La jueza de Estados Unidos, Lauren Fleischer Louis, aplazó su decisión de extraditar o no a México a César Duarte luego de los 21 delitos que se le imputaron por actos de corrupción durante su período como gobernador del estado de Chihuahua.

De este modo, Fleischer Louis, jueza de la Corte de Florida, se reservó el derecho de decidir sobre la extradición de Duarte y explicó que tras un periodo de tiempo se comunicará la determinación final; sin embargo, no comunicó la fecha exacta del veredicto.

La resolución de la jueza de Estados Unidos se dio a conocer durante una sesión virtual de este martes, misma que se celebró con el antecedente de que tres previas se habían cancelado por otro tipo de inconvenientes que tampoco se aclararon.

Además, la sesión virtual de este martes fue presenciada por los hijos del exgobernador de Chihuahua, César Adrián Duarte Gómez y Bertha Isabel Duarte Gómez, también su esposa Bertha Gómez Fong.

Te puede interesar: César Duarte asegura que el crimen organizado lo asesinará si es extraditado a México

Además, la jueza Lauren Fleischer Louis aclaró que durante el tiempo en el que se toma la determinación se revisarán las pruebas y evidencia, mientras que la defensa de Duarte argumentó que Javier Corral, actual gobernador de Chihuahua, ha influido en el juicio.

De hecho, la defensa explicó que Corral ha presionado a los testigos para que declaren en contra de Duarte luego que horas antes de la audiencia, los abogados del político presentaron audios en los que Jaime Herrera, exsecretario de Hacienda del estado, dice que lo forzaron a declarar en contra de personas que no cometieron delitos. 

ANTECEDENTES

Cabe recordar que César Duarte fue detenido el pasado 8 de julio en el estado de Florida y se le acusa de un desfalco al erario por 6 mil millones de pesos y del presunto desvío de 250 millones de pesos para campañas del PRI.

Sin embargo, la defensa del exgobernador buscó la liberación de su cliente bajo fianza pero el 15 de septiembre la jueza Fleischer Louis lo rechazó por lo que se mantiene a la espera de deliberar su resolución.

Entre los alegatos de su defensa estaba que como resultado de las medidas restrictivas por COVID-19 que aplicaron en la prisión se obstaculiza la “capacidad para preparar su defensa”.

Finalmente, César Duarte argumentó que si la jueza toma la decisión de extraditarlo a México podría correr peligro y ser asesinado como el exgobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval.