¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

ECOLOGíA

Ignoran al árbol urbano

Esteban Contreras

El arbolado urbano en su conjunto representa un bien para los tapatíos debido a los beneficios de tipo ambiental, social y cultural.

Por ello es importante que su manejo, cuidado y conservación se regule con una Ley de Arbolado Urbano como la publicada en marzo de 2012 en Nuevo León; dicha entidad es la primera en impulsar una legislación al respecto.

Y es que aunque en Jalisco existen dos normas expedidas por la Secretaría de Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable (Semades) desde 2003 y 2005, los ayuntamientos no han sincronizado estas con sus reglamentos.


Abr 15, 2013
Lectura 7 min

"El 25 por ciento del personal del municipio de Guadalajara que trabaja directamente con árboles, tiene ese curso de capacitación en poda”

- Ricardo Jara

Director general Bosque Los Colomos

El Plan de Manejo de Arbolado Urbano de la Secretaría del Medio Ambiente y Ecología de Guadalajara, debería operar inmediatamente

El arbolado urbano en su conjunto representa un bien para los tapatíos debido a los beneficios de tipo ambiental, social y cultural.

Por ello es importante que su manejo, cuidado y conservación se regule con una Ley de Arbolado Urbano como la publicada en marzo de 2012 en Nuevo León; dicha entidad es la primera en impulsar una legislación al respecto.

Y es que aunque en Jalisco existen dos normas expedidas por la Secretaría de Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable (Semades) desde 2003 y 2005, los ayuntamientos no han sincronizado estas con sus reglamentos.

Con la aplicación de una Ley de Arbolado Urbano en Guadalajara y otras ciudades del estado como Puerto Vallarta, Ciudad Guzmán y Tepatitlán, se tendría un mejor control de los podadores clandestinos y de la profesionalización de los empleados de las áreas de Parques y Jardines.

De esta manera la vigilancia de podas clandestinas e irregulares como la ocurrida con 139 árboles de la avenida Lázaro Cárdenas en agosto pasado iría más allá de la mera exposición pública de los responsables, que en el caso mencionado fueron empresas publicitarias. 

Hoy es difícil que se apliquen las normas NAE-SEMADES-001/2003 y NAE-SEMADES-005/2005 si municipios como el de Guadalajara tienen Reglamentos de Parques, Jardines y Recursos Forestales que datan del año 2000.

Es decir, según Ricardo Agapito Jara Arce no se han sincronizado los reglamentos municipales con las normas de Semades.

Para el Director General del Bosque Los Colomos la cultura del cuidado del árbol o arboricultura se debe tomar con seriedad como una política pública a la par de otras como la movilidad:

“La tendencia que deben de tomar las ciudades, y más Jalisco, creo que hacia allá tienen que ir, en trazar una política pública acerca del manejo integral del arbolado urbano, porque no está desvinculado de la sustentabilidad de las ciudades”, dice el también representante de la Asociación Mexicana de Arboricultura.

Además, Jara Arce retoma el ejemplo de ciudades como el Distrito Federal y otras en el plano internacional, como Bogotá, Colombia. 

“Lo ideal es que Guadalajara, Ciudad de México, Monterrey y todas las ciudades logren tener su etiqueta como una ciudad verde, que no nada más integren el tema de la movilidad, de la calidad del aire, del manejo de los recursos naturales, sino también el manejo del arbolado urbano y de las áreas verdes como una estrategia prioritaria.

“La Ciudad de México nos lleva unos seis u ocho años de ventaja con respecto a Guadalajara. Allá nadie puede trabajar un árbol si no tiene una licencia, necesitan estar acreditados por un externo y por las autoridades. Eso ha permitido que se mejore el manejo del arbolado en la ciudad.

“Comparando con ciudades de otras partes del mundo, Bogotá está muy avanzada en manejo de arbolado urbano y de arboricultura. Tienen su inventario de toda la ciudad, su portal de arbolado, normas, e integración de la ciudadanía en comités de silvicultura urbana”, dice Jara Arce.

A esto se suma la necesidad de que el Plan de Manejo de Arbolado Urbano planteado por la Secretaría del Medio Ambiente y Ecología del municipio de Guadalajara opere inmediatamente.

Pero hasta el día de hoy la información sobre este plan es muy poca, solo se sabe que la inversión aproximada será de 68 millones de pesos y que dentro de este se trabajan tres ejes: un inventario y censo del arbolado urbano, el proyecto de Vivero Metropolitano y el plan de manejo del muérdago.

