El gobernador electo de Nuevo León, Samuel García, y 14 alcaldes electos de la Zona Metropolitana de Monterrey (ZMM) y periférica tomaron un seminario impartido por el Instituto de Planeación y Gestión del Desarrollo del Área Metropolitana de Guadalajara (Imeplan) para capacitarse sobre estrategias jurídicas, institucionales y de política pública.

“Confía en alcanzar acuerdos hacia la primera mitad de su sexenio para que desde la constitución de Nuevo León quede definida la coordinación metropolitana y se atienda de manera coordinada sin distinción de colores partidistas, la movilidad, el medio ambiente, la seguridad, el desarrollo urbano e infraestructura”, dice el comunicado de García Sepúlveda emitido el 1 de julio.

El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, también habló de la coordinación metropolitana entre ambas entidades.

“Hoy Jalisco, Nuevo León y nuestras áreas metropolitanas, de las más importantes del país, nos reunimos para trazar una ruta de coordinación y de trabajo por el bien de nuestros estados”, publicó en su cuenta de Twitter.

Imeplan, eficiencia cuestionada

El boletín de García Sepúlveda menciona que el estado de Jalisco le lleva nueve o 10 años de avance en estos temas a Nuevo León. Sin embargo, el Imeplan ha sido un órgano descentralizado deficiente que en siete años sólo ha creado normativas o leyes para la coordinación.

En junio de 2014, este instituto sesionó por primera vez, a través de la Junta de Gobierno, un órgano integrado por el gobernador de Jalisco y sus alcaldes metropolitanos. Desde entonces se aprobó un presupuesto para la operación del Imeplan.

Este instituto realizó normativas para la coordinación en temas como movilidad, un plan de ordenamiento territorial metropolitano, un programa de Desarrollo Metropolitano y la Policía Metropolitana. No obstante, en Nuevo León ya existen leyes de este tipo.

El Imeplan de Jalisco, con su Policía Metropolitana, no ha sido eficiente en la seguridad. Hoy el gobierno de Enrique Alfaro no ha podido acabar con la inseguridad; Jalisco es una de las entidades más violentas en México. Y en cuanto al problema de medio ambiente, Nuevo León cuenta con un estudio del Centro Mario Molina, que identificó con precisión los puntos con mayor contaminación del área metropolitana e incluso estableció las acciones para mejorar la calidad del aire.

El Imeplan de Jalisco se equivocó en su estrategia de desarrollo urbano. Este órgano descentralizado propuso en 2016 el Plan de Ordenamiento Territorial Metropolitano que crea “centralidades metropolitanas”, es decir, ciudades dentro de la misma ciudad de Guadalajara.

Este proyecto fue un golpe a los esfuerzos por contener el crecimiento horizontal del Área Metropolitana de Guadalajara, según lo señaló Héctor Castañón Reyes, doctor por el Centro de Investigación y Estudios en Antropología Social (CIESAS) y miembro del colectivo de planeación urbana Ensamble.

Un nuevo pacto fiscal proponen Jalisco y Nuevo León

“Una de las agendas que compartimos Jalisco y Nuevo León, y que vamos a impulsar de la manera más respetuosa, colaborativa y sin confrontación junto con el gobernador Enrique Alfaro, es la de ir por un nuevo convenio fiscal para que Jalisco y Nuevo León reciban un trato justo”, publicó Samuel García.

Nuevo León aporta ocho por ciento y Jalisco 7.1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), de acuerdo con el Sistema de Cuentas Nacionales actualizado a diciembre de 2020, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

“Nuevo León y Jalisco ponemos mucho y recibimos muy poco, esa es la lucha. Ni personal ni de confrontación, lo justo”, pronunció García Sepúlveda.

También puedes leer: ‘Me deslindo de Movimiento Ciudadano’: Colosio se distancia de partido que lo llevó a ganar