Poco antes de la medianoche de este miércoles, senadores del PRI y el PRD votaron la aprobación del dictamen de Mando Mixto policial, que el PAN había rechazado discutir en este periodo extraordinario de sesiones.

A pesar de que la propuesta estaba lista desde hace varios días y se planeaba aprobar esta semana después de las leyes secundarias anticorrupción, el PAN dio marcha atrás y pidió al PRI más tiempo para que sus nuevos gobernadores analizaran el cambio de modelo policial.

Acción Nacional planeaba llevar la discusión y aprobación de este tema hasta el próximo periodo ordinario que inicia en septiembre.

Sin embargo, la noche del martes, mientras en el pleno se discutía la Ley 3de3, los senadores del PRI, el PVEM y el PRD de las ocho comisiones que tuvieron a su cargo la dictaminación de este tema, se reunieron sin notificar a los congresistas del PAN.

“Hoy, en la actitud más porril, por así decirlo del más antiguo PRI, que pensé que nunca más íbamos a ver en este Senado, han violentado absolutamente todos los reglamentos y hecho una sesión totalmente ilegal”, acusó el panista Fernando Yunes, presidente de la Comisión de Justicia.

En una sesión de 20 minutos, los senadores convocados en las comisiones aprobaron el dictamen del Mando Mixto con la finalidad de llevarlo al pleno.

El PAN acusó que el PRI no respetó el acuerdo de no discutir el tema en este periodo ordinario y pidió a la Mesa Directiva, presidida por el panista Roberto Gil, que no recibiera el dictamen.

El documento fue enviado, pero no contenía las firmas necesarias para ser ingresado a la sesión del pleno de este miércoles.

“Se tiene que reponer todo el procedimiento o bien reponer los problemas de formulación del dictamen, que tiene que ver con la ausencia de una mayoría absoluta en dos de las comisiones.

“Explico por qué: Hay una comisión que está integrada por dos y sólo fue una persona, no hay mayoría absoluta. Hay otra comisión que está integrada por cuatro y sólo hay dos firmas, no hay mayoría absoluta. En consecuencia, se requiere tener una mayoría clara en ambas comisiones para que podamos darle trámite por parte de la Mesa Directiva”, explicó Roberto Gil.

Fernando Herrera, coordinador de los senadores del PAN, pidió al PRI entender que la configuración política del país se modificó en las elecciones del 5 de junio, lo que debe obligarlos a construir más acuerdos.

“Después de esta elección cambió el panorama político en el país. Hay un nuevo ejercicio de diálogo. Tenemos todos que acomodarnos a esta nueva realidad y esperamos que el PRI entienda esta nueva circunstancia.

“La conducta que tendrán que observar en lo sucesivo deberá ser de un diálogo amplio, de un gran consenso (…) Aquí no mandan las mayorías, sino que se construyen las mismas con base en razones y, desde luego, con base en el respeto a los ordenamientos internos”, expuso Herrera.

Ahora, las comisiones tendrán que convocar a una nueva sesión para aprobar el dictamen o, al menos, juntar las firmas que les hacen falta para cumplir con el trámite.

Nuevo modelo

> Permitirá que el Mando Único y algunas policías municipales convivan en un mismo territorio
> Se crearán 32 cuerpos estatales con un mando central, que dependerá de los gobernadores, pero los municipios tendrán la posibilidad de conservar sus policías municipales
> Tendrán solo funciones de proximidad, no de combate a la delincuencia
> Los tres niveles de gobierno podrían tener su propio cuerpo policial
> En el caso de que una corporación esté infiltrada, el Mando Único superior podrá tomar el control

Vulnera la autonomía de los municipios: PAN

La manera en que operará el nuevo modelo policial mixto ha creado reservas en los panistas, quienes dicen que esta medida vulnera la autonomía de los municipios.

No dependerá de una decisión de los gobiernos locales conservar sus cuerpos policiacos, sino de que la corporación de esos municipios logre tener las certificaciones federales correspondientes.

Esto se hará a través de una nueva estrategia de formación y certificación que tendrá en sus manos el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).

Hasta ahora solo se realizaba la certificación de policías en lo individual; con la nueva reforma se permitirá que se certifiquen corporaciones enteras de policía.

Para ello, deberán contar con ciertos estándares de profesionalización, controles de confianza, equipamiento e infraestructura para hacer frente a las tareas de proximidad que se les encomienden.

También se pretende crear un Servicio Nacional de Carrera Policial, en el que se formará a los policías en un esquema homogéneo en todo el país, lo que dará oportunidad de que su posición sea “portable” y puedan moverse en varios estados sin perder su avance o su cargo.

Asimismo se establece un nuevo esquema de dignificación de la carrera policial, que les permitirá tener condiciones para adquirir una vivienda o seguros de vida que tome en cuenta los riesgos de su trabajo.