La asociación civil Que Siga la Democracia asegura que los partidos de oposición no están de acuerdo con la reforma en materia electoral que propone el presidente Andrés Manuel López Obrador porque no quieren perder los privilegios que durante 70 años han mantenido.

El pasado martes, diputados del Partido Revolucionario Institucional (PRI), aseguraron que es momento de poner sobre la mesa una reforma en materia electoral, sin embargo, no apoyarían proyectos que le resten a la democracia.

Por su parte, consejeros electorales y legisladores del Partido Acción Nacional (PAN) han señalado que la propuesta de reforma electoral del Ejecutivo es autoritaria.

“La oposición no está de acuerdo con la reforma porque está acostumbrada a vivir del erario y ellos no quieren recibir menos recursos ni tener menos diputados ni senadores”, señaló Gabriela Jiménez Godoy, presidenta nacional de la asociación civil.

Entre las propuestas que se incluyen en la reforma está la reducción del presupuesto a los partidos políticos, “tanto locales como nacionales, para ahorrar más de 15 mil millones de pesos al año”, asegura.

Que Siga la Democracia realiza eventos en el país para informar a la población acerca de los beneficios que traería la reforma electoral propuesta por el Presidente. Su objetivo principal es promover la participación ciudadana.

Lee también: Responde a opositores, ‘todos defendemos al INE’: Gabriela Jiménez, presidenta de Que siga la Democracia

En las asambleas informativas y los foros que lleva a cabo en universidades la asociación se ha dedicado a explicar los términos de la reforma. El de la representación pura es el que ha generado mayor confusión.

“Ahora sí sería una representación pura, porque en una elección normal, cuando los diputados de mayoría relativa hacen campaña, solamente gana el que queda con más votos, así haya sido solo un voto de diferencia. Entonces, los demás partidos o pierden esos votos o ya no cuentan.

“En cambio, en la representación pura se cuentan por estado los votos totales que haya tenido cada diputado o diputada y del total de votos por partido se calcula cuántos diputados le toca a cada partido, de acuerdo con el porcentaje de votos que haya sacado. Es decir, el número de diputados sería acorde con el número de votos que obtuvieron y ya no habría ni sobre ni subrepresentación”, explicó.

De acuerdo con la presidenta de Que Siga la Democracia, uno de los principales beneficios que traería la reforma electoral es el ahorro de recursos, derivado de la reducción tanto de legisladores como de jueces electorales, y asegura que eso podría destinarse a programas sociales o a inversión pública.

“En algunos municipios hay hasta 20 regidores, la reforma propone topar a nueve la cantidad de ediles, lo que traería un ahorro aproximado de seis mil millones de pesos al año. Los diputados federales pasarían de 500 a 300 y los senadores, de 128 a 96. No solo se evitarían los sueldos sino todas las prestaciones que conllevan, lo cual se puede canalizar a Educación, Salud, obra pública o apoyos para la mujer”.

Necesario, apoyo federal en Seguridad

Gabriela Jiménez Godoy afirma que el apoyo de fuerzas federales en tareas de Seguridad es necesario y ha sido una demanda, incluso, de los gobiernos de la oposición.

“El 30 por ciento de los municipios de este país no cuenta con elementos policiales municipales y hay otro 25 por ciento que cuenta con menos de 10 elementos policiales, es decir, arriba de 50 por ciento de los municipios en el país no cuenta con elementos de seguridad que puedan hacer frente a la delincuencia organizada, por eso es tan importante tener la Guardia Nacional”.

Acusó que la oposición, lejos de proponer o apoyar las propuestas se dedica solo a criticar. “Maneja un doble discurso, por un lado están en contra de la Guardia Nacional, pero Jalisco, Querétaro, Guanajuato, Nuevo León, todos los estados de oposición han solicitado el apoyo de la Guardia Nacional. Además, hay que aclarar que la estrategia de seguridad seguiría a cargo de la Secretaría de Seguridad Pública, no de la Sedena”.