Según la encuesta Endireh 2011, en Jalisco el 44.84 por ciento de las mujeres de más de 15 años han sido víctimas de algún tipo de violencia
La desinformación y la labor del único centro que atiende a estas mujeres dan como resultado la cifra de 167 refugiadas entre 2007 y 2012, apenas 30 al año
"En la ley estatal hay una dificultad para que las mujeres puedan ingresar a un albergue, porque si no tienen la denuncia penal, no existe la posibilidad de que se vayan a uno”
María Candelaria OchoaRegidora MC
http://www.youtube.com/watch?v=s58NPnmhydU

En Jalisco la atención a mujeres víctimas de violencia no ha sido prioridad.

Y encima los albergues que deberían protegerlas no cuentan con una difusión ni una coordinación adecuadas. 

La desinformación y la labor del único centro que atiende a estas mujeres dan como resultado la cifra de 167 refugiadas entre 2007 y 2012, es decir, apenas 30 mujeres al año.

El Centro de Atención a las Mujeres y sus Hijos e Hijas, Estancia Temporal (Camhet) es, con esas cifras, un espacio subutilizado.

Las razones son variadas, desde el temor de las mujeres a salir de su hogar por la dependencia económica, hasta el estigma social. Pero hay dos principales: Nadie puede entrar al Camhet sin una denuncia penal presentada ante el Ministerio Público y no existe información ni siquiera de la labor de este centro.

Con el pretexto de que la información del Camhet es “sensible” la oficina de comunicación del Consejo Estatal para la Prevención y Atención de la Violencia Intrafamiliar (CEPAVI), el cual administra este centro, omite la publicidad de información fundamental.

Las cifras de cuántos casos atienden o el proceso que debe seguir una mujer víctima de violencia para ingresar no es información pública pues se cataloga como “información sensible”.

La información inaccesible y la poca atención del Estado contrasta con las mil 872 denuncias de violencia intrafamiliar solo en el municipio de Guadalajara presentadas ante la Procuraduría de Jalisco (ahora Fiscalía General del Estado) en 2012. 

En un acuerdo presentado por la regidora María Candelaria Ochoa Ávalos para la puesta en marcha de un refugio municipal para mujeres receptoras de violencia, se describe la situación del municipio tapatío en este tema.

“Las colonias en 2011 con mayor incidencia fueron Insurgentes y Oblatos, cada una con 43 casos, y en 2012 fueron Oblatos con 66 casos e Insurgentes con 53.  

“En los dos años las colonias que presentan un significativo número de denuncias son Insurgentes, Oblatos, Centro, Lomas del Paraíso y Miravalle”, se lee en el acuerdo presentado el 7 de marzo ante el cabildo.

Según publicó el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, Jalisco es una de las siete entidades que no emitieron ni una sola orden de protección para mujeres violentadas desde principios de 2011 hasta junio de 2012.

Justamente porque las órdenes de protección no pueden ser emitidas sin una denuncia penal.

Al respecto la regidora de Guadalajara del partido Movimiento Ciudadano comenta:

“En la ley estatal hay una dificultad para que las mujeres puedan ingresar a un albergue, porque si no tienen la denuncia penal, no existe la posibilidad de que se vayan a un albergue, por eso necesitamos hacer una reforma en ese sentido.

“Me parece absurdo porque las mujeres cuando tienen estos índices de violencia lo menos que quieren es ir con la autoridad legal, lo primero que quieren es salvar a sus hijos y ellas”.

La figura de orden de protección que está en la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del Estado de Jalisco garantiza la protección a mujeres que sufren la violencia de pareja en sus hogares.

“Tratándose de delitos de violencia contra las mujeres o violencia intrafamiliar, el Ministerio Público otorgará, tomando en consideración el riesgo o peligro existente, la seguridad de la víctima y los elementos con que se cuente, órdenes de protección de emergencia, las cuales tendrán una temporalidad no mayor de 72 horas”.

Pero además de que exige presentar una denuncia penal, limita el tiempo en que las víctimas puedan recibir protección, pues solo podrá expedirse una orden dentro de las 12 horas siguientes al conocimiento de los hechos de violencia.

Otro aspecto que limita la emisión de órdenes de protección es que éstas solo pueden entregarse a las víctimas directas, según el informe Órdenes de Protección en México: Mujeres Víctimas de Violencia y Falta de Acceso a la Justicia.

Jalisco contempla “como únicas personas facultadas para solicitar las órdenes de protección a las víctimas directas. Esto constituye un marco limitado de protección a las mujeres privadas de su libertad o controladas por el agresor”, se lee en el informe.

Además señala que el marco legal estatal “no establece la competencia de las autoridades para solicitar las órdenes de protección”. 

Sin una aclaración del alcance de las autoridades que pueden emitir órdenes de protección no se garantiza que los hechos de violencia que pudiera conocer el Estado sean atendidos adecuada y eficazmente, se describe en el informe del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio.

Las autoridades que en Jalisco pueden emitir órdenes de protección son el Ministerio Público y en caso de no existir una agencia de esta dependencia, los síndicos municipales.

Jalisco: lugar violento para mujeres

A pesar de que Jalisco encabeza las listas nacionales de violencia contra las mujeres, en el estado no existe una política pública coordinada que ayude a atender la gran cantidad de casos de este tipo. 

Las cifras sobresalen como un síntoma de la desatención del Estado a tema. 

Según la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares  (Endireh) de 2011 del Inegi, el 44.84 por ciento de las mujeres de más de 15 años en Jalisco han sido víctimas de algún tipo de violencia. 

También en la entidad se han registrado un gran número de casos de asesinatos de mujeres: tan solo en 2011 se registraron 115 homicidios dolosos. 

Sumado a esto, están los casos de desapariciones en la entidad, donde Jalisco destaca –al igual que Aguascalientes- por tener más mujeres desaparecidas que hombres, según el informe del Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo. 

Las estadísticas de la encuesta Violencia de Género en México 2006 revelan casos alarmantes de violencia: Jalisco ocupa el primer lugar –muy por encima de la media nacional- de mujeres de más de 15 años que sufrieron violencia sexual, con un 11.6 por ciento. 

En la misma encuesta también se revela que este es el estado que encabeza la lista de mujeres violentadas en el ámbito económico y emocional, con un 30.5 por ciento y un  47.3 por ciento, respectivamente. 

Por otro lado, también Jalisco se encuentra entre los siete estados que no han presentado una orden de protección, según el informe Órdenes de Protección en México: Mujeres Víctimas de Violencia y Falta de Acceso a la Justicia. 

Esto significa que a pesar de los indicadores, la autoridad jalisciense no ha considerado necesario solicitar este tipo de protección que se estipula en la Ley Estatal de Acceso a una Vida Libre de Violencia. 

Incluso en el informe esto se indica como una “omisión por parte de las instancias encargadas de emitirlas y por tanto violencia institucional por parte de las autoridades que debieron de comenzar a implementar este tipo de mecanismos a partir de la creación de su ley”.