Las dependencias a cargo de construir el Tren Maya han recibido por lo menos 127 órdenes del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) para que entreguen documentos sobre el proyecto ante una lluvia incesante de solicitudes a la que se han resistido a responder.

Una revisión en la Plataforma Nacional de Transparencia da cuenta de respuestas fuera de tiempo, así como de la negativa del Gobierno federal a entregar datos sobre contratos, las licitaciones, las adjudicaciones directas, los permisos ambientales o los recursos públicos ejercidos desde que en agosto de 2018, como Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador anunció la construcción de “un tren moderno, turístico y cultural” que comunicaría los centros arqueológicos en cinco estados del Sureste mexicano.

En el diálogo que entablan los ciudadanos con el Gobierno a través de solicitudes de información mediante el INAI, el Tren Maya es la obra de infraestructura que refleja mayor interés público, según las cifras de la comisionada Norma Julieta del Río Venegas. La obra tiene más de 120 mil 712 solicitudes de información. Después está la Refinería Dos Bocas, con más 39 mil 247. Enseguida, el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, con más de 5 mil 277. En cuarto sitio se ubica el Corredor del Istmo de Tehuantepec, con más de 4 mil 386.

En lo que va de 2022, nueve órdenes del INAI han recaído en el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y Fonatur-Tren Maya –empresa creada ex professo para el proyecto–, así como la Secretaría de Medio Ambiente de Recursos Naturales (Semarnat), para revelar una gama de documentos desde el estudio de impacto ambiental hasta los avisos de privacidad en lenguas indígenas.

El estudio de impacto ambiental del Tren Maya

En febrero de 2022, Fonatur-Tren Maya expuso ante una solicitud de información que el estudio de impacto ambiental, así como el plan para reponer la flora y la fauna que resultaran arruinadas, eran “inexistentes” en sus archivos. El INAI le dio la razón al solicitante que interpuso un recurso de revisión y le ordenó al organismo entregar esos documentos.

Proyecto en lenguas indígenas

En este caso, en marzo de 2022 el Fonatur se declaró incompetente para entregarle los avisos de privacidad traducidos al maya, mixteco, chinanteco, mazateco, mixe y demás lenguas indígenas de las familias lingüísticas maya, chontal de Oaxaca, yuto-nahua y mixe-zoque. El INAI le ordenó al organismo entregar esos documentos con el argumento de que las personas de los pueblos originarios tienen el derecho de estar informados en su idioma sobre los proyectos de infraestructura prioritaria del gobierno federal.

Sistema SAP

El INAI instruyó en mayo de 2022 a Fonatur-Tren Maya localizar los manuales técnicos que debió generar para que los trabajadores se capaciten en los sistemas SAP, herramienta de gestión que permite controlar procesos administrativos. Ello porque el organismo se abstuvo de responderle a un ciudadano dentro de los 20 días correspondientes y después expresó no haber encontrado la información.

Los contratos para supervisión del Tren Maya

En julio de 2022, el INAI resolvió que Fonatur-Tren Maya debe dar a conocer los contratos para la supervisión de los siete tramos de la obra. Esta resolución se derivó de un recurso de revisión pedido por un ciudadano a quien se le negaron los convenios con el argumento de que no se encontraban en los archivos.

Las empresas outsourcing

En agosto de 2022, la orden fue para que Fonatur-Tren Maya transparente información sobre el personal empleado en el proyecto, así como las empresas externas que realizan trabajos en la obra. La resolución fue generada porque el organismo se resistió a revelar datos sobre esos asuntos con el argumento de que era la Secretaría de la Función Pública (SFP) la que conocía sobre los trabajadores, además de que no había realizado procedimientos a través de outsourcing.

El permiso

En agosto de 2022, la Semarnat recibió una orden para que hiciera pública la autorización provisional otorgada para la construcción del tramo 4. El caso lo presentó ante el pleno del órgano la comisionada presidenta, Blanca Lilia Ibarra Cadena, quien sostuvo que ese permiso fue otorgado con base en el acuerdo presidencial publicado en el Diario Oficial de la Federación, el 22 de noviembre de 2021, en el que se declara de interés público y seguridad nacional la realización de proyectos y obras de infraestructura a cargo del Gobierno federal.

El plan de desarrollo urbano en Palenque, Chiapas

El INAI le ordenó en septiembre de 2022 a Fonatur-Tren Maya dar a conocer los entregables del contrato con Consultoría en Desarrollo Urbano y Ambiental. El argumento en la determinación fue que el acceso a la información sobre cualquier cambio en las urbanidades de esa población resulta vital para conocer la afectación de la obra.

El plan de reforestación por el Tren Maya

En septiembre de 2022, se determinó que la Semarnat debe dar a conocer el plan de reforestación de la ruta del Tren Maya a su paso por cinco estados de la República. Ello ante el recurso de revisión de un ciudadano al que la dependencia le respondió con una negativa de manera extemporánea y con el argumento de que el documento era bastante abultado para entregárselo.

Las indemnizaciones a ejidatarios

En septiembre de 2022, el proyecto fue ordenado a transparentar las indemnizaciones realizadas a particulares por la compra de terrenos donde se construye la obra. El Fonatur le negó a un ciudadano información sobre los pagos realizados por la compra de terrenos desde 2018. Su argumento fue que no localizó los datos.

Te puede interesar: “No procedieron los amparos y habrá Tren Maya”, dice AMLO tras reinicio de trabajos del Tramo 5