En el Vivero Metropolitano se tendrá un banco de semilla y producción de árboles, pero para su operación es necesario un presupuesto de 41.1 millones de pesos.

Profesionalización

Gran parte de la responsabilidad para el cuidado adecuado del arbolado en Guadalajara es de quienes dan mantenimiento a los árboles.

Es necesario que tanto los trabajadores del sector público como el privado tengan un nivel de conocimiento y profesionalización.

La Sociedad Internacional de Arboricultura (ISA por sus siglas en inglés) tiene un programa de certificación en varios niveles tanto para “arboristas” generales, como para trabajadores de los árboles.

En el caso de la Asociación Mexicana de Arboricultura (AMA), solamente existen dos tipos de acreditación: en poda de árboles y en su diagnóstico. 

Gran parte del personal que trabaja actualmente en las dependencias de Parques y Jardines no cuenta con estas credenciales, por lo que el cuidado de los árboles en la ciudad no está estandarizado.

“Ahorita solamente el 25 por ciento del personal del municipio de Guadalajara que trabaja directamente con árboles tiene ese curso de capacitación en poda”, dice Jara Arce, quien está acreditado por la Sociedad Internacional de Arboricultura (ISA por sus siglas en inglés).

“En el mes de mayo tenemos acercamiento para que al menos otros 20 elementos de la Dirección de Parques y Jardines de varios niveles tomen ese curso de acreditación en poda de árboles”

En todo el país existen 250 podadores acreditados por la AMA, y de estos en Jalisco son cerca del 30 del sector público y 25 del privado.

“Afortunadamente en la Zona Metropolitana, Guadalajara es el primer municipio que ha tenido algunos elementos ya acreditados. En 2009 el municipio hizo una inversión para que la AMA le diera un curso de acreditación a los trabajadores de Parques y Jardines; Tlaquepaque ha mandado unos tres elementos” 

El especialista en árboles de la empresa privada Árboles y Jardines FOS, Adrián Ruiz Valdez, menciona que son pocas las empresas que desempeñan el trabajo de arborista con la herramienta y las personas adecuadas.

“Lo raro es que a veces los dueños de las empresas se acreditan ellos, pero no acreditan a sus trabajadores, entonces de nada sirve que yo sepa si yo no soy el que trepa los arboles. Es una inversión buena porque vas mejorando tu calidad de trabajo y vas minimizando riesgos en accidentes porque tu personal está capacitado para trabajar”.

Menciona que para acreditarse es necesario estudiar una guía que la ISA formuló para hacer el trabajo de forma correcta en los temas de poda, biología del árbol, nudos y reconocimiento del equipo de protección personal.

Normas existentes

En años anteriores la Semades trabajó y expidió dos normas importantes la NAE001/2003 que establece los “criterios y especificaciones técnicas bajo las cuales se deberá realizar la poda, el trasplante y el derribo del arbolado en zonas urbanas del Estado de Jalisco”

Y la NAE005/2005 que implanta los “criterios técnico-ambientales para la selección, planeación, forestación y reforestación  de especies arbóreas en zonas urbanas del Estado de Jalisco”.

En la primera se especifican ocho tipos de poda justificados para los árboles urbanos: las sanitarias, las de equilibrio, las de aclareo, las que son para el control del crecimiento, las de despunte, de rejuvenecimiento, de formación estética y  de fructificación.  

La norma expedida en 2005 contempla que: 

“Para la selección, la plantación de arbolado y revegetación en las zonas urbanas del estado de Jalisco, se deberá contar con la opinión técnica de un especialista en materia forestal o dasonomía urbana, para lograr la correcta sustitución de especies arbóreas y arbustivas, su apropiado establecimiento  y  el correcto aporte de los servicios ambientales que ofrece cada uno de las especies y sujetos forestales establecidos en zonas urbanas.

“Se deberá realizar por parte de las áreas de la administración pública encargadas del equipamiento y mantenimiento de parques y jardines, los censos anuales del arbolado y áreas verdes existentes en las zonas urbanas, que permitan identificar en tiempo y forma los posibles padecimientos físicos y fisiológicos del arbolado”.


Notas relacionadas

Jun 22, 2019
Lectura 2 min

Jun 7, 2019
Lectura 2 min

May 2, 2019
Lectura 8 min

ECOLOGíA

¿Un mundo sin plásticos?

Fernanda Muñoz


May 2, 2019 Lectura 8 min

Comentarios