La Corte del Distrito Este de Nueva York ordenó confiscar cinco propiedades del narcotraficante Rafael Caro Quintero, que habrían sido obtenidas con ganancias del narcotráfico.

Las autoridades de Estados Unidos indicaron que se trata de propiedades que se encuentran “en y alrededor” de Guadalajara.

Recientemente Caro Quintero ocupa la primera posición de la lista de los diez fugitivos más buscados por la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

Según el sitio web de la dependencia estadounidense, la recompensa por este delincuente asciende a 20 millones de dólares, es decir, alrededor de los 400 millones de pesos.

El juez de distrito de Estados Unidos, Eric Vitaliano, el tribunal federal de Brooklyn, Nueva York, emitió un fallo por incumplimiento y un decreto parcial de decomiso que autoriza la incautación y el decomiso de cinco propiedades inmobiliarias de Caro Quintero ubicadas en Guadalajara, México y sus alrededores.

La denuncia de decomiso civil presentada el 11 de octubre de 2019, específica que estas posesiones inmobiliarias fueron adquiridas por Rafael Caro Quintero, con ganancias adquiridas en su operación del Cártel de Sinaloa.

Estados Unidos buscará hacer cumplir el decomiso a través de los canales diplomáticos adecuados.

Mark J. Lesko, Fiscal de los Estados Unidos en funciones para el Distrito Este de Nueva York, y Ray Donovan, Agente Especial a Cargo, Administración de Control de Drogas, División de Nueva York (DEA), anunciaron la Orden de decomiso del Tribunal de Distrito.

TE SUGERIMOS: DEA coloca al mexicano Caro Quintero como el más buscado en su lista de fugitivos

“La orden de hoy es un paso más en nuestra incansable búsqueda de justicia para las víctimas de la brutal organización de narcotráfico de Caro Quintero y especialmente para el agente especial de la DEA Enrique Camarena, quien fue trágicamente asesinado a manos del sindicato criminal de Caro Quintero”, indicó Lesko.

El fiscal se refiere al agente encubierto de la DEA, Enrique “Kiki” Camarena Salazar, quien fue asesinado por el Cártel de Guadalajara, comandado por Caro Quintero y Miguel Ángel Félix Gallardo.

Según la denuncia de decomiso, entre enero de 1980 y marzo de 2015, la organización narcotraficante Caro Quintero estuvo involucrada en el transporte de cantidades de varias toneladas de marihuana,  kilogramos de metanfetamina y de cocaína de México a EU.

En la investigación al respecto, la justicia estadounidense tuvo conocimiento de que Caro Quintero usó los ingresos de la venta de narcóticos ilegales para comprar bienes raíces en y alrededor de su área de residencia en Guadalajara.

El narcotraficante sinaloense presuntamente  colocó las propiedades a nombre de miembros de la familia para ocultar su propiedad de las propiedades y el uso de ganancias ilegales para comprarlas, y para evitar que las autoridades mexicanas se las incautaran.