¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

CRISISLECHERA

‘No todo lo blanco es leche’

Paloma Robles

“No todo lo que brilla en este mundo es oro, ni lo blanco es leche, no se dejen ir por la finta”, advierte con seriedad José del Refugio Muñoz Pérez, productor de leche del municipio de San Julián en Los Altos, a propósito de las versiones apócrifas de productos lácteos que venden en los comercios y que afectan al sector.

Desde hace más de cinco años, la producción lechera en México, y en específico Jalisco, sufre una de sus peores crisis. El aumento de los energéticos, petróleo, gas y luz han incidido en los costos de producción de la leche.


Jun 3, 2013
Lectura 7 min

México importa millones de toneladas de leche en polvo de países como Estados Unidos y Nueva Zelanda, pues se destrabaron los aranceles

El proceso es ‘canibalesco’, expone José del Refugio Muñoz Pérez cuando se refiere a la crisis del sector lechero de Jalisco 

http://www.youtube.com/watch?v=TbO43WaFOq0

“No todo lo que brilla en este mundo es oro, ni lo blanco es leche, no se dejen ir por la finta”, advierte con seriedad José del Refugio Muñoz Pérez, productor de leche del municipio de San Julián en Los Altos, a propósito de las versiones apócrifas de productos lácteos que venden en los comercios y que afectan al sector.

Desde hace más de cinco años, la producción lechera en México, y en específico Jalisco, sufre una de sus peores crisis. El aumento de los energéticos, petróleo, gas y luz han incidido en los costos de producción de la leche.

Hoy en día, un litro de líquido tiene un costo de producción de alrededor de 6.5 pesos, pero nadie paga eso. 

Los precios de compra se reducen para que los clientes -en su mayoría grandes empresas y dependencias de gobierno- adquieran grandes cantidades a costos que no superan los 5.40 pesos.

La ganancia es nula, pero la tradición por producir leche es lo que mantiene a Don Cuco en la carrera por la producción de este alimento líquido que desde hace más de 40 años da sustento a su familia.

En su Rancho Las Ánimas tiene más de 380 vacas que producen al día más de 10 mil 500 litros, en promedio cada una da 26 litros.

En Las Ánimas, otras 180 cabezas de vaca s están a la espera de tener la edad para ser inseminadas, o son apenas becerros. 

Algunas han tenido que sacrificarse y venderse por kilo debido a la falta de ingresos. Con el dinero recaudado se compra más alimento para las otras vacas.

El proceso es “canibalesco”, expone José del Refugio Muñoz Pérez cuando se refiere a la crisis que azota a su sector.

Muñoz Pérez llegó a ordeñar 560 vacas. “Las otras me las ha comido”, dice, “o se las han comido ellas mismas, pues tienen que venderse unas para salvar el patrimonio de las otras”.

La situación no es sencilla “la mayor parte de los productores debemos lo que no tenemos, en las bodegas, en las farmacias, debemos a todos los que nos dan los servicios ¿por qué?, por que no tenemos un precio de producción más bajo. Esto es criminal”, señala .

Leche que no es leche

Todo parece indicar que detrás de un simple litro de leche existen fuertes intereses económicos  de los grandes consorcios industriales y de comercio que aprovechan la enorme demanda para ofrecer productos de baja calidad.

En el año 2011 la producción en México de leche fue de 9 mil 311 millones de litro, mientras que en el 2012 se produjeron 10 mil 946 millones de litros de leche, lo equivalente a 97 litros de leche por cada mexicano al año. 

Pero según datos de la Cámara Nacional de Industriales de la Leche, la producción es insuficiente para las necesidades de consumo del país, por lo que es necesario importar un 30 por ciento más.

El Estado mexicano importa millones de toneladas de leche en polvo de países como Estados Unidos y Nueva Zelanda debido a que se destrabaron los aranceles para la importación.

Que después son vendidas en los aparadores de los supermercados como fórmulas lácteas. 

Las empresas aprovechan sus nombres para incluir en la marca la palabra leche y confundir al consumidor, refiere la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), organismo que tiene pocas herramientas legales para castigar el fraude.

En las cadenas de autoservicio acomodan las fórmulas lácteas entre productos que sí son leche y con eso disimulan el contenido. Al final la gente opta por el precio más barato.

Y es que las fórmulas lácteas además de no contener los gramos suficientes de grasa y nutrientes que la leche común, son derivados de leche de categoría D. 

Que según estándares internacionales es la de peor calidad y se utiliza para convertirla en leche en polvo, que se exporta y después es rehidratada de manera industrial.

Ese producto afecta directamente en el precio de la leche Premium que se produce en Jalisco, específicamente en la cuenca lechera de Los Altos, la más importante de Latinoamérica.

Jalisco aporta del total de la producción nacional más de 3 mil 500 millones de litros que representa el 18.5 por ciento de la producción nacional, le sigue Coahuila con el11 por ciento de la producción, y Durango con 9.3 por ciento. 

“Ante dicho panorama el sector lechero exige soluciones, al consumidor se le debe vender leche”, expresó Muñoz Pérez, quien también fue presidente del Foro Ganadero de Los Altos de Jalisco. 

Para el campesino es evidente que el Estado mexicano no protegió a sus productores con la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) en 1994 y ahora no solo exigen producto barato, también profesionalización y tecnología.

“Nos han metido ese rol de producir fórmulas o producto lácteo, pero no es leche. Le agregan muchas cosas, es un revoltijo y tenemos que competir contra todos  y un montón de chapuzas a nivel nacional”, refirió Muñoz Pérez 

Para él, la solución radica en un acuerdo nacional de precio justo para el productor, que se pudiera dar en mesas de trabajo con todos los sectores.

Pero a su gusto no ha habido la confianza ni el compromiso en las autoridades locales y federales, “son funcionarios de tres o seis años y nos vamos y ahí le dejamos el paquete al que viene’; debe haber la conciencia y voluntad política para salvar esto”.

Miguel Hernández Anaya, diputado local priista, reconoció que es difícil incidir en la política nacional de los precios de la leche, pero que buscará presentar una iniciativa a fin de proteger la denominación y uso de la palabra leche. 

La intención es que la gente esté informada de que no todos lo productos ofertados en los supermercados son leche y aportan los nutrientes necesarios.

Advierte que de no atender la actividad lechera de Los Altos se está comprometiendo la viabilidad de municipios como San Miguel El Alto, San Diego de Alejandría, la Unión de San Antonio, San Julián, Jalostotitlán, Valle de Guadalupe, Cañadas de Guadalupe, Cañadas de Obre, San Juan de los Lagos y Teocaltiche, entre otros.

Ventajas competitivas 

-Nueva Zelanda. Sus condiciones climatológicas permiten grandes campos verdes en donde los animales se alimentan sin necesidad de invertir en granos.

-Europa. Ocupa el primer sitio de exportadora de quesos de lech. Mantiene una política de precio mínimo y se establecen medidas de control de producción de excedentes.

-Estados Unidos. Es el principal productor de leche del mundo. Su política de apoyo al sector lechero se distribuye en dos programas: la compra de excedentes de producción y el programa de incentivos a las exportaciones.

-México. No hay precio mínimo, no están diferenciados los apoyos al campo, así que todos los sectores agrícolas compiten por recursos del Estado y no se respeta el aumento de precio en los insumos para la producción.

 

Comentarios