Esta tarde, el pozo que se derrumbó en el municipio de San Juan de Sabinas, Coahuila, no ha presentado descenso del agua y las autoridades comunicaron que el rescate de los mineros se ha complicado.

Y es que fue este mismo día cuando se iniciaron los trabajos de perforación en varios puntos cercanos al pozo, el cual se encuentra en el predio El Pinabete, en la Villa de Agujita; pero, hasta el momento, no se ha conseguido que el agua descienda.

De hecho, este mismo jueves ya se cumplieron más de 24 horas desde que el pozo se inundó luego de romperse un brazo de agua durante las labores de extracción de carbón.

Lo anterior después que el pasado 3 de agosto diez mineros quedaron atrapados en una mina de carbón en la localidad de Sabinas, Coahuila, por lo que se desplegó un operativo de rescate con más de 269 elementos tanto federales como locales.

De entre el total de activos, opera un grupo de élite de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) especializada en operaciones de rescate, que ha tenido actividad en otros siniestros del país, como el sismo ocurrido el pasado 19 de septiembre del 2017.

Se trata del Equipo de Respuesta Inmediata a emergencias o Desastres (ERIED) el cual quedó a cargo del rescate de los mineros, quienes se encuentran atrapados a 60 metros de profundidad, según confirmó el subsecretario de la Defensa Nacional, Agustín Rádiala Suástegui.

El ERIED es un equipo especializado integrado por elementos de la Sedena que se suman de forma voluntaria para ponerse al servicio en situaciones de emergencia. el personal recibe una capacitación rigurosa para combatir cualquier tipo de incendio, para el rescate de personas que quedaron atrapadas en estructuras colapsadas, así como en espeleología.

Puedes leer: Pide AMLO bombas de agua a Sheinbaum y gobernadores para rescatar a mineros de Coahuila

Por su parte, este equipo de Respuesta Inmediata opera dentro de la Fuerza de Apoyo para Casos de Desastres (FACD), la cual se implementó en el año 2000 como parte del Plan DN-III-E o “Plan de Auxilio a la Población Civil”. Recibe su nombre por haberse integrado al anexo “E” de la Tercera Edición del Plan Director de Defensa Nacional (DN-III), que se encontraba vigente a su creación, en 1965.

Pese a que el plan ha sido cambiado de anexo, la Sedena ha optado por conservar el mismo nombre debido a que así lo ubican las autoridades civiles y la población mexicana.

La primera vez que se aplicó el Plan DN-III fue en 1966 tras el impacto del Huracán Inés en las costas de Tamaulipas, lo que provocó el desbordamiento del Río Pánuco. Tras los buenos resultados de la aplicación, el plan volvió a operar luego del sismo de 1985, sembrando un precedente para la creación del Sistema Nacional de Protección Civil, con la suma de todos los organismos del gobierno federal, así como entes privados y sociales.