Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, aseveró que aumentan los contagios de COVID-19, pero no las defunciones ni fallecimientos porque la mayoría de los casos no son graves.

Indicó que 65 de cada 100 personas hospitalizadas no estaban vacunados o tenían su esquema incompleto, por lo que destacó la importancia de aplicarse el biológico.

En la presentación del informe “El Pulso de la Salud”, afirmó que los contagios en menores de edad fue por el periodo vacacional y no por el retorno a las aulas.

En el salón Tesorería de Palacio Nacional, detalló que la aplicación de la dosis de refuerzo tiene un avance de 55 por ciento en el personal educativo y adultos mayores de 60 años.

De la compra de los medicamentos antivirales Molnupiravir y Paxlovid, especificó que están en pláticas con los laboratorios Merck y Pfizer, “tienen indicaciones muy específicas y esto será igual que la vacunación un programa del gobierno de México para que los medicamentos lleguen a las personas que tengan una indicación médica de uso”.

Se ha ido mostrando que afortunadamente si bien es una variante que se propaga muy rápidamente y produce una gran cantidad de personas enfermas, las personas enfermas en general, en su enorme mayoría, tienen síntomas leves, semejante a otras enfermedades respiratorias.
Hugo López-GatellSubsecretario de Prevención y Promoción de la Salud

Manifestó que en la mayoría de los contagiados por ómicron a los pocos días se restablecen después de haber tenido tos, fiebre, dolor de garganta, “pero sólo una pequeña minoría, llegan a ser hospitalizados y fallecer”.

El subsecretario enfatizó que la diferencia es tener el esquema primario así como la dosis de refuerzo.

Lee también: ¿Cuál es el primer síntoma de la variante ómicron y cuándo tienes que aislarte?

Comentó que cuando se reiniciaron las clases presenciales existió inquietud por el aumento de los contagios, sin embargo, el número fue estable y el repunte que se tuvo por ómicron ocurrió por las vacaciones

Recordó que se abrió el preregistro para las personas de 40 años en adelante para la vacuna de refuerzo, un objetivo de 18 millones de personas, además de que se acortó el tiempo de aplicación de seis a cinco meses cuando se completó el esquema.