El reporte Movilidad Social 2019 del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) reveló que 74 de cada 100 mexicanos que nacen en la pobreza morirán sin haber progresado.

De acuerdo con este estudio, la situación en el sureste del país es la más grave, pues ahí 86 de cada cien habitantes nunca saldrán de esa condición.

Los resultados de la investigación tomaron como base la encuesta realizada por ESRU de Movilidad Social en México (ESRU-EMOVI) la cual señala que la falta de movilidad social, así como las oportunidades, son significativamente distintas entre las regiones del país. En el sur, las opciones de ascender desde la parte baja de la escalera social son mucho menores que en las regiones del norte.

“67 de cada 100 que nacen en la base de la escalera social en el sur se quedan ahí, en comparación con menos de la mitad de esta cifra en las regiones del norte: alrededor de 25 de cada 100 en las regiones norte y norte-ocidente”, señala el estudio.

El reporte además concluye que el género juega un papel relevante en experimentar o no movilidad social.

“Las ventajas o logros que alcanzan las mujeres son más limitados que lo de los hombres con condiciones de origen equivalentes, lo que se agudiza cuando parten de posiciones menos favorables”, agrega el estudio.

8 de cada 100
habitantes del sureste del país no saldrán de su situación de pobreza.

Finalmente el CEEY pide al Gobierno que se concentre en ampliar e igualar las oportunidades de las personas para lograr mayor movilidad social.

“Se requiere diseñar una serie de mecanismos de acción pública en los ámbitos de la educación, la salud y la protección social, los cuales solamente podrán establecerse si el Estado mexicano logra, como primer paso, una reforma a la Hacienda Pública que garantice su financiamiento y sostenibilidad de generación en generación”.