HACE UN AÑO: Miguel Ángel Mancera era el candidato de la izquierda más popular de la ciudad, que luego tuvo una votación histórica de más del 63%, superando incluso a López Obrador, que le convirtió en la gran esperanza blanca para llegar a las presidenciales de 2018.
HOY: Se ha convertido en rival natural de su antecesor en el cargo, Marcelo Ebrard. Sin embargo, el distanciamiento frente a las tribus perredistas y su simpatía hacia Peña Nieto lo tienen contra las cuerdas. Sus niveles de popularidad han bajado y sus posibilidades de marcar un estilo de gobierno se diluyen. 

HACE UN AÑO: Marcelo Ebrard Casaubon, jefe por entonces del Gobierno capitalino, era el hombre más influyente en la capital del país, capaz de enfrentarse a la Iglesia católica por temas clave como el aborto y los matrimonios gay.
HOY: Le persiguen sus rivales políticos por los sobrecostos no aclarados de su obra maestra, la Línea 12 del Metro, y otros tantos contratos millonarios que se gestaron durante su sexenio.

HACE UN AÑO: La Línea Dorada, de Tláhuac a Mixcoac, era el último gran proyecto del gobierno de Marcelo Ebrard, un broche de oro para el final de su sexenio al frente de la capital. 
HOY:Se ha convertido en el talón de Aquiles del anterior jefe de gobierno y en un dolor de cabeza para el actual. Los grupos políticos han detectado un sobrecosto en obras fuera del proyecto inicial y ha quedado como tarea inconclusa.

HACE UN AÑO: René Bejarano seguía siendo uno de los operadores políticos más influyentes del  PRD. Su poderío aumentó tras los resultados de las elecciones de 2012, tanto que casi la mitad de la ciudad la dirige él. 
HOY: Su fuerza se ha convertido en un foco rojo para el nuevo jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, que le ha relegado de las posiciones clave de poder dentro del gobierno capitalino.

HACE UN AÑO: El presidente de la ALDF, Manuel Granados, llegó al cargo con el respaldo de Mancera. Todos los grupos se alinearon para convertir la ALDF en el brazo armado del nuevo GDF.
HOY: La pugna sin cuartel entre las tribus y Mancera descarrilaron el rumbo de Granados, simple aval de las propuestas bejaranistas.