La división en Amazon encargada del asistente virtual Alexa está en riesgo de colapsar, ya que ha perdido miles de millones de dólares durante el último año.

Esto después que el gigante del comercio electrónico apostara fuertemente a esta tecnología de software y al desarrollo de hardware que acompañaría a Alexa en los últimos 10 años.

Sin embargo, en este tiempo Amazon no ha logrado posicionar a su asistente como una unidad de negocio rentable, ya que el margen de ganancia por la venta de dispositivos con Alexa integrado es mínimo, al venderse prácticamente al costo.

Alexa es sólo uno de los frentes en los que Amazon ha tenido problemas en los últimos trimestres, pues ha enfrentado otros contratiempos como un desempeño por debajo de lo esperado en las divisiones de Dispositivos y Libros, así como en la de Gente, Experiencia y Tecnología (PXT por sus siglas en inglés).

De hecho está previsto que la compañía elimine hasta 10 mil puestos de trabajo como medida para aminorar sus pérdidas, el mayor recorte de personal en la historia de la compañía.

¿Por qué las pérdidas multimillonarias de Alexa?

De acuerdo al medio especializado Insider, que tuvo acceso a documentos internos y realizó entrevistas tanto con personal de Amazon como ex empleados, la compañía ha tenido constantes pérdidas en la división creada para desarrollar el asistente digital de voz.

Integrado en la línea de bocinas caseras Echo y en dispositivos como Fire TV, Alexa permite controlar equipos caseros como iluminación, televisores y termostatos, así como resolver dudas de los usuarios, desde cómo preparar una receta, obtener resultados deportivos o bien saber la previsión del clima.

Sin embargo, a pesar que Alexa ha logrado miles de millones de interacciones entre los usuarios a lo largo de los años, un mínimo porcentaje de ellos ha sido para realizar alguna transacción o compra en línea.

Y es aquí donde radica el problema con esta plataforma, ya que inicialmente fue concebida para ser una fuente de ingresos extra en la compañía, pero pese a ser una herramienta útil para acceder información en internet, no ha logrado redituar como sus creadores lo esperaban.

El desarrollo de Alexa es parte de la división Worldwide Digital dentro de Amazon, donde también se encuentra el servicio de streaming Amazon Prime Video.

De acuerdo al reporte de BI, dicha división ha perdido 3 mil millones de dólares durante el primer trimestre de 2022, donde la mayoría de las pérdidas han ocurrido en el grupo encargado del asistente de voz.