Inés Gómez Mont, conductora y presentadora de televisión, presentó un amparo en contra de la orden de aprehensión que hay en su contra por presuntos delitos de delincuencia organizada y operación con recursos de procedencia ilícita, en los que también está involucrado su marido, Víctor Manuel Álvarez Puga, ex funcionarios públicos y empresas.

Esto lo dio a conocer el pasado lunes la Fiscalía General de la República (FGR), quien informó que además se había obtenido una ficha roja de la Interpol para que se le buscara a nivel mundial.

“En los casos de quienes huyeron del país se ha obtenido la ficha roja correspondiente y se está en espera de la respuesta de colaboración de nivel internacional”, detalló la Fiscalía en un comunicado.

Conoce más: FGR obtiene órdenes de aprehensión contra Inés Gómez Mont y Víctor Manuel Álvarez Puga

De esta forma, la conductora busca, con el amparo, que la orden de aprehensión no tenga ningún efecto y que también se dé marcha atrás a la ficha roja de la Interpol; no obstante, aún deberá esperar para conocer la respuesta del juez.

Lo anterior se debe a que esta demanda fue interpuesta el 24 de enero, por lo que el juzgado Décimo Tercero de Distrito de Amparo en Materia Penal, el cual preside Guillermo Francisco Urbina Tanús, debe evaluar la situación; sin embargo, aún no se admite el trámite.

¿Por qué se busca a Inés Goméz Mont?

En noviembre de 2019 la FGR a través de la Fiscalía Especializada en Materia de Delincuencia Organizada (FEMDO) inició una carpeta de investigación en contra de Víctor Manuel, Inés, Edgardo Mauricio “V”, Rosario “A”, Margarita “C”, Ricardo “P”, Mauricio “R” y siete empresas.

Todos ellos se habrían organizado para simular operaciones y dotar de recursos su organización, ya que presuntamente celebraban contratos con el Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social (OADPRS), utilizando comprobantes fiscales digitales por internet.

Con esto, encubrían operaciones falsas y actos de comercio y prestación de servicios que no se realizaban con la finalidad de hacer lavado de dinero, pues disfrazaban los delitos con ganancias inexistentes.

De esta forma, la FGR reveló que Víctor Manuel Álvarez Puga e Inés Gómez Mont Arena encabezaban una red de delincuencia organizada para lavar dinero, ya que ellos operaban con supuestos representantes de personas morales.