuesta al fenómeno y la demanda de servicios.

Expertos locales han hecho un llamado para que la sociedad prevenga el difícil panorama del envejecimiento, sobre todo cuando el deterioro de la salud hace que haya un envejecimiento prematuro. De tal modo que algunos geriatras recomiendan el cuidado de la salud entre los 20 y 25 años de edad.

Algunos de los síntomas de este fenómeno se presentan a través de la deficiencia en el crecimiento, la cara largada y arrugada, mentón retraído, pero también calvicie, abdomen abultado, huesos deformes y enfermedades degenerativas como la artritis.

Sin embargo el envejecimiento demográfico es más complejo de lo antes mencionado, pues se trata de una problemática de la cual no se puede escapar fácilmente, a menos de que existan las condiciones biológicas en institucionales para un óptimo desarrollo del envejecimiento activo, que permita abordar esta problemática con menos impacto en la vida.

 Además de tratarse de un fenómeno consecuencia de las altas tasas de natalidad y la ampliación de la esperanza de vida, que dio como producto una sociedad joven que a la larga iría incrementando y modificando la pirámide poblacional hasta alcanzar una población de viejos, tal como lo explicó también Javier García de Alba, director general de la Unidad de Investigación Social Epidemiológica y en Servicios de Salud del IMSS Jalisco e investigador de la Universidad de Guadalajara, en entrevista con Milenio Jalisco.

“Estamos cosechando toda una serie de situaciones de la segunda mitad del siglo pasado y de alguna manera estamos pagando eso. La situación grave fue que nos agarró con los dedos en la puerta, entonces estamos atendiendo adultos mayores a través de un modelo de atención que tiene como base el tratamiento farmacológico, el tratamiento quirúrgico”, señaló García de Alba.

Es así que han surgido algunos intentos institucionales por dar una mayor resiliencia al problema del envejecimiento, como el programa UNI3 en tu Comunidad, Adultos Mayores en Acción, que tratan de fomentar un envejecimiento activo en los actuales grupos de adultos mayores de Jalisco. Una actividad promovida por el DIF Jalisco, con el aval de la Organización Mundial de la Salud.

Por otro lado desde el mismo gobierno del estado se ha creado la acción de Cultura de envejecimiento y respeto a los adultos mayores que, en los últimos años, ha tenido un presupuesto y aparición importante en los programas de gobierno. Y que dice buscar:

“Impulsar en los adultos mayores el acceso al empleo y al comercio e informar sobre las condiciones de trabajo apropiadas para sus condiciones particulares. Fomentar la práctica de las actividades que propicien la superación física, intelectual, cultural, profesional y económica del adulto mayor. Fomentar una cultura de respeto y reconocimiento al trabajo y experiencia de los adultos mayores, realizar estudios, investigaciones.

“Generar estadísticas y difundir todo tipo de datos que permitan conocer el estado que guardan los adultos mayores del estado. Generar una conciencia favorable hacia los adultos mayores y su revaloración ante la sociedad, proponer la celebración de convenios de colaboración con los organismos públicos y privados que brinde beneficio a los adultos mayores”, se lee en la página de los programas de gobierno del estado.

Este programa inició en el 2012 y actualmente cuenta con la capacidad de atender a 80 mil adultos mayores, según el gobierno del estado, aunque en 2016 se beneficiaron con este programa alrededor de 12 mil 803 adultos mayores. Para el 2017 se asignó un presupuesto de nueve millones 226 mil 176 pesos.

Así es como se refleja la imperiosa necesidad de que las instituciones vayan incrementando su atención a una problemática latente de la que no existe forma de escapar, a menos de que se creen las condiciones optimas para la vida de las personas.


Notas relacionadas

Jun 2, 2013
Lectura 3 min

DEMOGRAFíA

No hay lugar para los viejos

Rolando Hinojosa


Jun 2, 2013 Lectura 3 min

Comentarios