A través de un video, José Alfredo Hurtado Olascoaga, alias “El Fresa”, quien es uno de los dos líderes de la Familia Michoacana, aseguró que el ataque de Los Tequileros en Totolapan, Guerrero, iba dirigido en su contra.

El pasado 5 de octubre, un comando llegó hasta la presidencia municipal de San Miguel Totolapan, en la región de Tierra Caliente, y asesinaron a Conrado Mendoza Almeda, titular de la alcaldía.

Junto a Conrado Mendoza fue asesinado su padre, Juan Mendoza Acosta, y 18 personas más.

Te sugerimos: Asesinan al alcalde de Totolapan, Guerrero, durante ataque en el Ayuntamiento

Tras el ataque, “El Fresa” publicó un video de 10 minutos de duración en el que explicó que él era el blanco del ataque, cuando asistía a una reunión con el alcalde de Totolapan.

José Alfredo Hurtado, junto a su hermano Jhonny Hurtado “El Pez”, dominan el cobro de piso y el narcotráfico en la región de Tierra Caliente en Guerrero.

“El Fresa” mencionó que la agresión armada ocurrió cuando estaba por bajarse de su camioneta blindada a una reunión con el alcalde y su padre.

Según Hurtado Olascoaga, la reunión con Conrado Mendoza, su padre y varios políticos locales y pobladores, se debía a la aparición reciente de un video en el que Los Tequileros aparecían encapuchados.

La grabación llamó la atención debido a que el grupo delictivo reapareció tras la muerte de su líder, Raybel Jacobo de Almonte, quien formó parte de la Familia Michoacana antes de constituir a Los Tequileros.

Te puede interesar: ¿Quiénes son Los Tequileros, el grupo que se adjudicó la masacre en San Miguel Totolapan?

En su mensaje en video, “El Fresa” mencionó que después de escapar del ataque y de ser protegido entre los cerros por personas de su grupo delictivo, estos contraatacaron a los responsables de la matanza de 20 personas en el municipio de Totolapan.

En el video, el líder de la Familia Michoacana amenazó a dos hombres apodados “La Mula” y “El Vago”.

También lanzó una advertencia a Saúl Beltrán Orozco, exdiputado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien cuenta con una orden de aprehensión por el homicidio de José Antonio Zeferino Gil, testigo del secuestro y ejecución del sacerdote José Ascensión Acuña, quien ofició la misa de bautizo del hijo de Jacobo de Almonte.

Beltrán Orozco, fue el padrino del bebé del líder de Los Tequileros.

“El Fresa” también reveló que posee una casa a una cuadra de la presidencia municipal de Totolapan, y que todos lo conocen y que siempre paseó, e incluso asistió a jaripeos, sin escoltas ni armas.

Según Hurtado, fue regañado por su hermano El Pez, pues días antes fue advertido por los mismos Tequileros acerca del ataque.

“Nos tenían la trampa bien hecha, llegó a la reunión, gracias a Dios ando en blindada, nunca ando con gente en ese pueblo porque lo consideraba igual que Arcelia, que otros pueblos, muy tranquilo.

“Llego y comieron ansias estos cabrones, no me dejaron bajar, si me hubieran dejado bajar, ahí estuviera yo también, alcancé a salir, dejaron la camioneta desbaratada, ya no sé qué más pasó, salgo rumbo a San Francisco, Valle Luz, tenía mucha gente en todos los cerros, todas las brechas”, relató el delincuente.