En Nuevo León el PRI le está apostando a una estructura electoral para su candidato presidencial Enrique Peña Nieto, así como para su compadre y aspirante a la alcaldía de Monterrey Felipe Enríquez.

No se trata del viejo movimiento territorial del PRI, integrado por líderes de colonos.
Ni tampoco a la base cetemista formada por trabajadores sindicalizados.

No son los grupos de taxistas adheridos a la CROC, ni mucho menos los priistas que forman el sector popular en la CNOP y el sector campesino de la CNC.

El PRI y su candidato presidencial pretenden conseguir miles de votos en esta entidad poniendo en operación el día de la elección la estructura “Promueve Nuevo León”.

Esta red electoral es encabezada y financiada por el ex Rector de la UANL y actual Secretario de Educación en el Estado, José Antonio González Treviño.

Como egresado de la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (FIME), el “Tigre Toño” está convertido en el principal ingeniero electoral del PRI en Nuevo León.

Esto, gracias a la maquinaria de votos que prepara para la elección del 1 de julio a favor de los candidatos del PRI en todo el estado.

La Red 61, como se le conoce a esta organización, pretende conseguir 200 mil votos efectivos para Peña Nieto en la próxima jornada electoral.

González Treviño designó a un hombre de sus confianzas para que implemente este operativo.

Se trata de Francisco Barrera Cortinas, titular con licencia de la Dirección de Servicio Social de la UANL.

Esta dirección estuvo bajo la lupa hace tres meses por la ejecución de José Fidencio García Neri, alumno de la Facultad de Filosofía y Letras.

El estudiante fue ejecutado cuando realizaba trabajo comunitario en una colonia conflictiva del municipio de San Nicolás de los Garza.

Barrera Cortinas fue consejero alumno de FIME y formó parte del círculo cercano de González Treviño en los seis años en que se desempeñó como Rector de la UANL, entre el 2003 y 2009.

La red electoral del “Tigre Toño” también está conformada por directivos y funcionarios  de la Secretaría de Educación del Estado.

Pero son los maestros y alumnos de la UANL los que integran principalmente esta estructura priista.

FIME, la facultad considerada un bastión del “Tigre Toño”, es la dependencia que alimenta esta red electoral.

Hace 2 semanas en esta facultad, dirigida por Esteban Báez, se ventiló una serie de denuncias de alumnos de la institución.

Los universitarios alegaban recibir presiones de maestros y líderes estudiantiles para que votaran por Peña Nieto.

Esta red electoral es promovida desde la misma Universidad, donde despacha Rogelio Garza, secretario general de la UANL, ex director de FIME y candidato del Tigre Toño” a la Rectoría.

Las oficinas de “Promoviendo Nuevo León” se ubican en un domicilio localizado en la calle José Benitez, en la colonia Obispado, donde existe propaganda electoral de Peña Nieto colgada en la fachada.

Extraoficialmente es una propiedad de González Treviño y los gastos de la oficina son costeados por el funcionario público estatal y su grupo político.

¿Cómo opera la Red 61?

La red está formada por un operador, que a vez debe de enlistar a 10 “comprometidos” más, quienes a su vez deben de enlistar a 5 “ciudadanos” más, entre sus amigos y familiares.

Cada operador está a cargo entonces de 61 personas, incluyéndose, que el día de la elección están obligados a votar por el PRI y por sus candidatos.

El compromiso que asumen los involucrados el día de la elección es confirmar que cada una de las personas enlistadas haya votado por Peña Nieto y por los candidatos del PRI.

En Nuevo León se han repartido 5 mil folios, lo que supondría más de 300 mil votos, sin embargo el equipo de Treviño González calcula que los votos efectivos para el PRI serán cerca de los 200 mil sufragios.

Hace un mes se repartieron los folios entre funcionarios y empleados del Gobierno del Estado, directivos de facultades y prepas de la UANL y personal de la Secretaría de Educación del Estado.

