El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó que se proyecta que la refinería Olmeca de Dos Bocas esté produciendo combustibles a más tardar a mediados del próximo año. Entre tanto, se continúan construyendo plantas en las refinerías ya existentes, así como se recompran instalaciones que fueron vendidas al interior de los mismos complejos.

“Ya está terminada, está en una fase de integración. Lleva tiempo también el periodo de prueba, pero yo espero que el año próximo ya esté produciendo a toda su capacidad. Que podamos tenerla, a más tardar, a mediados del año próximo”, dijo el primer mandatario durante su conferencia matutina desde Palacio Nacional.

Esto al criticar el abandono de las refinerías en sexenios anteriores, señalando que “incluso llegaron a vender plantas al interior de los complejos de refinación que ahora estamos recuperando. Ya estamos comprando una, nos falta otra, al interior de los complejos”. Adelantando que esta segunda compra será en la refinería de Tula, Hidalgo.

También en Tula, dijo, se optó por concluir una planta coquizadora pues “dejaron una inversión tirada como de dos mil millones de dólares y teníamos que decidir. Dejar que se convirtieran en fierros viejos los equipos o invertirle dos mil millones más”. Proyectando que esté lista a inicios de 2024, señaló que se iniciará la construcción de otra en la refinería de Salina Cruz.

Reiterando que “el propósito es, para finales del año próximo, ser autosuficientes en gasolinas y en diésel”, mencionó que su administración ha invertido 50 mil millones de pesos para rehabilitar las seis refinerías ya existentes en el país. Incrementando su capacidad de producción de alrededor del 30 por ciento hasta el 70 durante lo que va de su administración.

AMLO, también celebró el “mal cálculo” de técnicos nacionales y extranjeros pues “pensaron que ya no iban a utilizarse los carros con gasolina, que iban a ser carros eléctricos, y empezaron a vender refinerías. Por eso se pudo comprar la parte de las acciones de Shell de Deer Park a un precio muy bajo, 600 millones dólares”. Cantidad que, dijo, se pagó en apenas un año.