¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
MTY
imagen principal

CEN

Medina, el error más grande del PRI.- Enríquez

Indigo Staff

Felipe Enríquez, quien renunció a la Secretaría de Acción Electoral del CEN, atribuye la crisis del priismo en Nuevo León al gobierno de Rodrigo Medina, al cual califica como un error que ha dejado consecuencias a casi una década; sin embargo, confía en que el partido puede recuperarse


Ago 31, 2018
Lectura 6 min
portada post

Para Felipe Enríquez, el culpable de la debacle que vive el PRI de Nuevo León se llama Rodrigo Medina de la Cruz.

El hasta ayer secretario de Acción Electoral del CEN considera que el priismo nuevoleonés sigue sufriendo las consecuencias –casi 10 años después– de haber impulsado a la gubernatura de Nuevo León a Medina de la Cruz.

“Tenemos años que en el PRI de Nuevo León se han tomado decisiones equivocadas y eso nos ocasionó que perdiéramos la gubernatura de Nuevo León en un escenario electoral desastroso y que en esta elección los números sean muy negativos”

Hubo dos grandes elementos para que pasara eso: el pésimo gobierno de Rodrigo Medina y las consecuencias de sus actos y de sus colaboradores y decisiones de partido que han favorecido a un grupo político en particular”, sostiene Enríquez.

>¿Ha sido Rodrigo Medina lo peor que le ha ocurrido al PRI de Nuevo León?

–Se comete un error y lo demás son consecuencias y, efectivamente, fue un gran error la designación de Rodrigo Medina y todo lo demás han sido consecuencias.

El excandidato a la Alcaldía de Monterrey es entrevistado en la sede priista de Insurgentes, en su último día como secretario de Acción Electoral. Luce tranquilo con la decisión tomada el miércoles.

Desde el principio de la entrevista, Enríquez aclara que su decisión de renunciar a la secretaría de Acción Electoral fue en protesta por el nombramiento del alcalde de Guadalupe, Francisco Cienfuegos, como coordinador de la bancada del PRI en Nuevo León y descarta diferencias con la dirigente nacional Claudia Ruiz Massieu.

Hace dos semanas, en una entrevista con Reporte Indigo, Enríquez había vetado prácticamente para este cargo a Cienfuegos acusándolo de haber operado en el Tribunal Estatal Electoral para quitarle una curul a Melissa Sánchez para otorgársela a Lorena de la Garza.

“Fue por un acto de agandalle total de un actor político en Nuevo León, que tiene una agenda personal, en beneficio propio. Y es necesario ponerle un alto.

“En la Legislatura que concluye hizo muchos acuerdos bajo la mesa de los que no estamos de acuerdo muchos priistas para cumplir su agenda personal”

- Felipe Enríquez

exsecretario de Acción Electoral del CEN del PRI

La gota que derramó el vaso fue el robo de una diputación local a una gran militante con capacidad y honestidad y que es producto de la cultura del esfuerzo, como es Melissa (Sánchez), para beneficiar a otros actores políticos con un objetivo concreto: construir escenarios legislativos para una agenda propia con intereses particulares”.

>Tú vetaste a Francisco Cienfuegos, pero aún así fue nombrado coordinador de la bancada del PRI.

–Vamos a ver qué pasa el 1 de diciembre. Como en Big Brother, las reglas cambian. Yo veo en esta designación que los únicos dos diputados que ganaron una elección no estaban presentes. Veo también que la diputada local que entró por mejor porcentaje no estaba presente. De seis, sólo veo a tres, y de esos tres, dos son diputados de regalo, porque hay que recordar que Paco Cienfuegos en su agenda particular cabildeó una reforma donde tenía como beneficiario a él mismo”.

Para Enríquez, el PRI en Nuevo León está condenado al desastre si el grupo político del exgobernador Rodrigo Medina sigue manejándolo con decisiones que sólo impulsan agendas para favorecer a su grupo político.

“Lo único que nos espera es el desastre como ha sido los últimos años para el PRI de Nuevo León”, advierte.

Enríquez adelanta que seguirá siendo priista y que continuará participando en las decisiones de su partido y en la vida política de Nuevo León.

“A diferencia de otros, yo sí puedo ir a comer a un restaurante a Monterrey con mi familia”.

>¿No renuncias al PRI?

–De ninguna manera. Yo sí soy priista. Orgullosamente priista. Yo no necesito tener ningún cargo, soy un militante del partido y con o sin cargo participaré en política. Y tampoco aspiro a ningún cargo político, pero por otra parte sigo siendo un priista convencido de que podemos entender el mensaje de la ciudadanía y retomar el rumbo correcto y para ser esto tienen que suceder varias cosas: una depuración en el PRI y, por supuesto, tiene que haber una definición de nuestro rumbo ideológico, que ha sido nuestra principal falla”.

Pese a los malos resultados que obtuvo el PRI a nivel nacional en las elecciones del 1 de julio, Enríquez es optimista para el su futuro, asegura que se va a recuperar.

“Primero tiene que ubicar su proyecto ideológico, regresar a ser un partido de centro izquierda, esa es la parte más importante, y lo segundo es una renovación real del partido donde participen las bases. Cambiar solo el nombre es un acto de maquillaje, si no viene acompañado de los temas anteriores, la democratización del partido y de ubicar nuestro lugar ideológico, lo demás no tiene sentido”.

Para el 2021, año en que habrá elecciones a la gubernatura de Nuevo León, Enríquez está convencido que el único priista que tiene oportunidad de ganar la elección para el PRI es Ildefonso Guajardo, actual secretario de Economía

“Tengo claro quién es el único priista que cumple con el perfil para el cargo, y después del desorden de Rodrigo Medina y de Jaime Rodríguez, necesitaremos hacer algo por el estado. Necesitamos a alguien que tenga una gran capacidad y experiencia en el servicio público, que sea honesto, que sea bien visto por los sectores de la población, incluyendo, por supuesto, a los empresarios”.

Como secretario de Acción Electoral del CEN tricolor, Enríquez estaba a cargo del tema de las impugnaciones en los tribunales federales y de la defensa en el Trife de los polémicos triunfos otorgados al PRI por el Tribunal Estatal Electoral de Nuevo León en las alcaldías de Monterrey y Guadalupe, respectivamente.

“Estoy convencido de que existen elementos que nos permite defender el triunfo de Crisitna (Díaz) y de Adrián (De la Garza). Y así hemos trabajando en el Comité Ejecutivo Nacional, pero también te digo que lo que me preocuparía es que si en la mayoría de los elementos jurídicos que hemos aplicado en defensa de nuestros candidatos, al final resultara que sólo queda uno y el otro no. Y eso sería bastante raro”.

Comentarios