Ante los actos de acoso ocurridos durante y después de las detenciones, organizaciones civiles llevarán al ámbito penal sus reclamos
 "No han aprendido absolutamente nada en materia de Derechos Humanos, ni las autoridades municipales, ni las estatales"
César Pérez VerónicaDirector jurídico CEPAD

La perspectiva de género al interior de las corporaciones policiacas de Guadalajara y la procuraduría estatal es un asunto ignorado. 

Y es que algunas de las mujeres detenidas el 1 de diciembre en Guadalajara fueron insultadas y denigradas por elementos de seguridad pública y funcionarios de la procuraduría.

Los actos misóginos son solo una parte de la violenta impunidad e inoperancia de las autoridades a la que se enfrentan miles de mujeres jaliscienses.

Lo que extraña aún más es la ligereza con que la que el alcalde tapatío Ramiro Hernández García “sancionará” a los policías involucrados en el pleito ocurrido a las afueras de la Feria Internacional del Libro.

Pues los elementos serán “castigados” con una capacitación, según declaró Hernández García. 

Pero ante el alza de violencia contra las mujeres y a pesar de la tipificación del feminicidio en septiembre pasado, parece que no existe garantía alguna de respeto a los derechos de las jaliscienses.

Y es que las más de 140 muertes de mujeres en Jalisco en lo que va del año ya superan cualquier cifra registrada en años anteriores. 

Ante los actos de acoso ocurridos durante y después de las detenciones del 1 de diciembre, organizaciones civiles llevarán al ámbito penal sus reclamos.

“La denuncia es porque al aplicar las detenciones hubo una violencia específica contra las mujeres”, mencionan organizaciones de la sociedad civil.

“Ni aun siendo culpables de algún delito tendrían porqué recibir ese trato”, dijo Patricia Ortega, representante en Guadalajara de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México.

Fueron agredidas con frases como “ahora sí van a saber lo que es un hombre”, por parte de elementos de la policía que formaron el operativo, planeado para que el encuentro entre manifestantes y autoridades se diera hasta el final de la ruta en la FIL Guadalajara.

Durante las detenciones hubo algunas detenidas que fueron tocadas en el pecho y acosadas por elementos de la policía municipal de Guadalajara. Pero los actos de violencia de género no solo fueron físicos, de hecho fueron principalmente verbales.

Y es que los custodios y trabajadoras sociales al interior de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Jalisco hicieron comentarios específicamente denigrantes respecto a las mujeres detenidas:

“Qué bueno que ya vinieron para que se pongan a trapear y a limpiar”, “se ve que ustedes son hippies que no quieren tener hijos”.

Y no solo eso, sino que los encargados de la custodia, además de mantenerlos aislados, incomunicados por horas y sin abrigo, no permitieron el acceso de toallas sanitarias que necesitaba una de las detenidas.

Las organizaciones civiles Agenda Feminista Jalisco, el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (CLADEM), la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos (DDESER Jalisco) y Yocoyani califican de terrible el actuar de la PGJE y de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco.

En un comunicado hicieron públicos los abusos de los que fueron objeto las mujeres detenidas el 1 de diciembre.

“No podemos permitir que se prive de la libertad a quienes no se les comprueben actos delictivos o vandálicos y tampoco podemos dejar de denunciar enérgicamente el uso de violencia de género que se utilizó en contra de las mujeres detenidas el 1 de diciembre.

“Expresada en lenguaje sexista y lascivo contra ellas, en violencia sexual manifestada en toqueteos, agarrones e insinuaciones verbales de que han sido objeto”, dice el oficio.

Aunque las denuncias penales en contra de los elementos responsables de la Policía de Guadalajara no han sido interpuestas por las afectadas, es un hecho que se interpondrán cuando los casos estén debidamente documentados, señaló Patricia Ortega.

Para el director jurídico del Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo, César Pérez Verónica, así como para las organizaciones a favor de los derechos de la mujer, las omisiones recurrentes de la PGJE y la CEDHJ prenden focos rojos para el estado de los Derechos Humanos en la entidad.

“El balance es que no han aprendido absolutamente nada en materia de Derechos Humanos, ni las autoridades municipales, ni las estatales. Cualitativamente no tenemos mejorías en la cuestión de Derechos Humanos en la entidad durante seis años”. 

Y es que tanto el secretario de Seguridad Ciudadana de Guadalajara, Carlos Mercado Casillas, como el procurador del estado, Tomás Coronado Olmos, con su labor han demostrado un total desconocimiento de la perspectiva de género.

“Carlos Mercado señaló que la actuación de las policías el día 1 de diciembre se debió a la adrenalina del momento. Nos llena de preocupación qué policías estén cuidando nuestra integridad y seguridad, cuando a todas luces se demuestra que si es la adrenalina nos ponen en más riesgo”, afirma Pérez Verónica.

Aun cuando la PGJE arrancó hace unas semanas con una Unidad para la Investigación del Feminicidio (UFEM), lo cierto es que no todo su personal está capacitado con la perspectiva de género necesaria.

Pero también extraña el actuar del Instituto Jalisciense de la Mujer, que a más de diez días de los actos de represión del 1 de diciembre hace pública su postura de rechazo hacia la violencia de género ocurrida durante y después de las detenciones, afirma Pérez Verónica.

“Justamente 12 días después el Instituto Jalisciense de las Mujeres, a través de su titular, invita a las mujeres agraviadas, a las jóvenes que fueron detenidas y violentadas en sus derechos para que acudan a este organismo a solicitar auxilio y asesoría.

“Me parece un despropósito que sea a estas alturas. De oficio es una obligación de esta institución velar por los derechos de las mujeres en el estado”.

El miembro del CEPAD también insiste y solicita un informe a la policía municipal y al Ayuntamiento de Guadalajara sobre el actuar de esa corporación con relación a la violencia de que fueron objeto las jóvenes que se manifestaban el 1 de diciembre.

Denuncian violencia de género

El pasado 11 de diciembre, un colectivo de organizaciones civiles por la defensa de los derechos de la mujer dio a conocer que entablarán una denuncia penal contra la PGJE, y el titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de Guadalajara.

La defensora del grupo de 25 detenidos, Alejandra Cartagena, afirmó que reunirían más pruebas para presentar una demanda con mayor solidez sobre los abusos y actos de acoso en contra de las mujeres capturadas.

Además de la Procuraduría General de Justicia del Estado y Carlos Mercado, también denunciarán a la Comisión Estatal de Derechos Humanos porque, a pesar de estar facultada para actuar de oficio, no dio el seguimiento debido al caso.

También señalarán a los elementos policiacos que resulten responsables. 

En un comunicado que firman Agenda Feminista Jalisco, CLADEM, DDESER Jalisco, Yocoyani, A.C., Amigos en el Crucero, A. C. se lee:

“Nos pronunciamos y expresamos un firme rechazo al uso desproporcionado de la fuerza por parte de los cuerpos de seguridad del municipio de Guadalajara y por los abusos en las detenciones de las y los manifestantes.

“Con la finalidad aparente de reprimir no solo la comisión de delitos, sino el legítimo derecho a la protesta social que tenemos en el ejercicio pleno de nuestra ciudadanía. Rechazamos las múltiples violencias de género sufridas por las mujeres detenidas”.