Tras la realización de varios análisis independientes, Grupo Sordo Madaleno concluyó que el derrumbe de una sección de la Plaza Artz se debió a un error de calculo estructural.

Mediante un comunicado, la firma informó que uno de los análisis, realizado por el Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), concluyó que la capacidad de los elementos estructurales no fue suficiente para soportar la combinación de cargas gravitacionales.

Por su parte, la firma Wiss Janney & Elstner (WJE) informó que la resistencia de las secciones de viga se calculó tomado sólo en cuenta el efecto de la sección compuesta con la plancha de concreto.

La firma estadounidense encontró un diseño deficiente en términos de resistencia “que puede representar un riesgo de seguridad durante la construcción, cuando la edificación está soportando esencialmente su propio peso sin la carga viva de sus ocupantes”.

“Nuestro análisis indica que los coeficientes de exigencia-capacidad del LRFD1 (cargas de diseño consideradas divididas entre la capacidad máxima del diseño) para las vigas objeto del mismo exceden el 1.0 para la suma de cargas muertas y vivas”, abundó WJE.

De la misma manera, expuso que los coeficientes de exigencia-capacidad del LRFD exceden el 1.0 tan solo para las cargas muertas y los factores de seguridad del ASD2 están muy por debajo del 1.67 para la suma de cargas muertas y vivas, y cerca del 1.0 tan solo para las cargas muertas.


Otro análisis de la empresa Stark+Ortiz SC, señaló que para la combinación de cargas gravitacionales, las trabes eran insuficientes para soportar las solicitudes de diseño.

Los cálculos estructurales del volado fueron responsabilidad de la empresa Vargas de la Rosa, “y éste es un diseño único que no se repite en otra parte del complejo”, añadió el comunicado.

Grupo Sordo Madaleno expuso que para la construcción de la obra se cumplieron todos los procedimientos que exige la normatividad de construcción de la Ciudad de México.

De igual manera, afirmó que Plaza Artz Pedregal y la firma continúan trabajando con las autoridades correspondientes a quienes les hicieron llegar los tres estudios independientes, además de que han seguido proporcionando toda la información requerida para el peritaje oficial.

Sobre el diseño del resto del complejo, aseveró que tras una revisión se han descartado cualquier tipo de deficiencias o errores.