1,445,000

toneladas de frijol se espera se produzcan al cierre de este 2016


“Todo está más caro cada vez; pueden ser muchos factores: (...)sobre todo los precios de importación”

Marisela Solís

Comerciante

El precio del frijol –que forma parte esencial de la dieta de los mexicanos– sigue a la alza.

Pese a que en el campo mexicano la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) no ha reportado siniestros de importancia, en menos de un año el precio de las principales variedades de frijol ha aumentado entre un 54 y un 83 por ciento.

A la fecha, el costo del frijol es el más alto del que se tenga registro en los últimos 20 años.

Una de las razones de esta alza es el repunte en el precio del dólar, según lo reconoció el presidente del Comité del Sistema Producto Frijol en Zacatecas, Jesús Padilla.

Y habla con fundamento.

Zacatecas es el primer estado en cuanto a producción de frijol a nivel nacional. Solo en esa entidad se produce casi el 47 por ciento del que se consume en todo el país, pero los beneficios de la producción no se quedan en esa misma entidad.

“Solo 20 centavos de cada peso que se generan en la producción de frijol se queda en los bolsillos de los productores. El resto de la utilidad se queda en las arcas de los acaparadores, y en el sistema de corrupción que persiste en instancias oficiales como la Sagarpa, donde los esquemas de comercialización son obsoletos y no representan beneficio para los productores, ni para los
consumidores”, dijo Padilla.

A decir de Padilla, las utilidades del alza del producto al consumidor quedan en las grandes empresas “acaparadoras” a nivel nacional.

Los beneficiados, asegura el líder productor, son marcas como La Costeña, La Sierra, Verde Valle, así como en las de los monopolios que controlan las centrales de abasto de las ciudades de México, Guadalajara, Puebla y Monterrey.

En la cosecha que recién acaba de concluir, solo en el estado de Zacatecas se logró una producción que garantiza el abasto del consumo nacional, con un índice de más de 400 mil toneladas de todas las variedades del grano.

A pesar de eso, el frijol escasea en las centrales de abasto y su precio sigue a la alza en la misma constante que se registra desde hace por lo menos 20 años.

De acuerdo al Sistema Nacional de Información e Integración de Mercados de la Secretaría de Economía (SE), el precio del frijol ha crecido en los últimos cinco años en un 292 por ciento.
Más caro que la gasolina

El alza en el precio del frijol es por mucho mayor que el alza que se registra en el precio de la gasolina, explica la economista Rosario Urquiza, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Solo que su impacto es menos mediático, porque a pocos les interesa el precio del frijol, asegura, pese a que es la base de la alimentación de los mexicanos.

Una de las causas por las que tiene poca importancia mediática, es porque no existen grandes empresarios o agrupaciones sociales que toquen el tema, dijo Urquiza.

“El tema del aumento del frijol se lo tienen que tragar las amas de casa en su silencio y aceptación ante la espiral de aumentos que en el mercado registra toda la canasta básica”.

Leguminosa a precio de dólar

Para María del Carmen Díaz, comerciante de la central de abastos de Puebla, el comercio del frijol está en crisis desde el año pasado.

“Todos los comerciantes compramos el frijol a precio de dólar. Los abastecedores dicen que todo el producto lo traen de importación, y eso hace que el precio siempre esté a la alza”.

Desde el año pasado el precio del frijol no se ha mantenido estable, siempre va a la alza.

La gente no deja de comprarlo, pero cada vez lo hace menos, dice la comerciante.

El promedio de compra de una ama de casa es de un kilogramo cada semana, cuando hace dos años era de hasta tres kilos.

“Hay amas de casa que ahora compran un kilo de frijol para alimentar hasta a cinco personas”, comenta María del Carmen.

Por su parte, Marisela Solís Tototzintle, comerciante de granos y semillas de la misma ciudad, señala que la crisis de precios no es solo del frijol.

“Todo está más caro cada vez; pueden ser muchos factores: la baja en la producción del campo, la disminución de los ciclos agrícolas por el cambio climático, pero sobretodo los precios de importación”.

Solís Tototzintle, abogada de profesión pero comerciante por vocación, cree que lo que realmente está empujando al alza del precio del frijol es el precio de importación.

“La mayor parte del frijol que se destina al consumo nacional proviene de otros países. Es muy poco el frijol que se comercializa en las centrales de abasto que proviene del campo mexicano”, comenta.

Lo más caro de la canasta

El frijol, de acuerdo a los datos de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), es el producto de la canasta básica que más ha aumentado en lo que va de este año.

Sus índices de precios apenas compiten con el del aguacate.

En un año, el frijol registró un 54 por ciento de aumento en su precio, frente al 43 por ciento registrado en el precio del aguacate.

Otros productos de la canasta básica que han sido rebasados por los precios del frijol, es el azúcar, la cebolla y el jitomate.

Aun cuando ya se ha regularizado, el precio del limón fue el más competitivo frente al precio del frijol.

El aumento del precio del limón fue durante el inicio del segundo trimestre del año, el más elevado de la canasta básica, al registrar un aumento de casi el 160 por ciento a mediados de mayo.

Los mercados en donde el precio del frijol se ha mantenido a la alza, de acuerdo a los índices de precios al consumidor del INEGI, son Tijuana, León, Acapulco, Ciudad de México, Campeche, Colima, Córdoba, Querétaro, Tlaxcala y Toluca.

Esas son las ciudades a donde se destina la mayor producción de la cosecha de frijol que se levanta en el estado de Zacatecas.

Frijol Bayo

>2000
6.50 pesos el kilo

>2015
12.30 pesos el kilo

>2016
19.30 pesos el kilo