El blindaje policial y también a través de grupos armados civiles denominados ‘Los Rudos’, fue la polémica que acompañó al exalcalde Mauricio Fernández desde su campaña electoral

http://www.youtube.com/watch?v=5vvoIEjFkXE

Desde hoy todo lo que escuchan y ven los policías de San Pedro, también lo sabe personal de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Y es que efectivos de la Séptima Zona Militar asumieron desde ayer el mando del Centro de Control, Comando y Comunicaciones (C4) de San Pedro, que implica la revisión de todas las acciones de la policía civil por parte de los militares.

El control de toda la comunicación de la Policía sampetrina significa un duro golpe al supuesto blindaje que defendía el exmunícipe de San Pedro, Mauricio Fernández.

También se traduce en una advertencia contra el dominio del Cártel de los Beltrán Leyva en esa plaza, que controlarían el C4 y al menos a un segmento de los uniformados.

Ayer llegaron los militares, auxiliados por elementos de Fuerza Civil del Estado, para intervenir las instalaciones y asumir el mando del organismo encargado de la vigilancia y la coordinación de seguridad con los distintos niveles de gobierno.

Ésta es la primera ocasión que el Ejército toma el control de las comunicaciones policiales en San Pedro, porque en 2009 había entrado a la Secretaría de Seguridad pero sólo para revisar los portes de armas y que los uniformados contaran con las pruebas de control de confianza.

Los militares se apostaron en las oficinas cerca de las 07:00 horas de ayer y fueron apoyados por los policías estatales a bordo de tres patrullas.

Cerca de las 10:00 horas, el C-4 llegó a estar custodiado por unos 30 efectivos militares y de Fuerza Civil.

Durante el operativo arribó un camión con un contingente de unos 15 elementos que portaban la insignia del Gobierno del Estado y luego se retiraron.

Las instalaciones siguieron resguardadas el resto del día por ambas instituciones de seguridad.

El C-4 es el encargado de procesar las denuncias ciudadanas y está equipado con un sistema de monitoreo con capacidad de 2 mil cámaras de videovigilancia, distribuidas por todo el municipio.

Además, está conectado con el sistema federal de inteligencia Plataforma México, donde se concentran las fichas criminales del país.

Es decir, ahí están los oídos y los ojos de todo San Pedro.

Blindaje o pacto con ‘El Diablo’

El blindaje policial y también a través de grupos armados civiles denominados “Los Rudos” fue la polémica que acompañó al exalcalde Mauricio Fernández desde su campaña electoral de 2009 y se prolongó a esta administración.

Alabado por unos, pero señalado por otros como un acuerdo extralegal, el supuesto blindaje nunca dejó de ser ambiguo y confuso para el Municipio de San Pedro y para sus habitantes.

Y continuó hasta estos días, ya con la administración del alcalde Ugo Ruiz.

Así también de ambigua y confusa es la participación del exalcalde, Fernández, como presunto consejero de Seguridad en la actual administración, encargo que en ningún momento se oficializó.

La intervención de ayer por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional echa por tierra el supuesto blindaje que promovió y presumió el exalcalde Fernández.

También, pone otra vez sobre la mesa aquel presunto acuerdo de convivencia entre Fernández y el grupo criminal que domina la plaza, el Cártel de los Beltrán Leyva. 

Porque en junio de 2009, cuando el panista se encontraba en campaña electoral en busca de la Alcaldía sampetrina, Reporte Indigo publicó las grabaciones captadas durante un acto del candidato con una asociación privada.

En ellas, Fernández dijo, de viva voz, que familiares de los Beltrán Leyva vivían en San Pedro y que el municipio estaba en paz porque ellos lo mantenían así. 

“Entonces, uno de los atributos de interés entre los gremios violentos o paracriminales es su familia y su vida. Entonces, por eso San Pedro lo han cuidado, pero lo han cuidado ellos, no creas que nuestros policías…

“Mira, es una cosa espantosa lo que te voy a decir. Nomás que mucho de que San Pedro está en paz —comparado a como está empezando a deteriorarse la zona metropolitana— es porque aquí lo controlan los Beltrán Leyva… Y los Beltrán Leyva le tienen prohibida la entrada a Los Zetas a San Pedro”.

En las grabaciones, el entonces candidato albiazul prometía que quien quiera consumir droga en su municipio lo iba a poder hacer, pero siempre y cuando no fuera a través de una venta obvia.

“Lo que tienes que parar son las ventas obvias. O sea, por decirte, ahorita tienen tienditas en las discotecas, están arreglados … Tienen sus tiendas y tienen arreglado todo para que nadie los toque… 

“Si tú tienes o quieres consumir drogas, pues igual las vas a poder encontrar, pero no en una venta obvia. Ésa es, primero, la diferencia”.

Los audios de esas conversaciones, en poder de Reporte Índigo, fueron difundidos en la red y aunque el entonces candidato se lanzó contra esta publicación, todo fue indicando un lugar común: el pacto.

De hecho, cuando Fernández asumió como alcalde, durante su toma de protesta el 31 de octubre de 2009, anunció la muerte del secuestrador que vivía en San Pedro Héctor “El Negro” Saldaña.

Asesinato que para el momento en que lo anunció Fernández, todavía no era descubierto en la Ciudad de México.

Además, “El Negro” era un integrante de los Beltrán Leyva que buscaba independizarse de ese cártel.

Fue encontrado muerto junto con uno de sus hermanos y otro hombre, pero en el sitio había una pancarta con la firma: “El Jefe de Jefes”, como entonces se autodenominaba Arturo Beltrán Leyva “El Barbas”, capo de esa organización.

Continuaron las señales durante el trienio de Fernández, porque luego la Marina aprehendió a Alberto Mendoza Contreras, alias “El Chico Malo”, operador de los Beltrán Leyva y además quien era “informante” del alcalde de San Pedro.

Y como esta aprehensión continuaron otras más ligadas al grupo criminal que controla San Pedro, así como con la Policía Municipal y con el grupo denominado “Los Rudos”, que creó Fernández.

El 20 de julio de 2011 fue ejecutado un policía de San Pedro en Paseo de los Duendes, en el corazón del municipio, y el asesino dejó un mensaje dirigido al alcalde.

Luego, en la parte final de su administración, en septiembre de 2012, fueron privados de su libertad, David Villarreal, Sebastián Odriozola Canales, sobrino del ex gobernador Fernando Canales, y Bernardo Garza Fernández, sobrino del entonces alcalde sampetrino Mauricio Fernández.

Los dos sobrinos de los panistas fueron liberados, pero asesinaron a Villarreal, y cuando Fernández hablaba con la prensa sobre este homicidio, dio el anuncio de que acababan de plagiar al exdiputado panista Hernán Belden. 

Todo esto, sin información oficial.

Por ello se señala que Fernández pactó con el crimen organizado un acuerdo de convivencia, el cual hoy podría concluir con la intervención que la Sedena hizo en el C-4.

Si la Policía de San Pedro es intervenida, el alcalde Ugo Ruiz quizás tendría que pedir más ayuda al Ejército.