Evita que los datos de tu Credencial para Votar tengan un mal uso; INAI te dice cómo

El INAI recuerda que cuando servidores públicos y trabajadores te piden tu credencial para votar a fin de ingresar a edificios públicos o realizar trámites, están adquiriendo el compromiso de proteger tu información personal

Comparte esta nota

De cara al proceso electoral, ¿has analizado qué otros usos le das a tu credencial de elector además de votar? Con el documento, ciudadanos suelen identificarse al ejercer derechos, al realizar trámites admnistrativos, al adquirir un bien o servicio o al ingresar a edificios públicos y privados? El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) es consciente de la situación, y lanzó consejos a la población para que sus datos personales, contenidos en el plástico, no tengan un mal uso.

De acuerdo con estimaciones del INAI, en este momento, 88 millones 875 mil 266 ciudadanos cuentan con una credencial para votar con fotografía que utilizan para identificarse.

Recordemos cuáles de nuestros datos están presentes en el documento: nombre completo, sexo, fecha de nacimiento, domicilio, entidad federativa, municipio, localidad, firma, fotografía, huella dactilar, Clave Única de Registro de Población (CURP) y clave de elector.

¿Alguna vez has tenido miedo de que el cadenero del antro o la recepcionista de esa oficina a la que acabas de acudir utilicen tus datos para fines no deseados? El INAI recalca que todos los servidores públicos y responsables de tratar tu información personal “conozcan las obligaciones que derivan de la salvaguarda del derecho humano a la protección de datos personales, ya que su incumplimiento podría causar perjuicios a los ciudadanos y generar responsabilidades legales para quienes los utilizan y resguardan”.

El INAI invita a los servidores públicos y a los trabajadores de oficinas públicas o edificios privados a solicitar la credencial para votar sólo cuando sea necesario; la institución considera que en algunos casos, para entrar a un sitio “pudiera ser suficiente que el visitante se identifique con la credencial expedida por su centro de trabajo o institución educativa; mientras que para realizar un trámite como la expedición de una constancia laboral o de salud, se podría requerir la acreditación de la identidad a través de la presentación de la Credencial para Votar, cédula profesional o pasaporte”.

Si no es necesario, los encargados de dar acceso a las personas a ciertos inmuebles deberán abstenerse de conservar copias de la credencial de votar o contar con un soporte físico o electrónico del documento; en algunas situaciones “será suficiente sólo su presentación o registrar algunos de los datos personales contenidos en la misma”.

Si al final se decisión conservar la credencial para votar de un visitante, es importante señalar que “los responsables están obligados a resguardar los datos personales en bases de datos protegidas con medidas de seguridad admnistrativas, físicas o técnicas”.

Cuando los archivos o bases de datos que contengan los datos de la Credencial para Votar hayan cumplido con su propósito, “deben suprimirse de acuerdo con el procedimiento y medidas que establece la normatividad que regula la protección de los datos personales, para cumplir con las obligaciones legales y reducir los riesgos por un inadecuado tratamiento”.

Además en una infografía, el INAI indica que las empresas e instituciones públicas “deben poner a tu disposición un Aviso de Privacidad que informe el tratamiento que darán a tus datos personales”.

El INAI te invita a resguardar tu INE con otros documentos, en un lugar seguro para evitar que personas no autorizadas tengan acceso a tus datos.

Si pierdes tu Credencial para Votar, debes reportarlo de inmediato al INE, y si eres víctima de robo de identidad con el fin de cometer delitos relacionados con servicios financieros, será la Condusef la institución que deberá ser notificada.
Salir de la versión móvil