Luego de que el Comité del 68 Pro Libertades Democráticas pidió regresar al Ejército a sus cuarteles, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) reiteró su postura de que las Fuerzas Armadas son necesarias para la seguridad pública pues, de lo contrario, la delincuencia organizada haría fiesta ante su ausencia.

“Nada más numéricamente, cuantitativamente, son 300 mil elementos. A ver, 300 mil a sus cuarteles ya, pues hacen fiesta los de la delincuencia, y no sólo los de la delincuencia organizada, sino de la delincuencia de cuello blanco, porque vuelve lo mismo”, dijo en su conferencia matutina previo a la discusión de la reforma para ampliar su presencia en las calles.

El primer mandatario insistió en que, de no aprobarse la iniciativa que se discute hoy en el Senado de la República para ampliar la presencia de las Fuerzas Armadas hasta 2028, esperará a que inicie el próximo periodo de sesiones para presentar una nueva propuesta y, entre tanto, realizar la consulta o “ejercicio participativo” para conocer la opinión de la población al respecto.

Lo anterior al rechazar la demanda que el Comité del 68 emitió el pasado domingo en la marcha por el 2 de octubre, cuando pidió sacar a los militares de las calles y no ponerlos a cargo de tareas de seguridad pública. Reclamo que también han hecho otros colectivos como los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa o las madres buscadoras.

Lee también: AMLO niega uso de Pegasus para espionaje durante su sexenio: Ejército tiene labores de inteligencia

“Ahora el Presidente, que es al mismo tiempo el comandante supremo de las Fuerzas Armadas, ha dicho y sostiene que no se va a usar al Ejército para reprimir al pueblo y no ha habido tortura, como antes, ni masacres, ni desaparecidos. El Estado no viola derechos humanos, pero eso les cuesta aceptarlo”, respondió López Obrador.

Incluso planteó que “no es así tan maniqueo, de buenos y malos, no es que el Ejército es sinónimo de represión, no, eso depende de quién gobierna, quién es el comandante supremo”. Pues consideró que los errores cometidos por el Ejército, particularmente la masacre de 1968, se originaron de órdenes de civiles como el entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz.