El efecto que las campañas institucionales del INE, donde invita a la ciudadanía a votar, pueden tener en la población, solo se puede conocer preguntando a los votantes que acudan a las urnas si lo hicieron por los spots, dice el doctor Víctor Alarcón, profesor-investigador del Departamento de Sociología de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

“El Instituto Nacional Electoral está cumpliendo con sus obligaciones constitucionales, que precisamente es la promoción del voto. No es una cuestión de ocurrencias, es una obligación que tiene”, dice.

En todo caso, lo que se debería cuestionar es la efectividad de los spots como mecanismos de difusión. Alarcón recalca que no sólo el INE, sino también el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, así como sus similares estatales, deben cumplir con las mismas obligaciones y hacer uso de los tiempos oficiales que les garantiza el Estado con concesionarios de radio y televisión.


Esto no es nada extraordinario, es una obligación. Primero, en todo caso, lo que habría que pensar es si los anuncios y los demás mecanismos que están utilizando son los adecuados

Víctor Alarcón

Profesor-investigador del Departamento de Sociología de la UAM

“¿Qué tanto impacto, resultados tienen? Al margen de ello, mientras el INE no cambie su misión o sus objetivos, tendrá que volverlo a realizar en 2024 y en todos y cada uno de los procesos electorales”, dice.

La doctora Ivonne Acuña, académica del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana (UIA), considera que la campaña institucional del árbitro electoral sí tendrá una repercusión positiva en la población. Siendo que está ligada con el uso de la credencial del INE como principal identificación oficial del país.

“Yo pensaría que sí tiene un impacto. La importancia de la credencial primero como identificación, pero después como cuestión que posibilita el ejercicio de un valor ciudadano, por lo que motivará a un grupo importante de la población que puede participar en este ejercicio”, plantea la doctora en sociología por el Colegio de México.

Si bien el INE invierte una gran cantidad de recursos para prevenir el abstencionismo, como ha sucedido en las últimas tres elecciones de medio mandato, el principal acto a favor de esto no sería la campaña institucional, sino la homologación de los calendarios electorales.

“Por el tamaño y el número de cargos que se van a competir, más de 20 mil, deberíamos esperar una mayor participación ciudadana. Simplemente porque también se compite por 15 gubernaturas, lo cual seguramente va a sacar a mucha gente a votar, la Cámara de Diputados a nivel federal y muchos puestos locales. Yo esperaría que hubiera una mayor participación”, explica la doctora Acuña.

Choque directo entre INE y Morena

En medio de las campañas, el INE y el partido oficial Morena se han enfrascado en una confrontación a raíz de polémicas como la cancelación de la candidatura de Félix Salgado Macedonio y Raúl Morón, en Guerrero y Michoacán.

El presidente López Obrador ya respaldó a su fuerza política e incluso manifestó su intención de reformar al instituto electoral una vez iniciada la LXV Legislatura por los grandes gastos que requiere.

Max Kaiser, profesor del ITAM, considera que ha sido “una de las peores equivocaciones del Presidente y de Morena” dirigir sus ataques a la autoridad electoral.

“Es gravísimo que el presidente diga que no confía en el INE, especialmente al día siguiente que Mario Delgado, dirigente nacional de su partido, se paró en un templete en frente del instituto con un ataúd que decía ‘Lorenzo Córdova, tus días están contados’, como una amenaza del narco”.

Asegura que en redes sociales hay una defensa del INE por parte de la gente que sí entiende lo importante que es el instituto y lo necesario que es.

“Es una de las peores equivocaciones del Presidente y de Morena el dirigir su ataque al Instituto Nacional Electoral”, asegura el especialista.

El doctor Víctor Alarcón considera que la confrontación entre el partido en el gobierno y el INE podría generar un efecto contraproducente en la población y desalentar la participación ciudadana.

“Estos mensajes son poco alentadores, e incluso pueden ser elementos inhibitorios para el electorado común”, dice.

Además, analiza otros mensajes emitidos desde las mañaneras presidenciales, como el amago de vetar cualquier presupuesto federal en caso de que Morena y sus aliados pierdan la mayoría en la Cámara de Diputados, y señala que López Obrador mantiene la estrategia de comunicación social basada en una “hipótesis del miedo” que hasta el momento le ha arrojado resultados positivos, siendo que mantiene altos niveles de popularidad.

Por su parte, la doctora Ivonne Acuña, ve que esta confrontación podría afectar a un sector del electorado, más no al que simpatiza con López Obrador y Morena, el cual constituye el mayor voto duro del país en estos momentos.

El choque con el árbitro electoral responde a una narrativa impulsada desde Palacio Nacional respecto a que es el organismo autónomo el que busca impedir el avance de la llamada Cuarta Transformación.


Probablemente podría desanimar a los (votantes) independientes, que incluso no tienen una decisión clara sobre por quién votar. Pero en el caso de los simpatizantes de Morena y del presidente López Obrador, está la construcción de un discurso en torno a que es el INE el que está en contra de Morena y pretende obstaculizarlo para ganar las mayoría

Ivonne Acuña

Académica del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana

También puedes leer: INE gasta millonada contra la abstención electoral