José Ramón López Beltrán, hijo mayor del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), acusó este lunes a la senadora del PAN, Xóchitl Gálvez, y al equipo de la periodista Denise Maerker de acosarlo y calumniarlo.

El también empresario expresó, en su cuenta de Twitter, que la legisladora panista y el equipo de producción de la comunicadora viajaron a Houston con la intención de grabar su casa.

“Ya supe que Xóchitl Gálvez y el equipo de producción de Denise Maerker estuvieron en Houston con la intención de grabar nuestra casa. Se ve que no quieren dejar de molestar con lo mismo. Dejen de acosar y calumniar con sus telenovelas chafas. Aburren con sus mentiras”, escribió.

Junto con la publicación posteó un gif, donde se ve a un par de chimpancés manipulando un dron.

Al igual que su esposo, Carolyn Adams, nuera del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), pidió parar la “telenovela chafa” a quienes los persiguen.

“¿Hasta cuándo con la misma novela chafa?”, criticó Carolyn Adams en una historia de su cuenta de Instagram, al compartir una publicación de su esposo José Ramón López Beltrán.

Maker y Xóchitl responden al hijo del presidente AMLO

En respuesta, la senadora dijo en un tuit que José Ramón López Beltrán y Keith Schilling, ex directivo de BakerHughes, siguen en contacto.

“¿La #CasaGris es su casa? Pensé que era de Keith Schilling, quien era alto directivo de #BakerHughes. Ustedes se la pasaron negando que tenían una relación con él. Hoy, confirmo que sí se conocen y siguen teniendo contacto”, comentó Gálvez Ruiz.

Lee también: “Así se vive la pobreza franciscana” exhiben a hijo de AMLO vacacionando en hotel de lujo en Acapulco

Por su parte, la periodista rechazó que su equipo haya estado en Houston, como lo asevera el hijo mayor de López Obrador.

“No sé quién te esté grabando José Ramón, porque ni yo ni mi equipo estamos, ni hemos estado, en Houston. Saludos”, indicó en su cuenta de Twitter.

Un reportaje publicado por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad y Latinus reveló en febrero pasado que el hijo del presidente López Obrador ha vivido en los últimos años en dos casas en Texas, cada una con un valor de casi un millón de dólares, una de ellas propiedad de Keith Schilling.

Este hombre era ejecutivo de Baker Hughes, empresa que tiene contratos con Pemex, por lo que la renta de la casa podría haber representado un conflicto de interés con el gobierno del presidente López Obrador.