Este domingo, el grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en la Cámara de Diputados se disculpó por haber apoyado y votado la reforma eléctrica del expresidente Enrique Peña Nieto.

Lo anterior debido a que respaldaron la iniciativa de la reforma eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y argumentaron que su objetivo siempre es buscar que bajen las tarifas eléctricas y la contaminación, “y desgraciadamente no sucedió”.

De hecho, el coordinador del PVEM, Carlos Puente, aceptó que su partido se equivocó en 2013; sin embargo, aseguró que tuvo la humildad de rectificar ya que “es de sabios cambiar de opinión”.

Errar es humano pero preservar el error es diabólico’, dijo Puente citando a Séneca, ya que precisó que México no ha cumplido sus metas nacionales e internacionales en materia de disminución de las emisiones de gases efecto invernadero.

Además, el legislador afirmó que los beneficios del uso de energías renovables se han quedado en manos de los inversionistas privados, quienes también se benefician de los subsidios que otorga el gobierno.

Puedes leer: Denuncian riesgo de violencia en San Lázaro por debate de la reforma eléctrica

Incluso, el legislador del verde fue senador de 2012 a 2018 y apoyó la reforma eléctrica de Enrique Peña Nieto.

A su vez, en su discurso, dijo que la Reforma Energética de hace nueve años y el modelo propuesto no funcionó porque no bajó las tarifas eléctricas ni disminuyó la corrupción.

Destacó la realización del Parlamento Abierto sobre la Reforma Eléctrica porque dijo que sirvió para exponer los argumentos de todos los sectores de la sociedad.
Dijo que la propuesta del Ejecutivo Federal busca tarifas más justas para los mexicanos y dejar en manos de la CFE la rectoría del sector eléctrico, así como la elevación a rango constitucional de la transición eléctrica.

Finalmente, precisó que el modelo actual no ha contribuido al logro de las metas en materia de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Reiteró la necesidad de un cambio para asegurar que la generación de energía eléctrica se haga de manera sustentable y ponga fin a los abusos.