George Bush promocionó la abstinencia, pero los jóvenes tuvieron sexo de riesgo


La sexóloga Paulina Millán dice que en la educación sexual de los jóvenes debe participar la familia y debería instruir más desde la afectividad y la parte emocional, y más sobre el placer


“Cuando se educa solamente en la posibilidad de la castidad, lo que hacemos es decirle a los adolescentes que no tengan relaciones sexuales y lo que se logra es que se tengan y se va a tener una relación sexual no protegida”

Paulina Millán

Directora de Investigación del Instituto Mexicano de Sexología (Imesex)


En un folleto autorizado por la Arquidiócesis Primada de México, la Iglesia critica que ante las enfermedades de transmisión sexual los gobiernos pretenden solucionar el problema repartiendo condones

La culpa de la promiscuidad son los preservativos que se reparten por todos lados, así como la televisión en donde las parejas de personas que ni siquiera están casadas tienen sexo a diestra y siniestra, así es como la Iglesia pretende que se eduque a las nuevas generaciones, de acuerdo con los cuadernillos que venden en las iglesias.

Todas estas condiciones han llevado a un época de depravación sexual en donde con el lema “haz el amor con responsabilidad” las políticas públicas han incentivado el libertinaje sexual que ha provocado que más de la mitad de los niños hoy en día sean nacidos fuera del matrimonio. La sexualidad correcta es solo la de hombre con mujer, mujer con hombre, dicen los postulados de esta publicación.

En las principales iglesias del país se distribuye el folleto “¡Alerta, papás! Educación sexual ahora más que nunca”, escrito por el sacerdote Pedro Herrasti en las que se habla de cómo los católicos deben hablar de sexualidad con sus hijos.

“Este problema es una cuestión de moral: la conducta sexual. Aquí se libra una de las más violentas batallas del mundo moderno y si los padres no enseñan a sus hijos el plan de Dios sobre la especie humana y no los educan sexualmente, pronto caerán víctimas de aquellos que lucran promoviendo lo que parece ser el plan del demonio”, indica el folleto que se vende por 7 pesos en la Basílica de Guadalupe y otros centros de oración del país y es publicado por editorial EVM.

El folleto autorizado por la Arquidiócesis Primada de México lo distribuye Ediciones EVC y Reporte Indigo lo adquirió en la Basílica de Guadalupe.

El cuadernillo critica que ante problemáticas como las enfermedades de transmisión sexual los gobiernos pretenden solucionar el problema repartiendo condones.

“Las autoridades civiles, ciegamente, no atacan el problema en sus mismas raíces. La Iglesia, contra viento y marea, insiste en que el problema es de índole moral. Todos los actos humanos caen dentro de la moral. Si en los animales la actividad sexual es instintiva y por ser irracionales no puede calificarse de moral o inmoral, en el ser humano la situación es distinta. Se puede ejercer la sexualidad para bien o para mal. Y ejercerla incorrectamente, es inmoral, o sea, es pecado, palabra proscrita en la sociedad materialista de nuestro tiempo”.

¿Qué dice la sexología?

En las cajetillas de cigarros hay imágenes de ratas muertas, gente que tiene cáncer en la garganta y personas hospitalizadas que portan mascarillas de oxígeno… los fumadores asocian estas ideas con el placer de fumar.

Algo parecido sucede con estos folletos alarmistas de la Iglesia católica en donde no hay puntos medios, todo está mal o bien.

“Es una lectura un poco alarmista, dice que todo está perdido. En el mundo todo está mal. Desde esta posición alarmista las cosas no funcionan bien. Las imágenes de esas cajetillas de cigarros son disparadores, los asocian las personas con el placer de fumar. Ya terminó de ser esta advertencia que se buscaba que pudiera evitar que las personas fumaran, las campañas basadas en el miedo nunca funcionan”, afirma Paulina Millán, directora de Investigación del Instituto Mexicano de Sexología (Imesex).

