El Gobierno de la Ciudad de México dispondrá de 12 mil funcionarios públicos para que formen los ‘cercos de paz’, que tendrán la intención de evitar actos vandálicos y violentos durante la marcha de hoy en conmemoración del 51 aniversario de la masacre estudiantil del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco.

“Como lo anuncié ayer, un cerco que llamamos ‘un cerco de paz’, un cinturón de paz de funcionarios públicos, ciudadanos que nos van a ayudar a resguardar toda la movilización, evidentemente van a estar alejados de la manifestación, no ahí directamente, pero va a haber presencia policial por cualquier asunto que se pueda presentar, principalmente van a ser mujeres policías, pero lo primero va a ser este cerco civil de paz”, señaló la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, en conferencia de prensa.

La mandataria capitalina añadió que no habrá permisividad, pero en todo momento se respetará la ley y los derechos humanos.

Respecto, a si habrá detenidos en la marcha de este día, indicó que las dependencias esperarán el desarrollo del evento.

“Vamos a ver como se plantea el día de mañana, siempre es importante tener una actitud responsable pero al mismo tiempo la Procuraduría tiene su papel, así como la Policía con el uso responsable de la fuerza”, explicó.

Añadió que los cercos de funcionarios públicos estarán formados por aquellos servidores que quieran participar en ello, no será obligatorio.

Mayor colaboración entre CDHDF y Gobierno

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Nashieli Ramírez Hernández, afirmó que habrá mayor colaboración entre las autoridades de la Ciudad de México y el órgano que encabeza para evitar actos violentos durante la marcha.

Ramírez Hernández indicó que se dispondrá de dos ombdusmóviles, uno en la retaguardia de la marcha y el otro al frente así como de 25 trabajadores de la comisión quienes participarán en la detección de riesgos y mediación de conflictos durante el evento.

No obstante, señaló que estas acciones serán respaldadas por la cámaras del C5 de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México.

“Nosotros coincidimos con la postura del Gobierno de la Ciudad en torno a que no podemos en una marcha que es para conmemorar la represión, de que nunca más se repita, el tener de bote pronto posiciones que se acerquen a eso; y por lo tanto consideramos que este es un proceso además de aprendizaje”, indicó Ramírez.

Afirmó que con esta colaboración, se podrá vigilar que, en caso de que lo requiera la situación, se use la fuerza proporcionalmente ante ciertas situaciones y nunca se haga abuso de ella.

Esto, ante los recientes actos vandálicos en marchas como las que tuvieron lugar el 26 de septiembre en la conmemoración de los cinco años de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa,

Y la del 28 de septiembre, realizada por colectivos feministas para pedir aborto legal y seguro en todo el país, en la cual intentaron quemar la puerta del Cámara Nacional de Comercio en la Ciudad de México.

También puedes leer: UNAM anuncia paro total por marcha del 2 de octubre