Le euforia por tomarse una foto con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se desató en las calles, durante los trayectos que realizó en la capital del país rumbo a San Lázaro y luego a Palacio Nacional.

Muchos se quedaron con las ganas de tomarse una seflfie, a las cuales el tabasqueño accedió sonriente. Pocos fueron los afortunados.

Para los que no alcanzaron foto, el Museo de Cera invitó a la ciudadanía a tomarse una con la recién inaugurada figura del tabasqueño.

En la delgada figura, el presidente aparece sobrio, con un traje gris y una corbata de colores rojo, azul y blanco.

Algunos usuarios de redes sociales aseguraron que la figura no se parece en nada al tabasqueño. Algunos más, inclusive, lo compararon con el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo.

¿Tú qué opinas?