Este miércoles 18 de mayo entró en vigor la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial, la cual se aplicará en todo el país, en donde se contemplan algunas acciones para prevenir accidentes, tal como el uso del cinturón de seguridad.

Lo anterior, debido a que en la nueva disposición no sólo los conductores y copilotos están obligados a hacer uso del cinturón de seguridad, pues los pasajeros también tendrán que hacerlo si se quieren evitar multas.

Conoce más: ¿Cuáles son los límites de velocidad de la nueva Ley de Movilidad para todo el país?

Así, en la nueva Ley General de Movilidad y Seguridad Vial, en el artículo 49, fracción IV, se determina que: “La utilización del cinturón de seguridad” es “obligatoria para todos los pasajeros de vehículos motorizados”.

Esto con la finalidad de salvaguardar la seguridad y proteger la vida de las personas en sus desplazamientos, ya que “toda muerte o lesión por siniestros de tránsito”, se puede llegar a prevenir.

En caso de incumplir esta ley podrían llegar a ponerse multas, tal como sucede en la Ciudad de México, debido a que en esta entidad ya era obligatorio el uso del cinturón de seguridad para todos los pasajeros

Así, el artículo 37 del Reglamento de Tránsito señala que al incumplir con esta regla los conductores serán sancionados con una multa equivalente hasta 10 veces la Unidad de Medida y Actualización vigente, es decir, 962 pesos.

¿Por qué es importante el cinturón de seguridad?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el uso del cinturón de seguridad puede reducir la probabilidad de muerte hasta en un 50 por ciento en el conductor y copiloto; y hasta un 75 por ciento para los pasajeros.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de AESPRT (@aes_prt)

Lo anterior, debido a que, éste tiene por objetivo “mantener en su sitio a los ocupantes del vehículo en caso de detención brusca, colisión o vuelco” para evitar que se desplacen o salgan del auto, según con la Secretaría de Salud.

Para usarlo correctamente, este organismo señala que la cinta superior debe pasar por el hombro y no por el cuello o garganta; mientras la inferior tiene que cruzar sobre la cadera y no el estómago; además debe estar bien ajustado al cuerpo.