Los “amigos” y los “comprometidos”, que integran esta red, tienen que llenar formularios donde se incluyen nombres, fechas de nacimiento y domicilios.

El reporte debe de incluir también los teléfonos particulares, de oficina, celular, correo electrónico y una clave que se le asigna a cada uno.

Reporte Indigo posee copias de esta documentación que contiene el nombre de Enrique Peña Nieto, el logo de la coalición PRI y Partido Verde, y el de la Red Nuevo León.

El “Tigre Toño” presenta su red como la única estructura electoral documentada, actualizada y auditable.

Voten o no voten , funcione o no funcione el 1 de julio esta red, el “Tigre Toño” podrá cobrar esta factura al candidato presidencial por estar documentada con nombres, direcciones y

copias de credenciales de elector.

La red es manejada por González Treviño sin rendirle cuentas al PRI de Sergio Alanís y tampoco a Javier Treviño, coordinador de la campaña de Peña Nieto en Nuevo León.

Es una estructura adicional a la tradicional territorial priista y a la formada por los enlaces seccionales que tiene el PRI para esta elección.

Es diferente también a la estructura priista que poseen los proveedores del voto duro tricolor como son la CTM, CROC, CNOP y CNC.

Es una red estatal, pero en el municipio de Monterrey opera un capítulo llamado “Promueve Monterrey” para apoyar la candidatura del priista Felipe Enríquez.

La estructura electoral regia es encabezada por Aldo Martínez, maestro de FIME y ex presidente de la sociedad de alumnos de esta facultad.

Monterrey es el único municipio de Nuevo León que tiene una estructura particular gracias a la alianza que hizo el ex Rector de la UANL con Enríquez.

Una prueba de esta alianza es Myriam Solano Gonzalez, cercana colaboradora de José Antonio González y coordinadora de Prácticas Profesionales de la UANL, quien forma parte de la planilla de Felipe Enríquez como candidata a regidora.

Para ser Alcalde de Monterrey Felipe Enriquez necesita 280 mil votos y González Treviño le habría garantizado al compadre de Peña Nieto con su red, unos  20 mil votos para este 1 de julio.

Esta estructura es la más importante para las aspiraciones de Felipe Enríquez, quien además cuenta con su base territorial.

¿Qué busca el “Tigre Toño”? ¿La Secretaría de Educación Pública que alguna vez ocupó su mentor Reyes Tamez Guerra?

Aseguran que en FIME hay coerción al voto

La estrategia de promoción dentro de la UANL a favor del candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto, ha generado inconformidad en estudiantes y sino también en los profesores.

“Es un ambiente muy coercitivo”, confiesa un reconocido profesor de la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (FIME) de la universidad que pidió el anonimato.

“(La facultad) es un bastión priista y están haciendo trabajo de proselitismo a favor del candidato del PRI”, señala.

El profesor, quien ha tenido acceso a la estructura de apoyo electoral dentro de la institución educativa, confirma que la operación política es orquestada desde la dirección de FIME por órdenes del ex rector de la universidad, José Antonio González.

Además de las “hojas de compromiso” a favor de Peña Nieto, dadas a conocer por Reporte Índigo, existen más estrategias de promoción del voto a través de las asociaciones de alumnos de la UANL.

“Llegan unos chavos que normalmente son de las sociedades de estudiantes, que normalmente tienen ciertos privilegios dentro de la institución, y les piden (a sus compañeros) que apoyen al candidato que ellos creen que es el mejor”, según el docente.

Esta operación es redituada con beneficios dentro de la facultad, como la aprobación de materias, prebendas económicas, viajes, dinero para fiestas y sueldos, de acuerdo con el profesor.

El docente afirma que la intromisión de González en la autonomía de la UANL también abarca los procesos de elección de los directores de otras facultades.

“A los directores que (González) ha puesto, muchos de ellos son personas muy cercanas a él”, señala.

“Tiene una estructura desde hace muchos años a través de las asociaciones de alumnos y grupos deportivos”.