A un año de la firma del convenio entre Segalmex e Inmujeres para dotar de tienditas a mujeres víctimas de violencia, especialistas en temas de género y economía dicen que hay otras propuestas que se pueden aplicar para que realmente ellas sean independientes financieramente.

“Quizá lo que habría que hacerse es ampliar las opciones para generar autonomía financiera, sin duda las tienditas son una opción para cierto tipo de mujeres, pero habrá que pensar qué otras opciones que fomenten esa autonomía también pueden funcionar”, dice Claudia Pedraza, especialista en temas de género de la Universidad La Salle.

La catedrática comenta que pueden ser inversiones que no necesariamente requieran un espacio físico y localizable; apoyos para crear otros tipos de negocios que puedan ser móviles o no necesiten una identificación; así como apoyos para inversión de materiales para aquellas que son creadoras o producen desde ropa, alimentos o artesanías.

“Que no nada más se trate de los recursos para dar el emprendimiento, sino acompañamiento para que ese emprendimiento se mantenga, se materialice, es decir, estos programas no tienen que funcionar como un banco que nada más te da un recurso inicial o un préstamo.


El problema es cuando este tipo de políticas públicas no van acompañadas de complementos como asistencia técnica para los beneficiarios

“Tienen que funcionar como estructuras de acompañamiento que por un lado asesoren en temas económicos, en temas de desarrollo de un proyecto, en temas de cómo hacer crecer el emprendimiento de las mujeres y que además cuiden que las condiciones en las que se está desarrollando ese emprendimiento no las enfrente a nuevas situaciones de violencia, porque recordemos que ese es el motivo inicial que las coloca en esta vulnerabilidad”, explica.

Por otra parte, Carlos Nandayapa Hernández, catedrático de Economía en la FES Acatlán, de la UNAM, dice que el reto es cuando este tipo de políticas no van acompañadas de complementos como asistencia técnica.

“Ahorita entiendo que es una intervención piloto, en consecuencia tendrán Segalmex e Inmujeres que ir estructurando esta intervención de política pública, porque supongo que van a estar precisamente en localidades de alta y muy alta marginación, pero insisto, debe pensarse también en proyectos complementarios”, señala.

El profesor comenta que el tema es saber si las dependencias federales han hecho este ejercicio de análisis y ya tienen los resultados del programa piloto para escalarlo. Además, si esto está documentado se tienen que ver cuáles son las áreas de mejora para ampliarlo y que no quedecomo una cuestión anecdótica.

También puedes leer:

Segalmex e Inmujeres crean tiendas contra el feminicidio

Piden apoyos para mujeres víctimas y madres buscadoras