“Me parece que es más que la opinión de alguien que decidió escribirlo. Tal vez no ha leído nada en los últimos 40 años. Esa es la otra explicación”, afirma la sexóloga.

La experta lanza una crítica sobre la idea que promueve la Iglesia de la abstinencia sexual.

“La Iglesia siempre ha estado en contra de los anticonceptivos y yo con eso no me meto porque tienen sus fundamentos. Lo que sí quisiera decir es que la parte de la castidad, como método infalible para prevenir todas estas cosas de las que hablan es exactamente, y ya muy probado, lo opuesto.

“Cuando se educa solamente en la posibilidad de la castidad, lo que hacemos es decirle a los adolescentes que no tengan relaciones sexuales y lo que se logra es que se tengan y se va a tener una relación sexual no protegida”, afirma.

George Bush dedicó una suma a la promoción de la abstinencia y un estudio posterior indicó que los jóvenes tuvieron conductas sexuales de riesgo.

“La razón de los embarazos son, sí, las relaciones sexuales, pero la solución no es prohibir las relaciones sexuales. Eso no ha funcionado nunca. La idea de vender esto como la solución a los problemas es un tanto inocente, pero sí, siempre al final, eso es coherente con lo que ha promovido la Iglesia católica, pero al menos en la investigación científica que hay al respecto, la situación ha probado ser absolutamente contraria”, revela.

Hay un punto en el que sí está de acuerdo con la publicación católica: la labor de la enseñanza sobre sexualidad no debe ser solo de la Iglesia y la televisión.

“La educación de la sexualidad no termina ni es únicamente la que da la escuela, que se da de manera fisiológica. Nosotros criticamos mucho que se dé solo desde los órganos sexuales y cómo vienen los niños al mundo, creemos que se debería de educar más desde la parte de la afectividad, desde la parte emocional y más sobre el placer.

“Tampoco ayuda la televisión, la televisión y la escuela no pueden educar a los jóvenes en el mundo, tiene que participar la familia”, sentencia.

La Iglesia vs. la sexóloga

Libertinaje Sexual

Iglesia

“El libertinaje sexual facilitado por los anticonceptivos y los preservativos han dado por resultado que el 51% de los niños que nacen en México, sean hijos fuera del matrimonio, a esto se debe la explosión demográfica y no a la familia bien constituida.

Apareció la llamada ‘revolución sexual’ que en un afán de superar los ‘tabúes’ acerca de este tema, llegó al extremo que estamos viviendo. Si en el pasado no se hablaba de la sexualidad y los muchachos aprendían las cosas sexuales a hurtadillas y muchas veces deformadas, ahora tienen acceso a toda clase de información”.

La sexóloga

“Los preservativos evitan las infecciones de transmisión sexual y los embarazos no deseados. Mucho de lo que se ha hecho es hablar de preservativos y decir que no protegen de los embarazos porque los espermatozoides pasan a través de los condones, eso está basado en un estudio que se hizo hace años con guantes de látex, no con condones de látex. Los guantes tienen otro control de calidad, se usan para otras cosas”.

Hombre con mujer

Iglesia

La visión cristiana de la sexualidad difiere enormemente del concepto que tiene el mundo. Nos sabemos hechura de Dios, “a su imagen y semejanza”. Somos espíritus encarnados y Dios nos creó hombres y mujeres iguales en dignidad. Somos seres sexuados, diferentes, complementarios y destinados al amor.

La sexóloga

“Este es un postulado de la Iglesia católica. En sexología no tenemos un postulado correcto, porque para nosotros nada es correcto y todo es correcto. La persona que elige de manera responsable, coherente, sin forzar a nadie ni lastimar a terceros elige bien, siempre. Me parece que se quedan cortos, porque hablar solo de hombre y mujer… Hombres y mujeres pueden hacer muchas cosas también. Algo que no se toca en este tipo de folletos porque tendría el efecto contrario es que la Iglesia católica tampoco permita el contacto oral o anal. La práctica del sexo oral es muy elevada en nuestros país”.