El periodista Alberto Vieyra Gómez que tenía pretensiones de ser candidato independiente a la presidencia anunció que ya no lo hará, no por “rajarse”, sino porque ya hay más de 41 precandidaturas independientes y porque no quiere “ser del montón”.

“Pareciera que estamos ante un problema de desempleo, quizá. Pareciera, también, que hay hambre y muchas ganas de comer. Sí, esa hambre y sed ciudadana es por querer cambiarle a la patria mexicana el peligroso rumbo que ha tomado en manos de una corrupta partidocracia que ultraja”, señaló Vieyra, quien fue despedido en 2010 de la Cadena RASA, por criticar el supuesto alcoholismo del expresidente Felipe Calderón.

Aunque dijo que las candidaturas independientes son un “fiel reflejo de un hartazgo ciudadano”, en su opinión merecen un análisis profundo, ya que también criticó “las reglas absurdas impuestas por la partidocracia y el INE” y las calificó como “con candados infranqueables”.

“No me rajé, pero no quiero ser del montón, tampoco quiero que se me tilde de ser comparsa del PRI. El independentismo político llegó para quedarse”, refirió en su declaración.

Además cuestionó la alianza entre el PAN y el PRD y el lograr los requisitos por parte de los candidatos “genuinamente independientes.

“Imposible será para los casi 40 candidatos presidenciales genuinamente independientes, conseguir 866 mil 593 firmas equivalentes al 1 por ciento del padrón electoral de México. Se requiere de, cuando menos, 860 personas para que capturen, a lo largo y ancho del país, más de 8 mil quinientas firmas. O todo un ejército para conseguir diariamente unas 750 firmas por cada uno”, señaló el periodista.

Además criticó que hay “cuando menos” 3 candidatos que no son completamente independientes, según él, como Jaime Rodriguez Calderón, “El Bronco” a quien contempló que tiene por papel restarle votos a Andrés Manuel López Obrador.


Renunció a su registro como candidato presidencial independiente, “pero seguiré combatiendo de manera irreverente a la inmoral clase política”.