Francisco Hernández Elvira fue reportado como desaparecido en Nopaltepec, Veracruz; el pasado 20 de noviembre había sido la última vez que lo vieron. Ayer, el periodista fue encontrado con vida, aunque estaba golpeado y atado de manos.

Sin embargo, desde 2003 al menos 29 periodistas en México no han corrido con la misma suerte. “Están desaparecidos y esos no se cuentan en ninguna lista internacional, en ninguna conferencia se habla de ellos”, señala Marcela Turati, cofundadora de Quinto Elemento Lab. “No podemos decir que están muertos”.

Además, señala que la impunidad del Estado mexicano es la principal constante para que siga la violencia contra los periodistas en el país.

Por su parte, Griselda Triana, periodista, activista y quien fuera la esposa del periodista asesinado Javier Valdez Cárdenas, asegura que las familias necesitan organizarse y salir a protestar.

“En diciembre daremos a conocer la creación de una red de acompañamiento porque las familias de periodistas desaparecidos necesitan salir, protestar y manifestarnos”.

“Será a nivel nacional, será una red de acompañamiento, de apoyo, porque las familias primero tienen que sanar esa parte y es urgente tener un acompañamiento psicológico que permita mantener una salud mental”.

Señala que tras la desaparición o asesinato de un periodista las familias quedan en la indefensión.

“Nadie las atiende, no hay un acompañamiento”, incluso hay casos en los que las familias llevan años sin digerir el tema.

Ayer, la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas (CEAPP) informó que Hernández Elvira ya se encuentra con sus familiares.

Señaló que se mantiene la investigación ministerial sobre el caso y se ofrecerán todas las medidas de protección para garantizar la integridad de la víctima.

Francisco Hernández había sido privado de la libertad por presuntos delincuentes, quienes ingresaron a su departamento y asesinaron a su mascota.

Sin embargo, el pasado martes, en Xalapa, Veracruz, el locutor Pedro Pablo Kumul fue asesinado a balazos mientras conducía su taxi, el cual era su segunda fuente de ingresos.

“La impunidad es el principal enemigo a vencer para acabar con la violencia hacia los periodistas, si un Gobierno castiga ejemplarmente estos actos y hace notar que no tolerará este tipo de agresiones estará mandando un mensaje a los delincuentes”, coincidieron Griselda Triana e Itzia Miravete, de Artículo 19, sin embargo, “en el 90 por ciento de los casos son las mismas autoridades quienes están involucradas en las agresiones contras los periodistas”.

“En los estados y municipios es donde están los principales perpetradores de violencia y (con la impunidad de las autoridades) se envía un mensaje de que no importa lo que le hagan a los periodistas porque se lo merecían”
Itzia MiraveteArtículo 19

Marcela Turati afirmó que es necesario crear redes de trabajo para protegerse entre los mismos periodistas. “Tenemos que ir en conjunto para evitar que nos rastreen y de alguna manera protegernos. La verdad es que los comunicadores de los poblados más pequeños son los que están más expuestos”, a diferencia de quienes se encuentran en lugares como la Ciudad de México.

Al respecto, Alejandro Meléndez, de Periodistas Unidos, dijo que la misma violencia ha censurado a la prensa en México. “En ocasiones es necesario dar un paso atrás y dejar de buscar ser esos súper héroes (para salvaguardar la integridad)”.

Te puede interesar: Contra el silencio, aumentan asesinatos de periodistas