La eliminación de la figura del permisionario y la creación de la Agencia Reguladora del Transporte Ferroviario son los principales cambios que planea realizar el Senado en la nueva Ley Reglamentaria del Servicio Ferroviario.

Después de casi 10 meses de que estuvo en la congeladora esta iniciativa, votada en la Cámara de Diputados en febrero pasado, el Senado alista aprobar esta semana este dictamen que provocó inconformidad entre las dos empresas concesionarias dedicadas al transporte ferroviario de carga en México.

Los cambios se llevarán a cabo en la Comisión de Transporte del Senado, que encabeza el senador del PAN, Javier Lozano.

El plan es someter la minuta esta misma semana al pleno del Senado para su aprobación y su promulgación por el Ejecutivo federal.

Estos cambios serán aceptados por la Cámara de Diputados, que llevaron a cabo reuniones con los empresarios ferroviarios para aceptar realizar estas modificaciones en su minuta.

La bancada priista en el Congreso preparó una iniciativa para establecer sanciones a los concesionarios, fijar las tarifas que cobran por el servicio de carga y regular la revocación de la concesión.

Hace 10 meses, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó el dictamen que reforma la Ley Reglamentaria del Servicio Ferroviario.

La iniciativa de ley fue presentada por los diputados federales del PRI, Abel Guerra Garza y Fernando Maldonado Hernández, integrantes de la Comisión de Transportes.

La iniciativa fue aprobada por 354 votos a favor, 36 en contra y 9 abstenciones.

Sin embargo, representantes de las empresas Kansas City Southern y Ferromex declararon que la nueva legislación afectaba sus intereses y amagaron con interponer recursos legales y detener sus inversiones en México.

Después de la aprobación de febrero en la Cámara de Diputados, representantes  de las empresas ferroviarias que operan en México, iniciaron negociaciones con los legisladores para llevar a cabo cambios en el nuevo reglamento que hoy es discutido en el Senado.

Las modificaciones 

Entre las modificaciones que lograron los empresarios en conjunto con los legisladores federales está la eliminación de la figura del permisionario y la creación de la Agencia Reguladora del Transporte Ferroviario.

En el dictamen aprobado por los diputados se contemplaba crear la figura del permisionario  -adicional a la del concesionario-  para que utilizara la infraestructura ferroviaria y poder ofrecer sus servicios de tracción y arrastre a terceros.

El permisionario habría sido un competidor directo de las dos empresas concesionarias que existen en México.

La nueva Agencia Reguladora del Transporte Ferroviario, que se contempla incluir en la iniciativa, será responsable de regular el servicio ferroviario en el país y garantizar la interconexión en las vías férreas.

La dependencia será también la responsable de establecer bases de regulación tarifaria cuando no existan condiciones de competencia efectiva y de imponer sanciones a los concesionarios que no cumplan con lo establecido en la Ley.

Además se contempla crear el Fondo Nacional de Seguridad para Cruces Viales Ferroviarios, una bolsa que será destinada para ejecutar obras y proyectos que mejoren la seguridad en el paso del ferrocarril.

El proyecto de Ley establece que los concesionarios deberán permitir la interconexión, en su modalidad de derechos de paso obligatorios, por las vías que actualmente utilizan para sus recorridos.

En los artículos transitorios que se incluirá en la nueva legislación, se establece un plazo de 180 días naturales para que los concesionarios entreguen un inventario de las vías cortas o ramales que no sean explotados.

Otorgarán nuevas concesiones

El plan es que la SCT lleve a cabo licitaciones para otorgar nuevas concesiones de los tramos que actualmente están concesionados a estas empresas pero que no se utilizan.

“La Secretaría tendrá un plazo de 180 días naturales a partir de la reintegración de los ramales o vías para ser concesionadas, cada una por separado, mediante cualquier procedimiento de adjudicación previamente establecido por la Secretaría”, señala un documento legislativo al cual Reporte Indigo tuvo acceso.

También en los transitorios se fija un año para que las empresas ferroviarias de Kansas City Southern y Ferromex cumplan con los compromisos incluidos en los títulos de concesión que no han sido cumplidos.

En caso contrario, se advierte, se revocarán sus concesiones.

“Los compromisos contenidos en los títulos de concesión que no hayan sido realizados por los actuales concesionarios tendrán un año para ser efectuados y terminados, en caso contrario se sancionará con la revocación de la concesión en los términos del artículo 21 de esta Ley”.

Entre los compromisos incumplidos por los concesionarios está la construcción del Libramiento Ferroviario de Monterrey, una obra que permitirá sacar los trenes de la capital de Nuevo León y la reubicación de la terminal ferroviaria ubicada en el centro de la ciudad.

Uno de los objetivos de esta iniciativa también es impulsar la operación de trenes de pasajeros en el país.

México tiene una de las redes ferroviarias más grandes del Mundo, que cubre casi la totalidad del País, pero contradictoriamente no existe el servicio de ferrocarril para pasajeros.

La red ferroviaria primaria está conformada por 20 mil 687 kilómetros, de los cuales el 80 por ciento es explotada por empresas privadas que cuentan con una concesión.

Las empresas Ferromex y Kansas City Southern sólo han explotado el servicio de carga y han desairado –alegando que no es rentable– el sistema de trenes de pasajeros que hoy pretende revivir Peña Nieto.

El único tren de pasajeros que existe actualmente en México es el Suburbano que conecta municipios del Estado de México con el Distrito Federal.

Es operado por la empresa española CAF (Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles), que participó en la construcción del proyecto de la línea de ferrocarril de alta velocidad Madrid-Sevilla conocida como El Ave.