Jalisco es la tercera entidad del país con más delitos en lo que va del 2020.

De acuerdo con las últimas estadísticas de incidencia delictiva del Instituto de Información, Estadística y Geografía de Jalisco (IIEG), en el estado gobernado por Enrique Alfaro, de Movimiento Ciudadano, se abrieron 106 mil 238 carpetas de investigación de enero a octubre de este año.

Lo anterior posiciona a Jalisco en el tercer lugar después del Estado de México, encabezado por el PRI, que registró 282 mil 976 carpetas de investigación; y de la Ciudad de México, a cargo de Morena, con 156 mil 745; mientras que el cuarto lugar es para el gobierno panista de Guanajuato, con 102 mil 468.


Tlajomulco de Zúñiga, en Jalisco, es el municipio con el mayor número de cuerpos exhumados en el país

De acuerdo con especialistas, esta crisis de inseguridad que vive Jalisco es el resultado de una falta de estrategias integrales en esta materia y de coordinación entre las distintas dependencias responsables de la seguridad en los tres niveles de gobierno: federal, estatal y municipal.

“Como en todos los estados, está muy difícil contener la criminalidad, pero también yo creo que como hay tantas instituciones y dependencias que se encargan de la seguridad, no se ponen de acuerdo”, dice Rogelio Barba Álvarez, profesor investigador de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

Otros de los factores que el especialista en seguridad menciona son la falta de preparación policial, de técnicas de investigación, de coordinación entre las policías y de compromiso por parte de las autoridades.

Octubre, mes de repunte

En octubre, el número de carpetas de investigación repuntó en Jalisco con 11 mil 316, luego de que en septiembre se registraron 10 mil 266, de acuerdo con el último reporte mensual de incidencia delictiva.

“En Jalisco, 56 de cada 100 delitos afectaron al patrimonio; a nivel nacional, esta cifra fue de 46. Para los delitos que afectaron la vida y la integridad corporal, la proporción fue de 10.15 por ciento en Jalisco y de 12.73 a nivel nacional”, se lee.

Entre los delitos contra el patrimonio se encuentra el robo de vehículo, el robo a transeúnte, el robo a negocio y el robo a casa habitación; mientras que en los que afectaron la vida y la integridad están el homicidio doloso y el homicidio culposo.

Las cifras también revelan que el 77 por ciento de los delitos cometidos en territorio jalisciense se concentraron en la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Con 3 mil 535 crímenes, Guadalajara fue el municipio con mayor incidencia delictiva; seguido de Zapopan, con mil 994; San Pedro Tlaquepaque, con mil 094; Tlajomulco de Zúñiga, con 826; y Tonalá, con 812.

Mientras que los cinco municipios del interior con más delitos fueron Puerto Vallarta, con 395; Lagos de Moreno, con 221; Tepatitlán de Moreno, con 221; Tala, con 119; y Zapotlán el Grande, con 87.


La incidencia delictiva va a la alza en todos los sentidos. Desapariciones, homicidios, feminicidios y todos los delitos de alto impacto son los que no se han podido controlar, no hay una política criminal integral para prevenir, disuadir, contener

Rogelio Barba Álvarez

Profesor investigador de la Universidad de Guadalajara

El profesor investigador de la Universidad de Guadalajara menciona que en Jalisco hay un coordinador de seguridad, una Fiscalía, una Secretaría de Seguridad Ciudadana y existe la Policía Metropolitana, pero hacen falta estrategias integrales entre la federación, el estado y los municipios para poder controlar la criminalidad.

“El Gobierno del estado dice que la estrategia es hablar con la verdad, yo creo que esa estrategia son puras palabras, el asunto es que verdaderamente puedan disminuir. Por otro lado, los municipios que han aprobado el acoso sexual callejero, se levantan la bandera diciendo que han detenido a tantas personas, cuando lo que se trata es disminuir, no es presumir que se han detenido personas por el acoso sexual callejero.

“En ese sentido no hay ninguna estrategia que pueda salvarnos, yo creo que lo que tenemos que hacer es recurrir a la sociedad para que pueda, desde su trinchera, aportar a datos que puedan favorecer a la disminución”, dice.

Uno de los primeros pasos es formar una Policía de Investigación y otro es que los policías preventivos conozcan la legislación, porque se ha reformado la Ley y no siempre conocen las modificaciones; y cuando detienen a una persona no saben si está en flagrancia, en quasi flagrancia, o si cometió un delito instantáneo o uno permanente, explica.

Desapariciones, problemática alarmante en Jalisco

Jalisco es el estado del país que registra el mayor número de personas desaparecidas y no localizadas del 1 de diciembre de 2018 al 23 de noviembre de 2020.

Así lo revela el informe “Búsqueda e Identificación de Personas Desaparecidas”, de la Secretaría de Gobernación, publicado el pasado 25 de noviembre.

De acuerdo con el documento, en lo que va del actual sexenio federal hay 3 mil 567 personas en esta condición en Jalisco, lo que es el 23.17 por ciento a nivel nacional.

El informe indica que 10 estados suman el 79.14 por ciento de las desapariciones en todo el país, pero ninguno alcanza los porcentajes que registra Jalisco. La entidad que más se acerca es Guanajuato, con mil 235 personas desaparecidas, es decir, el 8.2 por ciento.

“Las desapariciones forzadas yo creo que son un tema prioritario que se debe de atender, pero también los feminicidios y los homicidios. También está el tema de las fosas clandestinas (…) entonces yo creo que se debería de atender todo, no solamente un solo delito”, dice Barba Álvarez.

También puedes leer: La muerte habita en las cárceles de Jalisco