Reporte Indigo

HistoriasDeNavidad2021

Nariz Roja, Activismo por una infancia sin cáncer

La asociación Nariz Roja se constituyó en el año 2010 en Jalisco para apoyar a las niñas y niños que padecen cáncer

La asociación Nariz Roja se constituyó en el año 2010 en Jalisco para apoyar a las niñas y niños que padecen cáncer

El compromiso que la asociación Nariz Roja ha adquirido con la infancia que padece cáncer lleva más de una década forjándose: los miembros de la organización saben que hay vidas de por medio y que por ello su dedicación carece de interrupciones.

“Yo les digo que esto es como la mafia, el que entra ya no sale”, dice Alejandro Barbosa Padilla, su presidente.

Aunque el surgimiento de la asociación se remonta al año 2010, fue hasta hace poco que su labor atrajo con gran intensidad la mirada mediática, tras volverse una voz fundamental en el movimiento que denuncia la crisis de desabasto de medicamentos que continúa padeciendo el país.

De hecho, la crisis por el desabasto medicinal que llegó con el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador no ha hecho más que galvanizar la labor de Nariz Roja: las peticiones de ayuda hicieron que sus apoyos se expandieran hacia otras 11 entidades –además de Jalisco–, y en su estado natal multiplicó varias veces la cantidad de niños beneficiarios y comenzó a auxiliar también a personas adultas.

“Soy sicólogo, me tocó formarme en el Hospital Civil Nuevo de Guadalajara, estudié la licenciatura de psicología en la UNIVA, y durante ese proceso hice mis prácticas con los niños con cáncer y pues desde ahí me enganché con las historias de los niños, con sus familias, y al pasar del tiempo se constituyó legalmente la asociación Nariz Roja con la finalidad de poder apoyar a los chicos en las necesidades que el Hospital no les podía cubrir, entiéndase comedor, albergue, a veces medicamentos –en aquel momento que no era tan duro este tema–, y cuestiones más asistenciales”.

Y continúa: “Esto sucedió en el 2010, cuando nos constituimos, y hoy pues ya casi 12 años de que arrancamos ese proyecto en el cual hoy damos servicios de albergue, comedor, escuela”.

“Ahorita el enfoque más fuerte es el tema de los medicamentos, por el problema que vivimos en el país, el tema de las radioterapias, y ya no solamente niños, desde hace dos años con el problema del desabasto –nuestro objeto social nos lo permite– pudimos atender también a adultos con cáncer. (…)”
Alejandro Barbosa PadillaPresidente de Nariz Roja

“Es un problema bastante delicado porque si bien los niños nos asustaban, nos pegaba el tema de la misma niñez enferma, ahora estamos hablando de una realidad bastante agresiva. Dice Cancerología –el Instituto– que hablamos de más de 10 mil pacientes que se atienden aquí en Jalisco (de todas las edades)”.

Barbosa Padilla señala que, antes del desabasto, Nariz Roja tenía alrededor de 240 niños beneficiarios al año, considerando todos sus servicios (escuela, albergue, medicinas, etc), sin embargo, al llegar esa problemática Nariz Roja tuvo que comenzar a entregar medicinas también en otros estados, por lo que en 2020 y 2021 creció a mil 200 la cantidad de niños beneficiarios con sus acciones.

“No era el plan, mi tema era formarme y seguir trabajando en el banco, mi último puesto ahí fue el de Recursos Humanos de la Zona Occidente de aquí de Jalisco. La verdad, iba bien, y pues todo se comienza a dar, empiezo a ver una necesidad que no se atendía por medio de otras ONG’s y dije ‘pues, bueno, vamos entrándole’; como voluntario primero vi que se podía hacer un poco más, la gente me empezó a impulsar”, explica

“La realidad, yo no quería hacer ni una ONG, de hecho, no tenía ni idea de cómo hacer una ONG, y pues decidimos arrancarla junto con un grupo de amigos, y empezó a caminar, y empezó a tomar forma, y cada que caminaba se incrementaba más el compromiso, al grado de que yo daba clases, daba conferencias, pues empecé a dejar de dar terapia, empecé a dejar de dar conferencias, y empecé a dejar de dar clases, y me dediqué en cuerpo y alma a esto porque te lo exige, o sea, ya no hay manera de que te hagas para atrás”.

“La gente tiene una expectativa de que todos cuando vienen a tocar la puerta o ‘vengo por medicina’, que tú les digas que sí porque en muchos lados ya recibió muchos ‘no’. Entonces, en esa misma carga de responsabilidad pues tienes que comenzar a dejar de hacer cosas que también para ti eran útiles y productivas”.

Nariz Roja igualmente se ha caracterizado por la originalidad de sus campañas para obtener donativos: “Se nos ocurren ideas locas, como hacer campañas de ponerle precio a tu barba, por ejemplo, tú le pones precio a tu barba y dices ‘si se juntan 10 mil pesos me la quito’, (…) como ‘El Canelo’, que juntó un millón 200 mil pesos por su barba, pues va pa’ fuera la barba, y ese dinero es para el tema de medicamento, en aquel momento fue para este albergue”.

“Porque hoy si no levantas la voz pues no te hacen caso, de hecho, acabamos de venir a la CDMX, estuvimos en la manifestación del Aeropuerto (7 de diciembre), nos tocó organizarla, creo que se logró el objetivo, porque al final de cuentas nosotros no íbamos a decirle nada al Gobierno, íbamos a decirle a la gente, porque me decían ‘oye, pero no vino nadie del Gobierno’, explica.

“Yo no estaba esperando al Gobierno, o sea, la realidad es que nosotros no esperábamos que fuera el Gobierno. ¿A qué? ¿A que nos quieran tratar de convencer de que sí hay medicamentos cuando sabemos que no hay?, para qué pierden su tiempo, saben que lo van a perder; no, nosotros íbamos a expresarle a la gente con 30 medios de comunicación en frente que no hay quimio, y creo que eso se logró”.

También puedes leer: Reto del IMSS mejorar la sobrevida de niños con cáncer: Zoé Robledo

Salir de la versión móvil