El Gobierno de Jalisco ha comenzado su primera “exhumación con enfoque masivo” como las exhumaciones que se han realizado en otras partes del país; con ella busca recuperar cientos de cuerpos que fueron inhumados en fosas comunes del panteón de Coyula, en Tonalá y proceder con su identificación.

“Se trata de 262 cuerpos que fueron inhumados durante los años 2017 y 2018, los cuales no cuentan para su identificación con un archivo básico, debido a que no era una exigencia por la legislación vigente en ese momento (…).

“Este proceso consistirá en la exhumación controlada de los cuerpos, su procesamiento por parte del personal del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), la realización de toma de muestras para su eventual identificación y la realización de un archivo básico por cada caso”, comunicó el Gobierno estatal.

El 24 de mayo, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, presentó el plan para reforzar la Estrategia Estatal de Búsqueda de Personas 2022-2024 y anunció los preparativos de esta “primera exhumación controlada con enfoque masivo del Centro de Identificación Humana de Jalisco”.

Lo anterior debido a que entre 2017 y 2018 se utilizó un módulo para inhumaciones en el panteón de Coyula, donde se inhumaron alrededor de 262 cuerpos en espacios no individualizados y sin archivo básico de identificación.

Ahora se exhumarán estos cuerpos para elaborar los archivos básicos y hacer las pruebas pertinentes para la identificación de estos cuerpos, se informó.

El gobierno que encabeza Alfaro Ramírez, sin embargo, ha encontrado indicios de anomalías en esta inhumación de 262 cuerpos por parte de funcionarios de la pasada administración, por eso, la Contraloría Interna del IJCF mantiene abiertos dos procedimientos de investigación, confirmaron vía transparencia.

El Centro de Identificación Humana de Jalisco, cuyas instalaciones se están edificando, es la respuesta del Gobierno estatal a la crisis forense que enfrenta Jalisco, con miles de cuerpos sin identificar, por lo cual deberá operar como un “sistema forense multidisciplinario con enfoque masivo en casos de personas fallecidas”.

El Centro podrá intervenir en ámbitos como los siguientes: “Cuerpos incinerados: investigación documental 2006-2015”; “Almacén temporal en Antropología (PF esqueletizadas) 2010-2022″; “Inhumaciones generales, Archivos Básicos completos, espacios individualizados 2018-2022″; y los “Cuerpos donados a instituciones educativas 2006-2018”. 

Otras exhumaciones

Las “exhumaciones con enfoque masivo” como la que se está implementando en Coyula, se han realizado en otros estados para la búsqueda de personas.

Por ejemplo, el reporte de “Búsqueda e Identificación de Personas Desaparecidas. Reporte Semestral 1 de enero al 30 junio, 2021”, de la Comisión Nacional de Búsqueda, señala que  en marzo y junio de 2021 se  han llevado a cabo tres exhumaciones con enfoque masivo en los panteones municipales número 1 y 2 de Torreón, así como en el Panteón Francisco I. Madero en Matamoros. En dichas exhumaciones se exhumaron 264, 148 y 13 cuerpos respectivamente.

Y en su reporte titulado “Crisis forense y propuesta de política pública forense desde el Gobierno Federal 17 de marzo de 2022″, se señala dentro de las acciones del “Centro Regional de Identificación Humana de Coahuila (un organismo donde colaboran las autoridades federales y estatales, y que está destinado a la identificación de personas con enfoque masivo o a gran escala), también se han realizado estos trabajos.

Emprenden indagatorias

Mediante una solicitud de transparencia, el IJCF confirmó que investiga estas 262 inhumaciones en el panteón de Coyula por presuntas irregularidades cometidas durante el mandato del exgobernador Aristóteles Sandoval.

“La Contraloría informa que dentro de ese Órgano, se lleva a cabo la integración del expediente de Responsabilidad Administrativa identificado con el número IJCF/CONTRALORIA/16/2020-PRA,  el cual se tuvo conocimiento el 10 de marzo del año 2020, y que derivado de las diferentes actos de investigación se han arrojado datos que a la fecha se encuentra en integración y tiene relación con las inhumaciones practicadas anteriormente”.

Y continúa su respuesta: “De la misma manera se cuenta con el expediente de Investigación Administrativa identificado como IJCF/OIC/075/2021-INV, el cual se radicó el 20 de diciembre del año 2021, mismo que se encuentra relacionado con el tema de inhumaciones. (…) Se siguen integrando las investigaciones  descritas en párrafos anteriores, con la intención de esclarecer a los presuntos responsables, y derivado de eso, se tendría el conocimientos de las faltas y violaciones normativas en las que se pudo haber incurrido, y que se encuentran sujetas de sanciones de carácter administrativo”. 

La Dirección del Servicio Médico Forense detalló con respecto a estos entierros que se efectuaron en el cementerio de Coyula, que “las inhumaciones referidas fueron realizadas entre el 12 de enero del año 2017 al 28 de mayo del año 2018”, según el folio 140270322000016, respondido el 31 de enero de 2022.

Ante el cuestionamiento de si estos cuerpos presentan condiciones que hagan posible su identificación, el departamento de Antropología Forense del Instituto dice que “en relación a la identificación de las personas inhumadas, será posible siempre y cuando el estado de conservación, los insumos tecnológicos, así como el cotejo e intercambio de información AM/PM y del trabajo conjunto de todos las Instituciones involucradas en estos procesos lo permitan”.

También puedes leer: Exhumaciones e Identificación, la gran deuda forense