¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
imagen principal

POLíTICA

Éxitos, descalabros, pleitos y capítulos oscuros; así ha sido la carrera de AMLO hasta la presidencia

Indigo Staff

López Obrador ha hecho hasta lo imposible y se ha enfrentado con todo mundo para conseguir su más grande aspiración; asumir las riendas del país


Nov 30, 2018
Lectura 7 min
portada post

Si hay un político que realmente ha hecho carrera política hasta llegar a la Presidencia de la República ese es, sin duda, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien tras más de 40 años de trayectoria, finalmente será el presidente de México.

Aquí una breve cronología de la travesía del tabasqueño.

Inicio de la carrera política

El primer contacto formal de López Obrador con la política mexicana fue en 1976 cuando apoyó la candidatura del poeta tabasqueño Carlos Pellicer al Senado de la República por el PRI. Pasó siguiente, dirigió el Instituto Indigenistas estatal, desde donde defendió las causas de los indígenas chontales.

Cárdenas y el 88

Una vez que Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo dejaron al PRI para formar el Frente Democrático Nacional, López Obrador, quien ya había tenido diferencias al interior del partido, optó por seguir el mismo camino y fue nominado candidato del movimiento para la gubernatura de Tabasco; el político perdió contra el priista Salvador Neme Castillo y acusó fraude electoral.

Nacimiento del PRD

Pero la carrera de AMLO estaba por despegar, pues en 1989 fue nombrado presidente estatal del naciente Partido de la Revolución Democrática (PRD). El tabasqueño inició en 1991 el Éxodo por la Democracia para denunciar un presunto fraude electoral en las elecciones municipales; la caravana salió de Villahermosa en noviembre y llegó al Zócalo de la Ciudad de México a inicios de 1992.

Otra elección perdida en Tabasco

AMLO fue postulado nuevamente en 1994 para la gubernatura tabasqueña, pero fue derrotado por Roberto Madrazo. El político acusó fraude electoral y los perredistas instalaron un plantón permanente en la Plaza de Armas de Villahermosa para evitar la toma de protesta del priista; Madrazo asumió el gobierno, pero no pudo entrar al inmueble hasta enero de 1995.

Exitosa presidencia de AMLO en el PRD

López Obrador fue nombrado presidente nacional del PRD en 1996; periodo de grandes avances para el partido. El Sol Azteca consiguió más fuerza en el Congreso de la Unión y Cárdenas fue electo jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal; también se consiguieron las gubernaturas de Tlaxcala, Zacatecas y Baja California Sur.

DF, la catapulta final

AMLO ya era uno de los activos políticos más importantes del perredismo, pero su triunfo en las elecciones a jefe de Gobierno del Distrito Federal lo catapultó a la cima de la popularidad en gran parte del país. Aquel periodo es recordado por obras y programas sociales como el segundo piso del Periférico y la pensión para adultos mayores.

Desafuero y el pleito con Fox

Con altos niveles de popularidad, AMLO era el candidato natural para las elecciones presidenciales de 2006. Sin embargo, estuvo cerca de no participar por el escándalo del desafuero. López Obrador fue acusado de desacato por insistir en la expropiación del predio El Encinoende Santa Fe para facilitar el acceso al hospital ABC.

La Procuraduría General de la República (PGR) del presidente Vicente Fox atrajo el caso y pidió a la Cámara de Diputados desaforar a López Obrador para que enfrentara el proceso legal. AMLO se separó temporalmente del cargo de jefe de Gobierno para defenderse, lo que desató multitudinarias muestras de apoyo; finalmente y tras un intenso litigio, el procurador renunció al cargo y su suplente anunció que no seguiría el caso.

Un peligro para México

AMLO pidió licencia al gobierno capitalino y fue postulado candidato presidencial por el PRD. El tabasqueño partía como el gran favorito, sin embargo, el panista Felipe Calderón gradualmente lo alcanzó hasta vencerlo en las elecciones de 2006 en reñida votación que tuvo que ser dirimida por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Durante el proceso electoral de 2006, empresarios y organizaciones de la sociedad civil lanzaron la campaña ‘Un peligro para México’, la cual advertía que las medidas “populistas” de AMLO provocarían una gran crisis económica. Sin embargo, algunos exabruptos del tabasqueño también golpearon su popularidad.

Presidente legítimo de México

Tras perder la elección presidencial, AMLO acusó nuevamente fraude electoral, instaló un plantón permanente en Paseo de la Reforma, se negó a reconocer el triunfo de Calderón y exclamó la frase “al diablo con sus instituciones”, pues él estaba seguro que su derrota había sido producto de un plan orquestado desde el gobierno.

López Obrador convocó a sus seguidores a la plancha del Zócalo capitalino el 20 de noviembre de 2006 para su toma alternativa de protesta. Ahí se proclamó presidente legítimo de México y llamó espurio al gobierno entrante de Calderón. AMLO rindió protesta y se colocó una banda presidencial ante los miles de asistentes.

Sexenio de Calderón

Durante esta época, AMLO siguió con las descalificaciones a Calderón y sus políticas de gobierno, principalmente contra la llamada guerra contra el narco y la reforma petrolera. Sin embargo, durante estos seis años, el tabasqueño comenzó a tener problemas internos con el PRD, lo que puso en duda su participación en la elección presidencial de 2012.

2012, la última con el Sol Azteca

Tras vencer a Marcelo Ebrard en las elecciones internas, AMLO fue nombrado candidato presidencial del PRD para el proceso de 2012. El tabasqueño aún arrastraba el fantasma del “peligro para México”, el cual fue alimentado por el plantón de Reforma y la toma de protesta alterna, por lo que toda la contienda la miró desde el segundo lugar.

AMLO perdió la elección contra el priista Enrique Peña Nieto, a quien acusó de haber comprado votos por medio de despensas y tarjetas Monex. En esta ocasión, López Obrador, cambió los plantones como forma de protesta; se separó del PRD y formó el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Sexenio de Peña

AMLO fue un feroz crítico del sexenio de Peña Nieto, a quien atacó de manera severa durante los capítulos de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, la Casa Blanca y el gasolinazo de 2017; además que desacreditó las llamadas reformas estructurales.

El partido de López Obrador ganó importantes posiciones en las elecciones intermedias de 2015. Otro gran éxito del tabasqueño fue el saber explotar el poder de las “benditas redes sociales” para atacar al gobierno y posicionar su proyecto político.

2018: la tercera es la vencida

López Obrador se lanzó por tercera vez a la búsqueda de la Presidencia de la República, ya con Morena y en alianza con PT y PES. A diferencia de las elecciones pasada, AMLO observó toda la contienda desde el primer lugar de las encuestas; ventaja que se incrementaba mes con mes, pese a los intentos de José Antonio Meade y Ricardo Anaya.

AMLO supo cosechar a su favor la baja popularidad del presidente Peña Nieto, por lo que el 1 de julio ganó con holgura el proceso electoral al registrar el 53.1 por ciento de los votos. Por si fuera poco, Morena se llevó gran parte de las gubernaturas, así como la mayoría en la Cámara de Diputados y el Senado de la República.

Este sábado 1 de diciembre, finalmente, y tras un ajetreado proceso de transición, que devino en la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), AMLO subirá a la tribuna de San Lázaro para recibir la banda presidencial de manos de Muñoz Ledo y convertirse en el Presidente de la República.


Notas relacionadas

Dic 17, 2018
Lectura 3 min

Dic 16, 2018
Lectura 3 min

Comentarios