Reporte Indigo

SEGURIDAD

Entregan a sus padres el cuerpo de Tadeo, bebé exhumado y localizado en penal de Puebla

Saskia Niño de Rivera, presidenta de Asociación Civil “Reinserta” informó que el cuerpo de Tadeo, el bebé hallado al interior del Centro de Reinserción Social de San Miguel, ya fue entregado a sus padres.

A través de su cuenta de Twitter, la activista enfatizó que aún faltan muchas preguntas que responder sobre este caso, una de ellas es saber ¿para qué querían el cuerpo de ese bebé en el reclusorio?

“Tadeo, bebé exhumado del panteón está con su familia. Finalmente la Fiscalía de #Puebla entregó su cuerpo a su mamá y papá. Ahora lo que sigue: ¿cómo ingresó un bebé muerto al penal? ¿Para qué querían el cuerpo de ese bebé en el reclusorio? ¿Hubo corrupción? ¿Qué autoridad está coludida?”, expresó en su cuenta de Twitter.

Luego de que se diera a conocer que el bebé fue exhumado de un panteón de Iztapalapa en la Ciudad de México, la Fiscalía General del Estado contactó a los familiares.

“El menor inhumado y luego exhumado en la Ciudad de México es el mismo que fue encontrado en el Centro Penitenciario de Puebla”, dijo en un video el fiscal Gilberto Higuera Bernal.

Lee: Fiscalía confirma que bebé hallado en penal de Puebla fue desenterrado de panteón CDMX

También informó que ya se identificó a la persona que depositó el cuerpo del menor en el contenedor de basura del Centro Penitenciario.

“Durante el curso de nuestra investigación, tuvimos conocimiento a través de las redes sociales de que una persona mencionaba la posible relación entre la exhumación del cuerpo de un menor en un cementerio ubicado en la Ciudad de México y el cuerpo localizado en el Centro Penitenciario de Puebla”, dijo el fiscal.

De acuerdo con la necropsia realizada al cuerpo del menor, todos sus órganos estaban en su lugar, aunque presentaba una herida quirúrgica de 7 centímetros con sus puntos de sutura originales, información que fue confirmada por los padres del menor referido.

El bebé de tres meses fue encontrado el 10 de enero pasado, en la basura del Centro Penitenciario de Puebla.

Salir de la versión móvil