Pricila, una joven tapatía de 20 años recibió un mensaje a través de redes sociales en el que la invitaban a formar parte de un selecto grupo de escorts en la zona metropolitana de Guadalajara.

“Hola nena. Buen día, el motivo de mi mensaje es para invitarte a trabajar conmigo. Una agencia de modelos, edecanes y escorts, quizás te interese, somos varias amigas de perfil elegante como el tuyo, nos gustó bastante”, fue el mensaje que le dejó el usuario Sofía Itzah Garrido López.

“Por lo general nunca utilizo messenger, pero me ha llegado mucho trabajo por ahí, entonces me metí y me salió una solicitud de mensajes de una persona que no tengo agregada. Me llamó la atención este mensaje porque no era para encargarme un pastel, comentó Pricila a Reporte Indigo.


“Se me hizo raro porque no es común que me lleguen mensajes así, tan explícitos, que te digan que te quieren para escort, no es nada común”

Pricila

Testimonio

La joven tapatía no aceptó la propuesta, prefirió seguir ganando dinero con los pasteles que prepara y vende en vez de entrar al mundo de la prostitución.

Después de leer el mensaje, Pricila entró a ver el perfil de la persona que la había contactado y descubrió que ambas formaban parte de un grupo para vender cosas a través de Facebook y que en el muro de la “reclutadora” había fotografías de muchas chicas de edad similar a la de ella.

“Vi que tenía fotos de otras muchachas, no sé si para ganchos, ademas compartió una foto de una página que se llama Tapatías Calientes, son puras chavitas, no se les ve la cara, pero se ven chiquitas y los comentarios son de puros señores corrientes, bien feo. Hay que tener cuidado porque muchas por la necesidad sí lo aceptan, no es dinero fácil pero sí rápido”, alertó.

En la página de internet tapatíascalientes.com se ofrecen los servicios sexuales de decenas de chicas que decidieron incorporarse a la agencia.

“Dayana es para todos aquellos que quieren pasarla bien con una jovencita, estudiante, de ambiente fiestero y romántico, con unos besos tan profundos, ricos, suaves y apasionados, déjate llevar por sus caricias y disfruta el momento”, dice el anuncio de una joven de 18 años. 1.64 de estatura, ojos claros, piel clara aperlada, cabello negro y costo de mil 900 pesos por dos horas.

Problema nacional

El reclutamiento de jóvenes no es exclusivo de Jalisco, es un problema nacional, en días recientes el Consejo Ciudadano de la Ciudad de México alertó por esta nueva de explotación sexual que comienza en redes sociales.

De acuerdo a su informe han recibido en los últimos cuatro meses reportes de que a través de un perfil de una red social, una aparente mujer ofrece a chicas de entre 18 y 24 años el empleo de acompañantes o escorts.

“Luego de lograr entablar una conversación, abiertamente se le indica que el trabajo se trata de tener contacto sexual con los clientes y les ofrecen 5 mil pesos en promedio por encuentro. Si las jóvenes aceptan, la mujer del perfil les solicita algunas fotos para poder invitar a los clientes, gestiona los encuentros sexuales, les menciona cuándo y dónde deben ver a las personas que contraten sus servicios, y les pide una cuenta bancaria en donde ella depositará el pago”, informó el Consejo Ciudadano.


El Consejo Ciudadano de la Ciudad de México alertó por esta nueva de explotación sexual que comienza en redes sociales

Las mujeres acuden a los lugares citados, en donde el cliente informa que ya pagó el servicio, sin que ellas vean el dinero reflejado en sus cuentas.

Posteriormente “la reclutadora” se vuelve a contactar con ellas para invitarles a volver a dar servicios sexuales, si se niegan, las amenaza con hacer público a lo que se dedican, informar a sus familiares, mostrar fotos de ellas e incluso hacerles daño físico.

Rosi Orozco, presidenta de la Comisión Unidos contra la Trata, asegura que además de amenazarlas, los líderes de las redes de prostitución embaucan a sus víctimas con operaciones, ropa y arreglos, con el propósito de que se endeuden con ellos y después no puedan salir del negocio.

“A veces abiertamente les dicen que van a ser escorts, que van a ganar mucho dinero con poco trabajo. Pero eso al final no es así, en todos los casos las chicas que han denunciado, les han cobrado cantidades estratosféricas de dinero. La que menos, debe 96 mil pesos”, narró la especialista quien señaló que además de las víctimas nacionales, hay varias chicas latinoamericanas, la mayoría de origen venezolano.

De acuerdo con Orozco, el delito no discrimina a nadie y le puede pasar a cualquier personas, pero las más vulnerables son aquellas que viven situaciones de pobreza, adicciones, desintegración familiar, bajo nivel educativo o son migrantes.

“Esto no discrimina a nadie, a la hija de una amiga mía, una mujer que es empresaria, la estuvieron tratando de reclutar y como es una chica que andaba en problemas de drogas, estuvo a punto de caer. Fueron unos húngaros quienes la estaban reclutando. Estoy hablando de una persona hija de alguien con muchos recursos”, narró la defensora de derechos humanos.

Orozco señaló que de 1990, año en el que comenzó a luchar por los derechos de mujeres, a la fecha, han cambiado muchas cosas. Comenzando con que antes los mismos policías eran clientes de las víctimas y actualmente ya existe dentro de la Policía Federal agentes profesionales para tratar dichos delitos.

“Cuando comenzaba la lucha con la trata, muchas de las víctimas te confesaban que muchos policías eran clientes. Yo tengo muchos años y ninguna me ha vuelto a decir esto, las chicas me dicen que no han tenido nada que ver con la Policía Federal. Me da gusto porque el colmo de los colmos es que ellos fueran los clientes. Ahora ya no”, señaló.

Denuncia, posible solución

Para Rosi Orozco la manera más eficiente para luchar contra la trata es la denuncia y que la mayoría de las personas lo dejen de ver como un problema ajeno.


“Si la mitad de este país es vulnerable a la trata, la otra mitad démosle la mano. Andrés Manuel no va a resolver los problemas, ni ninguna autoridad. Los ciudadanos podemos hacer la diferencia si dejamos de ser un poco más egoístas y pensemos más allá de nuestra familia”

Rosi Orozco

presidenta de la Comisión Unidos contra la Trata

Además de un medio para reclutar personas, las redes sociales sirven para que trabajadoras sexuales independientes se den a conocer y busquen clientes.

Como el caso de Ginn, una chica de 24 años que lleva casi un año trabajando de esa manera.

“Inicio de semana guapo como mis guapos clientes… ¿quieren regalito por mi primer año?, publicó en su cuenta de Twitter el pasado 13 de agosto.

Meses antes, el 27 de mayo, ante la ola de asesinatos de escorts, denunció tener miedo de correr la misma suerte.

“Ahora escribo esto porque sí, tengo miedo, miedo de no volver a ver a quienes quiero; miedo de desaparecer y que nadie sepa de mi, miedo de no cumplir mis sueños, miedo a no poder defenderme… y ojalá nunca me falte la fuerza, ojalá nunca me falten todas esas personitas que me siguen y me cuidan, ojalá fuera un ambiente seguro y de diversión, ojalá sea sólo un mal momento. A.G”, publicó en redes sociales.

De acuerdo a Rosi Orozco, esto es muestra de la vulnerabilidad que viven estas chicas día a día.

“Aunque sean independientes, viven mucha violencia porque se topan con desconocidos que pueden ser locos, ellas tienen solo el tacón de su zapato para defenderse. Es la situación más peligrosa del mundo”, concluyó.