“Yo lo hice esta compra de buena fe, para ayudar a mis pacientes”, declaró la médica Marisa Brito Brito, quien enfrenta cargos por narcotráfico tras comprar fentanilo ante la escasez de medicamentos por la que México atraviesa.

En entrevista con Radio Fórmula, la cirujana anestesióloga del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reveló que se vio obligada a adquirir por internet varios anestésicos, tales como fentanilo, para utilizar en operaciones quirúrgicas ante el desabasto de medicamentos en Iguala, Guerrero.

“Desgraciadamente, en la segunda oleada, vivimos una escasez, un desabasto completo de anestésicos… Hubo muchos procedimientos que tuvieron que ser parados”, apuntó la profesionista.


“Son medicamentos que día a día nosotros ocupamos… la mayoría de las farmacias estaban desabastecidas. Entonces entro en un grupo de anestesiólogos y ahí pregunto si alguien tiene alguno de alguno de estos medicamentos”.

En ese grupo, una persona le señaló que sí tenía los anestésicos y le solicitó un pedido, por el que pagó 8 mil 400 pesos. Los productos llegarían por Estafeta desde Guasave, Sinaloa, pero fueron retenidos en San Luis Potosí.

“Yo hice esa compra de buena fe, para ayudar a mis pacientes, para ayudar a quitarles el dolor al momento en que son sometidos a una operación… El paquete es retenido por San Luis Potosí y desgraciadamente ahora me quieren vincular a un hecho terrible, a un delito que es el narcotráfico”, narró la médica.

La médica declaró estar preocupada. Refirió que ella lleva 16 años ejerciendo la medicina, por lo que es injusto que la señalen por un delito contra la salud cuando ella sólo pretendía mejorar la calidad de vida de sus pacientes.

A principios de marzo recibió la primera visita de agentes de la Fiscalía General de Guerrero, a quienes les mostró su cédula profesional para comprobar que se dedica a la medicina. Sin embargo, el 11 de mayo le enviaron un oficio donde aparece como imputada y le exigieron presentarse a una primera audiencia el 20 de mayo.

La médica entregó como pruebas distintas constancias y cartas de recomendación de la comunidad médica, donde comprueba que la compra de los opioides era para uso médico exclusivamente. La audiencia para determinar la situación jurídica de la doctora Marisa Brito se llevará a cabo el próximo 22 de junio.

“Estoy desconcertada porque al final mi objetivo era ayudar, mi objetivo era para el trabajo, mi objetivo era medicamentos que yo tengo que aplicar… lo que menos queremos sentir es dolor y este es un tipo de opioide… que ocupamos nosotros los anestesiólogos”, manifestó.

Te puede interesar: Padres de niños con cáncer bloquean acceso al AICM; exigen medicamentos para sus hijos