La Comisión Nacional de Justicia Partidaria del PRI recibió la solicitud de destitución de Alejandro “Alito” Moreno Cárdenas como presidente del Comité Ejecutivo Nacional por violaciones al código de ética del partido.

La petición promovida por Benjamín Russek de Garay, coordinador del Movimiento Nacional Democrático, argumenta que de acuerdo con el artículo 4 del código de ética, “todo militante priista debe asumir cabalmente las normas más acendradas de la moralidad pública y darle sentido irrenunciable de una cuestión de honor trabajando siempre en favor de todos los mexicanos y no sólo de nuestros compañeros de partido”.

En el documento de cinco fojas señala que en el artículo 5 del mismo código indica: “El priista en el ejercicio de esa moral debe ser leal, honesto, responsable y solidario sobre todas las cosas, a la República, a las Instituciones Nacionales, al partido y a la reivindicación que este postula en beneficio del pueblo y la nación”.

El documento en poder de este medio añade: De conformidad con lo narrado en los hechos que anteceden, Alejandro Moreno Cárdenas ha causado un daño irreparable al PRI en virtud de su conducta desplegada como Gobernador de Campeche. Esta comisión de Justicia Partidaria, tiene bajo su responsabilidad, la continuidad de la existencia del PRI, por lo que está obligada a intervenir de conformidad con el artículo 27 del Código de Ética, ya que “el actual presidente utiliza su cargo para beneficiarse en forma personal, utilizando su cargo para protegerse de los cargos por los cuales ha sido acusado por la Fiscalía del estado de Campeche”.

En la exposición Russek de Garay añade: “En el orden estrictamente partidista debe mostrar su voluntad permanente de contribuir a la unidad del partido, a su firme cohesión, a su capacidad orgánica para encabezar las demandas populares, a la aplicación de sus normas internas y a que siempre sea, ante los ojos de la sociedad una institución prestigiada y confiable. Dejando de lado todo propósito de beneficio que cause ruptura o desprestigio al partido”.

Lee también: Insiste “Alito” en militarización hasta 2028 y minimiza fractura de Va por México

Argumenta: “el presidente del partido debe conducirse en este sentido, situación que Alejandro Moreno Cárdenas, con su solicitud de desafuero por el delito de enriquecimiento ilícito presentada ante la Cámara de Diputados por la Fiscalía del estado de Campeche, está causando un desprestigio al partido, su conducta se ha alejado de los principios tutelaros por el Código de Ética del PRI”.

Incluso explica que Alejandro Moreno, en su carácter de presidente del PRI, sin consultar al Consejo Político Nacional, avaló la votación a la reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la cual transfirió la Guardia Nacional a la Secretaría de la defensa nacional, violando la constitución política de los Estados Unidos Mexicanos.

Además de que indica que Moreno Cárdenas ha causado una división interna, ya que los senadores priistas votaron en contra de la reforma a la Ley de Administración Pública Federal.