"Es la primera resolución de la ONU que afirma que los derechos humanos deben ser protegidos en el ámbito digital, y promovidos en la misma medida y con el mismo compromiso que los derechos humanos en el mundo físico”

Eileen Donahoe

Embajadora de EU

Pese a las amenazas a la libertad de digital de ACTA y PIPA,  por primera vez la libertad de expresión en Internet fue reconocida como derecho por la Organización de las Naciones Unidas.

Hoy, el mejor ejemplo de esto es el Internet, que a pesar de ser visto como un espacio para expresarse, es un arma de dos filos, también objeto de censura y de violación de derechos humanos.

Así que la más reciente respuesta a este problema fue la resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, quien el pasado jueves declaró que este derecho debe de ser respetado en todos los países.

A pesar de que lo anterior parece obvio para muchos, esta resolución es considerada histórica.

Una de las patrocinadoras de la moción, la embajadora de Estados Unidos, Eileen Donahoe, explica que “es la primera resolución de la ONU que afirma que los derechos humanos deben ser protegidos en el ámbito digital, y promovidos en la misma medida y con el mismo compromiso que los derechos humanos en el mundo físico”.

En el lado opuesto están países como China y Cuba donde la censura es extrema. Pero, para sorpresa de muchos, ambos países apoyaron la moción de la ONU.

China expresó que al hablar de derechos en Internet no se debe dejar a un lado que también existen peligros en la web, como el fraude, la piratería, violencia y pornografía.

Mientras tanto, Cuba le recordó a los presentes que sólo el 30 por ciento de la población mundial tiene acceso a Internet y que la cuestión no había sido incluida en el texto de la resolución.

Sin embargo, resulta inédito que ambos países se hayan unido a un esfuerzo global que promueve el carácter abierto de Internet como motor de desarrollo alrededor del mundo.

EU marcando la agenda

Muy al estilo ‘americano’, y al igual que como lo hace con el terrorismo y el narcotráfico, Estados Unidos lleva una agenda para la ‘Libertad en Internet’.

Y sí, también viene acompañada de discursos de la Secretaría de Estado, reportes anuales, y millones de dólares para financiar programas que impacten a nivel internacional.

Fue en 2006 cuando el gobierno estadounidense estableció una Fuerza Especial parala Libertad Global en Internet o GIFT, por sus siglas en inglés, para considerar el impacto que tenía este principio en la política exterior.

Este grupo de trabajo se preocupa de el uso de la tecnología para restringir el acceso a contenido político y el impacto que esto tiene en compañías estadounidenses.

La llave de la libertad 2.0

De acuerdo con el Consorcio Global de Libertad en Internet, la clave para romper la censura en regímenes represivos es desarrollando herramientas anti censura.

Y en esto pocos ‘hacktivistas’ han tenido éxito.

Es posible reconocer la labor de organizaciones como Dynaweb y UltraReach quienes han logrado penetrar sistemas complejos como el Gran Firewall de China.

Sus acciones le han permitido a los usuarios chinos visitar sitios bloqueados por el gobierno como CNN,  Voice of America, Radio Free Asia y utilizar la versión no censurada de Google.

Libertad de/en/vía Internet

Al hablar de derechos e Internet hay tres conceptos que vale la pena aclarar, según Richard Fontaine, coautor del libro “Internet Freedom: A Foreign Policy Imperative in the Digital Age”. Su tesis es simple. Libertad en Internet, libertad vía Internet y libre acceso a Internet no son lo mismo y distinguir los conceptos es importante porque inciden en lo político y en lo económico.

Y es que hoy en día muchos son los debates que rodean en torno al uso y a las cualidades de Internet y que apuntan en varias direcciones.

En el caso de la libertad en Internet, se refiere al respeto de los derechos en el mundo digital. Aquí encaja la resolución de la ONU acordó que la libertad de expresión sea también un derecho en Internet.

Por otro lado, existe la defensa de la libertad vía Internet, que es básicamente la idea de que éste es un instrumento que promueve la democratización, gracias a la posibilidad de el flujo libre de información.

Por último, el libre acceso a Internet,  se refiere a la capacidad de las personas de acceder a la banda ancha. Sobre este concepto giran las propuestas de “Internet para todos” y “banda ancha universal”.